Pogba ya tiene precio para el PSG

Cuando el río suena, agua lleva y algo así debe estar sucediéndole al Sena a su paso por París, pues debe estar cerca de desbordarse. Primero fue Wijnaldum, después Achraf, Ramos y Donnarumma, que también llegan a la capital francesa. Cuatro nombres que cambian la cara a un camiseta Paris Saint-Germain barata que prometió a Neymar, cuando le renovaron, un megaproyecto. El quebradero de cabeza máximo es Mbappé, que sigue dando largas a su renovación, pero mientras tanto, Leonardo está cumpliendo con creces con su promesa. De hecho, ya tiene en mente el siguiente movimiento: Paul Pogba.

El pasado 10 de junio, el centrocampista del United, en la concentración con la selección francesa, afirmaba que no había «recibido ninguna oferta». Ni de renovación (acaba contrato en 2022), ni de traspaso. Sin embargo, si esta llegase desde París la recibiría de buen grado, ya que según informan fuentes próximas al futbolista de 28 años a L’Équipea Pogba le seduce la idea de jugar como local en el Parque de los Príncipes. Es más, el prestigioso diario añade el precio que habría que pagar para hacerle cambiar de aires: entre 50 y 60 millones de euros.

La cantidad no es prohibitiva, y menos teniendo en cuenta el músculo financiero del que disfruta el PSG. Además, de los cuatro fichajes mencionados, solamente Achraf (60 millones) ha supuesto un desembolso, salarios aparte, puesto que Wijnaldum, Ramos y Donnarumma llegan libres. Sin embargo, hay que seguir las pautas marcadas por el Fair Play Financiero y para ello, antes de volver a comprar, y de marcar el número de las oficinas de Old Trafford, hay que vender.

Antes, a cuadrar cuentas

Días atrás aparecían las cuentas de la LFP y en ellas se podía observar el agujero que deben afrontar los parisinos, el club francés con más pérdidas, con 124 millones de euros. Si quiere evitar un toque de atención, las ventas deben sumar 180 millones. Es mucho, por descontado, pero Leonardo tiene que trabajar en su mayor debe, las salidas (compra con solvencia, pero vender es otra historia), si quiere evitar el yugo de la deuda que podría venir con sus consiguientes sanciones.

Son varios los jugadores ‘vendibles’. Areola, cuya cesión en el Fulham le ha revalorizado y no tiene sitio con la llegada de Donnarumma y la presencia de Keylor; Kehrer, que no ha convencido a pesar de la fuerte apuesta que se hizo por él (37 millones); Rafinha, que no ha contado demasiado para Pochettino; Sarabia, una de las revelaciones de la Eurocopa, pero sin sitio en los esquemas del argentino; Gueye y Paredes, importantes para Poche, pero con buen cartel; o Icardi, a quien Moise Kean le ha pagado con la moneda que el ex del Inter utilizó con Cavani un año antes.

Mucho candidato, pero como relata L’Équipe, no todos quieren salir y habría que poner especial énfasis en el centro del campo, puesto que la idea final de este lavado de cara no es otro que lanzarse a por Pogba. Los mensajes que llegan son confusos, eso sí. Raiola dejó claro que la relación de su representado para con los Red Devils tenía fecha de caducidad. Sin embargo, las declaraciones sirvieron de trampolín para un jugador que había caminado entre dudas hasta ese momento. Su final de curso ha sido fantástico, coronado con una estupenda (a pesar de la temprana eliminación de Les Bleus) Eurocopa, y en Mánchester quieren renovarle. Sin embargo, siempre según la información relatada por el citado medio, considera que ha llegado el momento de hacer las maletas de nuevo. De ser así, a buen seguro que no será el PSG el único equipo que toque su puerta…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *