El Barça cierra la sangría: deja la portería a cero un mes después

Una de las prioridades de Ronald Koeman era frenar la sangría de goles encajados en los últimos partidos. Desde hace un mes, el Barcelona era incapaz de dejar su portería a cero, acumulando ocho partidos consecutivos recibiendo como mínimo un gol. De hecho, los números no dejaban lugar a dudas: sumaba 16 goles en contra en los últimos ocho encuentros, dejando un promedio desolador de dos por partido.

El resultado de este miércoles rompe de esta forma una hemorragia preocupante en defensa. De hecho, se da la casualidad que el último partido que el Barcelona logró no encajar un gol fue precisamente ante el Elche el pasado 24 de enero, en el primer partido de la segunda vuelta. Desde ese día, todos los rivales que que se habían enfrentado al Barcelona habían conseguido batir a Ter Stegen: Rayo (1-2), Athletic (2-1), Granada (3-5), Betis (2-3), Sevilla (2-0), Alavés (5-1), PSG (1-4) y Cádiz (1-1).

Ahora está por ver si se trata sólo de una situación puntual o si el Barcelona ha encontrado el camino para asentar su línea defensiva. En todo caso, aparte de Gerard Piqué, que el equipo ha recibido su regreso con los brazos abiertos , y de Jordi Alba, que se encuentra en un momento de forma espectacular, las otras dos piezas en defensa abren muchas más dudas e incertidumbre.

En principio Sergiño Dest era el hombre llamado a ocupar la banda derecha, sobre todo tras la lesión de Sergi Roberto, pero su juventud, tiene sólo 19 años, y sus problemas musculares, le han impedido mantener una regularidadKoeman ha tenido que recurrir con un defensa del filial, que además jugaba como central en el equipo de Pimienta, para ocupar la banda derecha, cumpliendo el papel de forma digna.

Y si el lateral derecho es toda una incógnita, ya no digamos la plaza de central izquierdo. Ni Clement Lenglet ni Samuel Umtitilos teóricos candidatos a esa plaza, han demostrado ofrecer suficientes garantías, siendo un jugador que el año pasado tenía ficha del filial, Ronald Araújo, quien se ha ganado la propiedad por méritos propios. Sin embargo, una inoportuna lesión del central uruguayo ha dejado el puesto de central en una situación de interinidad alarmante.

Cazorla, favorito a mejor jugador de la temporada en Qatar

Cazorla, jugador de Al Sadd, está cerca de ser nombrado el mejor futbolista de la temporada en Qatar dado su rol notable con el que el equipo de Xavi lidera la tabla de la liga qatarí con 13 puntos de ventaja con 5 jornadas por disputarse nada más.

El cuarto gol anotado por Cazorla contra el Al Arabi en los últimos momentos del encuentro de la jornada 17 de la Qatar Stars League permite que Al Sadd sólo deba ganar el próximo partido para proclamarse campeón de la liga.

Cazorla ha contado con la confianza de su compatriota y técnico, Xavi Hernández, quien ha aprovechado las capacidades del español en el campo. Xavi le dio mucha libertad y enseguida Cazorla conectó con los compañeros de Al Sadd igual que con los aficionados.

Cazorla supera al resto en los pronósticos, sobre todo a sus competidores más destacados como Akram Afifi y el argelino Yassin Brahimi, futbolista de Al Rayyan, a los que ya superó en la votación de mejor jugador de la primera vuelta. Los números muestran que Cazrola está mejor ya sea por los goles o por las asistencias, además de por su rol en el campo.

Pese a que Al Arabi estaba cerca de derrotar a Al Sadd (hubiera sido la primera derrota en 17 partidos), el argelino Bagdad Boungah anotó el gol del empate en el último momento del partido. Después, durante el descuento, Cazorla hizo el tanto definitivo.

Con estas actuaciones, la posibilidad de que Cazorla sea nombrado el mejor de la temporada es casi cuestión de tiempo. Con la finalización de la temporada se anunciará el ganador oficialmente, lo que supondría sumar un nuevo título personal a su lista de éxitos como internacional.

El Atlético paga el esfuerzo

El Atlético ha vivido unas últimas semanas complicadas. Más allá del rendimiento sobre el campo, que pese a los empates ante Celta y Levante ha continuado siendo a un nivel muy alto, las bajas se han acumulado entre los futbolistas de Simeone.

La sanción de Trippier, los positivos por coronavirus de Carrasco, Hermoso, João Félix, Dembélé, Lemar y Herrera o las molestias de Giménez y Vitolo han provocado que el Cholo haya tenido que ir recurriendo constantemente a los mismos futbolistas. Un técnico que, desde que se instauraron los cinco cambios se ha acostumbrado a agotarlos, o por lo menos a gastar gran parte de ellos, y que por ejemplo ante Celta y Granada tan solo realizó uno.

Y eso ha ido cargando de kilómetros y minutos a varios futbolistas. Más allá de Oblak, que lo ha jugado todo en Liga y Champions (2.520 minutos), otros tres jugadores han superado los 2.000′. Savic (2.419), que no podrá jugar contra el Levante por sanción y que solo se había perdido el partido ante el Alavés por el mismo motivo, Koke (2.178) y Llorente (2.111) son los futbolistas más utilizados.

Y ante el Levante, el desgaste se fue haciendo patente en los últimos minutos. El Atlético tuvo la gran opción de ponerse por delante a partir de una ocasión de oro de Correa, pero la superioridad rojiblanca en el juego que se había vislumbrado en la primera mitad y en el inicio de la segunda se fue evaporando en los últimos minutos. Koke perdió precisión hasta salir sustituido y Llorente añadió un cambio de posición al carril derecho que le acabó de desfondar de tanto subir y bajar la banda.

Otro jugador que ha podido ir notando la carga de minutos es Luis Suárez. El uruguayo ha jugado 873 de los últimos 900 minutos del equipo en Liga. Con la salida de Costa y la llegada de Dembélé, que contrajo la enfermedad por coronavirus, Suárez se ha quedado sin sustituto natural hasta que regrese el francés, que todavía no ha debutado, y a sus 34 años está jugando prácticamente todo. Es el Pichichi de LaLiga con 16 tantos y pese a llevar dos partidos seguidos sin marcar es un peligro constante, aunque en Granada y ante el Levante fue de más a menos. Correa es otro de los futbolistas que está acumulando muchos más minutos de los habituales.

Un problema cuando se llega a los finales de partido con resultados tan ajustados como en los últimos encuentros. Simeone ha ido recuperando efectivos, en la visita al Levante ya tuvo un banquillo de garantías, pudo realizar cuatro cambios y Dembélé, Lemar y Herrera muy están cerca de volver. Eso sí, mañana ya no tendrá a Savic y Saúl por sanción y el martes jugará su tercer partido en seis días, la ida de los octavos de Champions contra el Chelsea como local, pero viajando hasta Bucarest. La concentración de contratiempos ha obligado al Cholo a exprimir a futbolistas claves, donde se espera como agua de mayo el desahogo que puede conllevar volver a tener gran parte de la plantilla disponible.

Marcos Llorente, el comodín de Simeone que siempre aporta

Simeone tiene en Marcos Llorente un chico para todo. Un futbolista que puede cumplir cualquier función sobre el campo, aunque ha demostrado que donde más cómodo se encuentra es partiendo desde el centro del campo con libertad para desplegarse en ataque.

El Cholo le sacó del pivote al ver sus grandes características para jugar más cerca de la portería rival, con velocidad, fuerza, definición, desmarque… Pero, si le ha convertido en un jugador total en ataque, también tira de él cuando las necesidades del equipo son otras. Con la baja de Trippier por sanción hasta finalizar febrero, el Atlético se ha quedado cojo en el carril derecho. Carrasco brilló en el puesto contra el Valencia, pero acto seguido contrajo el coronavirus y se ha mantenido los dos últimos partidos fuera. Además, el belga siempre ha destacado más por la izquierda. Y Vrsaljko no se ha reencontrado desde sus últimas intervenciones en la rodilla. 

Con un equipo plagado de bajas, Simeone ha optado por darle el carril derecho a Llorente en los dos últimos partidos. Ante el Cádiz hasta el descanso, donde la entrada de Vrsaljko le liberó de la faceta más defensiva y esquinada del campo y contra el Celta también los primeros 45 minutos, cuando tras en el descanso pasó directamente a jugar de lateral. Justo antes del pitido que concluyó la primera mitad dejó una fantástica asistencia para que Suárez empatase el partido, su sexto pase de gol del curso en Liga que le sitúa empatado con Correa como máximo asistente de la competición.

Como lateral se le vio incómodo, pero como siempre estuvo disciplinado y sin salirse del guion en ningún momento. En una zaga de cuatro tuvo que estar muy atento a la espalda de Savic, llegando para cortar varios centros laterales e incluso estando a punto de salvar el remate de Ferreyra que supuso el gol del Celta en el último minuto. Obviamente en ese puesto pierde muchísimo radio de acción, está fuera de sitio y rinde muy lejos de su mejor versión. Llorente es mucho más feliz en posiciones ofensivas y también suma mucho más para el Atlético. Pero es innegable su versatilidad, la capacidad para adaptarse a cualquier circunstancia y a vaciarse por el bien del equipo y por lo que pide su entrenador.

El Madrid añora a Cristiano

Hace ya dos años y medio que Cristiano se marchó del Real Madrid y en el club blanco todavía no han sido capaces de rellenar el enorme hueco que dejó. Si bien Benzema dio un paso adelante y asumió gran parte de la responsabilidad ofensiva, con el francés no es suficiente y pide a gritos la ayuda de sus compañeros. En las últimas dos temporadas (2018-2019 y 2019-2020, ambas ya sin el portugués, el conjunto blanco hizo 175 goles. Un registro muy pobre si lo comparamos con las dos justamente anteriores (2016-2017 y 2017-2018), en las que con Cristiano en la plantilla se marcaron justo 300 (173+127).

El Madrid decidió venderlo por 100 millones de euros en 2018 pensando que el sueldo que pedía en su última renovación era desorbitado (30 millones netos por temporada) para un jugador de 33 años, además de deducir que el equipo se estaba preparado para seguir ganando sin él. Desde entonces, CR7 se ha encargado de demostrar que todavía le quedaban muchos años de gran fútbol. En dos temporadas y media que lleva en la Juventus, ha marcado 87 goles. La primera acabó con 28; la segunda, con 37 (fue tercero en la Bota de Oro por detrás de Inmobile y Lewandowski); y, en la actual, lleva anotados 22. Números que le ha valido para estar entre los finalistas al Balón de Oro durante los últimos tres años. También para convertirse en el máximo goleador de la historia del fútbol. Con sus dos goles al Inter del pasado martes, Cristiano llegó a los 763 tantos en su carrera. Ha superado a Josef Bican (759) y a Pelé (757). Lionel Messi (721) queda como su único rival, aunque el argentino se sitúa 42 goles por detrás…

De cumpleaños

Hoy cumple 36 años y lo hace por todo lo alto: la Juve y Jorge Mendes, su agente, negocian una renovación de su contrato, que finaliza en junio de 2022. Su idea es retirarse con 40 años, y va camino de cumplirlo rindiendo al más alto nivel.

Sus datos en la Juventus dejan en evidencia el rendimiento de los hombres de ataque del Real Madrid. Quitando a Benzema, la suma de los goles de los diez jugadores ofensivos que han pasado por la delantera blanca en los últimos dos años y medio no llega a los 87 que ha hecho Cristiano en Italia. Bale, Asensio, Vinicius, Lucas, Rodrygo, Isco, Mariano, Hazard, Jovic y James son los señalados. Entre todos, solo han marcado de blanco 81, seis menos que el portugués.

Los casos más sangrantes son los de Jovic y Hazard. El Madrid se gastó más de 160 millones de euros en ambos en 2019 para que ocupasen parte del vacío goleador. Nada más lejos de la realidad, sólo lograron seis tantos en 67 partidos (dos del serbio en 32, por cuatro del belga en 35). Mariano, el único recambio natural de Benzema que queda en la plantilla, tampoco ha cumplido las expectativas: ha marcado seis. Gareth Bale, cedido este curso en el Tottenham, es el mayor realizador (17). La primera temporada sin Cristiano anotó 14, pero en la segunda, ya sin la motivación suficiente y con un físico maltratado por las lesiones, sólo logró materializar tres.

Se puede hacer un aparte con Vinicius (11) y Rodrygo (10). Ambos llegaron muy jóvenes de Brasil (18 años), como futbolistas para rendir a medio-largo plazo. Sin embargo, han contado con oportunidades y no siempre las han aprovechado, dejando la sensación de que van a necesitar dar un salto cualitativo en su juego y engordar sus cifras si quieren vestir de blanco toda su carrera. No hay que dejar pasar que costaron 85 millones (45 Vinicius y 40 Rodrygo).

Marco Asensio (11 goles) también tiene el salvoconducto de la rotura de ligamento cruzado que le dejó fuera de los terrenos de juego durante casi un año. Pero, a sus 25 años, el madridismo le pide algo más. Especialmente en el apartado goleador, en el que todavía no ha destacado como si lo hizo antes de la lesión.

Karim sí rinde

El que no falla es Benzema. El francés, amigo íntimo de Cristiano y su mejor socio durante su etapa en el Madrid, ha marcado 72 goles desde su marcha. Sobre él se sustentan los cimientos ofensivos del equipo: esta temporada lleva el 32% de los goles (15 de 47). La primera sin el portugués acabó con 30 y, la siguiente, con 27. Va camino de mejorar esas cifras. Es el único jugador que invita a pensar que los problemas ofensivos del equipo tienen solución. Salvar la temporada pasa por sus botas.

Alarmas a punto de sonar

Partido a vida o muerte en Mendizorroza. El Alavés (19 puntos) recibe al Valladolid (20) con la espada de Damocles sobre los dos equipos. El Pitu Abelardo sustituyó recientemente a Pablo Machín (que ha firmado esta semana por el Al Ain de Arabia Saudí) y Sergio ha sido confirmado y reforzado hace un par de días por los dirigentes blanquivioletas. También es importante estar atentos al guarismo final del choque por el tema del average particular . El Alavés viene de empatar en Getafe y el Valladolid de caer estrepitosamente con el Huesca.

Lucas Pérez ha entrenado con normalidad durante la semana. Estaba decidida su vuelta para el compromiso del Alfonso Pérez pero, en el entrenamiento del sábado, antes de montarse en el avión, Javi López le metió una fuerte plancha y le lesionó en el empeine del pie izquierdo. Ni siquiera se montó en el chárter. El que también viajó tocado fue Laguardia, que se probó antes del partido y decidió no jugar. Este sí que se ha perdido algunas sesiones con el grupo por lo que, si no salta al terreno de juego como parece cantado, lo hará Tachi, que fue el héroe del empate a cero con los azulones.

El Deportivo Alavés celebra en 2021 su Centenario por lo que no puede permitirse un descenso en una temporada tan histórica. El club hará todo lo posible para firmar la salvación. A pesar de no disponer de dinero para reforzarse en el mercado invernal, ha hecho encaje de bolillos con la intención de meter más dinamita en las bandas. Tuvo que prescindir de dos chicos del filial –Viti y Lupu– para conseguir fondos y traer a Pellistri (extremo derecha) mientras que la operación de última hora enviando a Adrián Marín al Granada, propició el desembarco, también prestado, de Córdoba (extremo izquierda). Sería precipitado que cualquiera de los dos debutara ante el Valladolid, encuentro en el que el equipo babazorro vestirá la camiseta del Centenario, con un escudo gigante en la pechera que ha gustado bastante a la afición. La bandera parece que ondea y las réplicas ya están a la venta en la tienda del club a un precio de 75 euros.

El Real Valladolid, por su parte, llega a Mendizorroza con heridas por sanar y la gran novedad de Olaza. Uno de los fichajes más ilusionantes de las últimas temporadas debutará en la banda izquierda cambiando el Celta por los blanquivioletas en un duelo muy importante para los castellanos. La racha de dos puntos de 12 y la goleada encajada ante el Huesca (1-3), dejando muy malas sensaciones, han provocado una semana de dudas en Zorrilla con Sergio González en el centro de las críticas. Sin embargo, siguiendo la línea de actuación del club, tanto su presidente, Ronaldo Nazario, como ambos portavoces, David Espinar y Miguel Ángel Gómez, reforzaron la figura del técnico, afirmando que «pase lo que pase en Vitoria» seguirá en el banquillo y dejando entrever que así será hasta final de temporada. Y todo esto pasa con el equipo vallisoletano fuera del descenso y recuperando, poco a poco, a jugadores.

En enero, con ocho partidos entre Liga y Copa, ha llegado a tener hasta 12 bajas. Hoy vuelven al equipo Fede San Emeterio, que estaba lesionado, y Roque Mesa, sancionado. Ambos serán las novedades del once inicial junto al uruguayo Olaza. Con la idea de ser más fuertes en defensa, el once que podría saltar hoy ante el Alavés sería el formado por Masip; Luis Pérez, Joaquín, Bruno, Olaza; Orellana, San Emeterio, Roque Mesa, Plano; Toni como enganche y Weissman, en la punta del ataque.

Solo Messi y Benzema tienen la misma madera que Embarba

Justo a tiempo, tras superar la COVID-19, se recuperó Adrián Embarba en la primera vuelta para reencontrarse con el Rayo Vallecano. Para rememorar sus siete temporadas en Vallecas y especialmente sus registros de la pasada campaña, 11 asistencias (además de siete goles) que le llevaron a fichar por el Espanyol y a terminar el curso siendo el máximo pasador de Segunda aun habiéndose marchado en enero. Ahora, justo un año después, el extremo recibirá al Rayo en el RCDE Stadium liderando una estadística muy diferente.

Se ha convertido Embarba, muy a su pesar, en el jugador de Segunda y de todo el fútbol profesional español –igualado solo por Lionel Messi y Karim Benzema, palabras mayores– que más disparos estrella en la madera de la portería rival. Con el del pasado sábado en Montilivi contra el Girona en una rosca que había superado a Juan Carlos Martín, lleva cinco esta temporada, por delante de los cuatro de Gerard Moreno e Iñaki Williams y los tres, entre otros, de su compañero Javi Puado y del goleador del Almería Umar Sadiq. También se topó con los postes el atacante perico ante Albacete, Mirandés, Leganés y Cartagena.

El desatino de Embarba –o su puntería fina, que hay que tenerla para acertar con el palo– erige también al Espanyol como el equipo profesional, junto al Real Madrid, que más veces ha estrellado sus sueños con la madera esta temporada. En hasta 12 ocasiones ha chutado al poste, por las 11 del Oviedo y del Zaragoza, y las diez del Atlético de Madrid, el Valladolid y el Leganés. Además de los cinco palos del extremo y los tres de Puado, en el Espanyol han corrido esa suerte Wu Lei (dos veces), Raúl de Tomás y Lluís López.

La representativa jornada 23

Con tanta madera, y a pesar de que lleva cinco goles esta campaña con el Espanyol, no consigue marcar Embarba desde el pasado 7 de noviembre, frente al Lugo. Y, con otras cinco asistencias, ninguna acaba en gol desde el 2 de diciembre en Cartagena.

A pesar de su peso innegable en el equipo de Vicente Moreno, se encuentra por ahora lejos de esos dígitos, 11-7, de cuando dejó el Rayo hace un año para enrolarse en el Espanyol. Lo hizo tras la jornada 23, exactamente la misma en que ahora los vallecanos visitarán Cornellà. Le queda todo un mundo por delante para revertir los guarismos, bastará con redirigir su pulso un par de centímetros.

Papu Gómez: «Simeone me quiso; él me hizo crecer mucho»

Alejandro Darío ‘Papu’ Gómez es uno de los fichajes de este invierno en Europa. El argentino, tras ser presentado gráficamente, concedió sus primeras palabras a los medios oficiales del Sevilla: «Fue todo un poco sorpresivo. Para mí es una nueva aventura venir aquí, a un grandísimo club como el Sevilla. Es cambiar de vida completamente en otro país, pero estoy muy contento y entusiasmado».

«Seguramente venir a otra liga va a ser todo un desafío para mí. He de empezar a conocer cómo se juega aquí, aunque soy y fui siempre un admirador de este fútbol. Va a ser una aventura muy linda y lo que quiero es conseguir cosas importantes con el Sevilla y tratar de mejorar todo lo que ha conseguido este club», añadía.

El argentino se ofrece para jugar en cuanto Julen Lopetegui quiera y donde le coloque el técnico vasco: «Seguramente me falta ritmo de partido, lo que te dan los 90 minutos, pero me estuve entrenando con el segundo equipo del Atalanta y solo tengo que agarrar ese ritmo. En los últimos años he jugado en todas las posiciones del centro del campo hacia delante. Lo que pretenda el míster estoy a disposición. He jugado en las bandas, mediocentro, mediapunta… Creo que lo puedo hacer bien».

Y no le asusta que le comparen con Éver Banega: «Es un halago que me comparen con Ever. Yo lo admiro muchísimo y lo conozco desde hace muchos años. Compartimos un Mundial sub-20 y para mí es un fenómeno. Tal vez somos diferentes como jugadores, pero esa responsabilidad, ese liderazgo… creo que lo tuve en todos los clubes y me encanta agarrar la pelota y tratar de ser yo el que decida el pase o situaciones importantes. Para mí es una linda responsabilidad».

Tener 32 años, 33 a mediados de febrero, han sido la única pega que algunos han puesto a su fichaje. Papu no lo considera un problema: «Hoy la carrera del futbolista se alargó muchísimo. Si te cuidas y no tuviste graves lesiones, cualquier jugador que se lo proponga, se cuide y descanse puede jugar hasta los 38 o 39. Luego está la ambición de querer seguir jugando cada tres días en competiciones importantes. Eso obliga a un ritmo de vida determinado, conocer tu cuerpo y descansar. La cabeza hace todo y hoy en día hay muchos jugadores de mi edad y mayores que todavía hacen la diferencia».

Papu ya dijo algunos meses que quería jugar algún día en el Sevilla. Y se ha cumplido: «No sé si es el destino, pero coincidí con muchos chicos que han jugado aquí y otros que han vivido. Me han hablado muy bien del Sevilla como club y como ciudad. Me preguntaron en qué club de España me gustaría jugar y escuché tantas cosas buenas que me salió natural. Sigo al Sevilla en Instagram desde hace mucho para ver los resultados y las noticias. Me gusta y me ilusiona el entusiasmo de la gente. Es increíble que hoy, después de diez meses, esté aquí».

AS publicó este jueves que Diego Pablo Simeone, técnico del Atlético, ha pedido varias veces su fichaje. Papu lo reconoce. Ya coincidió con el Cholo en San Lorenzo de Almagro y luego en el Catania hace más de una década: «Antes de irme al Metalist de Ucrania (2013) me quería el Atlético del Cholo, el Inter… El Cholo en mi carrera fue importantísimo porque me pilla en una etapa tal vez de rebeldía. Yo tenía 20 años y quería hacer cosas que creía que estaban bien y no lo estaban. Desde su experiencia me ayudó mucho, sobre todo en lo futbolístico. Siempre me decía cómo tendría que jugar cuando llegara a Europa y lo discutíamos, pero al final me compraron en Italia para jugar de la forma en la que jugaba con él en San Lorenzo. Luego llega Simeone al Catania y me hace crecer aún más. Todo su cuerpo técnico son gente que admiro y que me hizo crecer».

El Sevilla tiene una importante vinculación con Argentina: «Este club tiene una historia muy linda con muchísimos argentinos que han pasado. Cada uno ha dejado su huella y ojalá me toque a mí poder contribuir un poco en esta historia y dejar mi marca aquí también. Maradona jugó aquí y para los argentinos es un orgullo poder vestir una camiseta que también vistió Diego».

El mediocampista comparó al Atalanta y a su nuevo club: «Obviamente el Sevilla hace años que viene entrando en Champions muy seguido y ha ganado muchos títulos europeos. Tiene esta historia en los últimos años, pero está ese paralelismo de equipo quizás no denominado ‘grande’ que quiere estar peleando en los primeros puestos. El Sevilla lo hizo muy bien en los últimos tiempos».

Papu tuvo ofertas exóticas y muy jugosas económicamente, pero no hizo caso: «Sinceramente nunca me interesó la parte económica. He tenido propuestas para dejar Atalanta por equipos árabes, pero siempre intenté buscar la parte futbolística que me hacía feliz. Para lo demás hay tiempo y creo que estoy en un muy buen momento, en una etapa de madurez en mi carrera y en mi vida y quería seguir jugando a un nivel competitivo, estando en la selección nacional y poder competir en una liga importante como la española y un club importante como éste. Cuando se dio la oportunidad de venir aquí, no lo pensé»

Por supuesto, fue cuestionado por el ya famoso Papu Dance: «Lo hice con unos youtubers de Italia para ayudar a una academia de chicos discapacitados. Al principio fue por probar, pero terminó siendo algo grandioso que explotó y apareció en todo el Mundo. Ganamos un disco de oro y uno de platino. Nunca pensamos que fuera a tomar esa dimensión, pero estoy muy contento. Eso sí, por momentos ya me cansaba, porque en los cumpleaños de los amigos de mis hijos sonaba eso en lugar de canciones infantiles y todos me pedían que la bailara».

Su físico tuvo influencia en sus referentes futbolísticos de siempre: «Siempre digo que quería imitar a Pablo Aimar porque era un referente en mi posición y cuando él jugaba en River yo tenía 12 años. Al ser bajito intentaba imitarlo a él, a D’Alessandro, Saviola, Ariel Ortega… todos esos enganches».

Un problema central

Cojeando como estaba, o casi, desde el partido contra el Málaga (0-0), jugado el 11 de octubre en la hermosa capital de la Costa del Sol, el talón de Aquiles de Aythami Artiles ha dicho basta. Fue el propio capitán de Las Palmas, que jugó su último partido ante el Mirandés (25 de noviembre) y desde entonces anda de baja, quien confirmara ayer que el viernes será operado de esas persistentes molestias en el tendón de Aquiles.

Pese a que tanto Pepe Mel (entrenador) como Miguel Ángel Ramírez (presidente) anunciaran días atrás que perderse el resto de temporada se daba por seguro, Artiles abrió ayer la puerta de la esperanza. «Me han dicho que puedo volver en tres meses, así que mi objetivo es llegar para jugar algunos partidos. No quise ser egoísta y puse mi ficha a disposición del club», señaló ayer en la emisora de radio de la entidad. En cualquier caso, este nuevo contratiempo físico en el seno de la plantilla de Las Palmas, el cuento de nunca acabar desde que se inaugurara la Ciudad Deportiva de Barranco Seco, le origina al equipo un problema ‘central’.

Descartado por un largo periodo Aythami, que hasta su lesión había jugado este curso 882 minutos repartidos en diez partidos, todos como titular, la brecha entre el resto de opositores al centro de la zaga es demasiado grande. Ocurre que Mel no duda de Curbelo, meritorio también como lateral derecho, 1.131 minutos en 17 encuentros, y mucho menos de Álex Suárez, que amasa hasta la fecha 20 titularidades en todos los envites en los que ha participado para un total de 1.750 minutos, líder indiscutible de Las Palmas en este apartado. A partir de ahí, el abismo.

Tomás Cardona no está y probablemente ni se le espere, participante además en todas las quinielas que lo sitúan como uno de los descartes anunciados por MÁR. Determinados problemas musculares y la continúa excusa de su adaptación lastraron la confianza de Mel, y de momento solo ha jugado tres partidos, ante Leganés, Castellón y Albacete, y apenas 196 minutos. Tampoco es que le vaya mucho mejor a Ismael Athuman pese a la insistencia de Mel en verano para que se le hiciera ficha profesional, acumulando el internacional keniata tres partidos y 270 minutos. También cuenta Las Palmas con el recurso de Saúl Coco, pero el pibe de la cantera apenas ha tenido participación en la Copa del Rey.

Los números cantan y la distancia entre la dupla Suárez-Curbelo y el resto de centrales es tan grande que el club podría estar acelerando las gestiones para reforzar el eje de la zaga, tan dañado en estos tiempos. Pese a que desde la entidad se anuncia que no llegarán refuerzos al primer equipo salvo que sean de la casa, con Rafa Mujica a la espera y Dani Ojeda ya en el Alcorcón, toca mirar al exterior para reforzar la defensa pese a la insistencia de entrenador y dirigentes en mirar hacia la cantera. Se avecinan semanas frenéticas en los despachos de la Unión Deportiva.

Simeone prepara un once con novedades… pero sin João Féli

Simeone ha encontrado su once de confianza, pero en Eibar le va a tocar retocarlo por obligación. Tres titularísimos se pierden el partido de este jueves, cada uno por una razón diferente: Koke cumple sanción por amarillasHermoso arrastra un esguince de tobillo y Trippier está castigado por la Federación Inglesa. Además, parece que el Cholo volverá a dejar a João Félix en el banquillo, quizá para reservarlo para el domingo (Valencia), aunque también para premiar a Correa, goleador en el último partido.

El portugués no pasa por un buen momento deportivo, con unas molestias además en el tobillo que desde hace semanas le impiden brillar como venía haciendo. Contra el Sevilla no fue titular, sino que salió en el tramo final, y ese puede ser el plan para mañana en Ipurua. Será un partido de pierna dura, como le gusta decir al Cholo, y el trabajo que le ofrece Correa es de total garantía para el técnico. Se guarda una carta ganadora para la segunda mitad.

En el resto de líneas habrá novedades, pero menos sorprendentes, según lo ensayado por el entrenador. La ausencia de Koke, insustituible, es la que más dudas genera a Simeone, aunque parece que en su lugar entrará Saúl, auxiliado en el medio por Llorente. En defensa, si Hermoso no llega a tiempo, será Felipe quien forme atrás junto a Savic y Giménez. Para el lateral derecho, será turno de nuevo para Vrsaljko. Trippier se perderá los próximos partidos y el croata debe dar un paso al frente. El británico, a quien la FIFA le ha quitado la cautelar, no puede jugar, aunque este martes no se entrenó por unas molestias musculares. El futbolista está siendo sometido a pruebas médicas para diagnosticar su dolencia. No obstante, mientras el TAS no diga lo contrario, no podrá entrar en las convocatorias.

El equipo disputará nueve días después de su último encuentro, un parón que no se daba desde que jugaron las selecciones. El KO en la Copa concede un respiro a la plantilla, que después del domingo tendrá de nuevo otra semana libre hasta la visita al Cádiz…