Jorginho-Kanté-De Bruyne, el nuevo orden del fútbol

Ni Messi ni Cristiano Ronaldo ni Mbappé ni Lewandowski ni Neymar ni Haaland ni Kane… El trío de candidatos al premio de la UEFA al mejor jugador masculino del año tiene entre sí varios denominadores comunes. Los tres acabarán el año con 30 años; los tres son centrocampistas y representan con brillantez la nueva tendencia futbolística en la que el físico y la energía marcan las diferencias colectivas de los equipos; los tres juegan en clubes de la Champions y ninguno de ellos responde al perfil de gran estrella que suele acaparar normalmente esta clase de premios. Más bien se acercan al clásico jugador de equipo que antepone el grupo a la individualidad.

Los tres candidatos han sido elegidos por especialistas en la materia. Por un jurado compuesto por 24 de los seleccionadores cuyos equipos participaron en la Eurocopa disputada este verano, los 80 entrenadores de los clubes que estuvieron en las fases de grupo de la UEFA Champions League y la UEFA Europa League 2020-21 y también formaban parte de él 55 periodistas que representaban a cada una de las 55 federaciones miembro de la UEFA.

Al amparo de los títulos obtenidos con sus respectivos equipos y selección la temporada pasada, Jorginho, Kanté y De Bruyne, se han hecho merecedores a sus respectivas candidaturas por su aportación individual. Piezas claves en el funcionamiento colectivo, brillaron por sí mismos, cada uno con un rol diferente pero complementario.

El brasileño Jorge Luiz Frello (Santa Catarina, Brasil, 29 años), conocido como ‘il professore’ o ‘Radio Jorginho’ por su costumbre de hablar continuamente con sus compañeros durante los partidos, ha realizado toda su carrera en el fútbol italiano y con el doblete Champions con el Chelsea y Eurocopa con Italia se antoja favorito al título de mejor jugador. Mediocentro bien equilibrado para la construcción y la recuperación, en el Chelsea comparte el ancho del campo con Kanté o Kovacic e incluso ha jugado con los dos juntos. Siempre él en la posición central. En Italia abarca más campo. Especialista en las acciones a balón parado… y en los penaltis, aunque en la final de la Eurocopa fallara el suyo en la tanda definitiva.

N’Golo Kanté (París, 30 años) campeón del mundo con Francia en Rusia 2018 presenta la Champions ganada con el Chelsea como principal estandarte de una temporada en la que ha alcanzado su máxima expresión futbolística y en la que ha mostrado unas virtudes ofensivas ocultas. Tanto en su equipo como en la selección ha ampliado su zona de influencia y ha llegado al ataque con más libertad. Ya no es solo la aspiradora que recupera balones en situaciones defensivas, sino que ha demostrado que también sabe lo que tiene que hacer con la pelota cuando está en su poder.

Kevin de Bruyne (Gante, Bélgica, 30 años) también tiene un pasado en el Chelsea (2013-14) pero ha sido en el Manchester City de la mano de Pep Guardiola donde ha alcanzado su máximo esplendor futbolístico. La temporada pasada conquistó su tercera Premier, pero una lesión le hizo pasar inadvertido por la Eurocopa donde estaba llamado a ser el epicentro del juego belga. Un auténtico todoterreno. Ha pasado en los últimos años por todas las posiciones del centro del campo y la delantera. Capaz de jugar de mediocentro organizador y falso delantero centro, su capacidad de adaptación a las circunstancias le convierte en un jugador completísimo. Más ofensivo, por supuesto, que sus rivales en la nominación.

Del Bosque: «He llegado a pensar que el equipo más equilibrado sería formado por diez centrocampistas»

«Alguna vez he llegado a pensar que el equipo más compensado y equilibrado sería el formado por diez centrocampistas. Son los futbolistas más completos en su mentalidad. Generosos y acostumbrados a trabajar para el equipo: saben defender, saben atacar y estar atentos a todas las circunstancias del juego. Puede que estén un poco más alejados del gol y siempre se necesite un especialista, pero con buenos centrocampistas se llega lejos y demostrado está a lo largo de la historia. Desde luego, los tres candidatos de este año reúnen esas condiciones innatas del medio o volante, como lo queremos llamar, tanto en el aspecto técnico como físico». Palabras de un Vicente del Bosque que no puede olvidar que en sus tiempos de jugador (1966-84) veía el fútbol desde el periscopio del centrocampista de exquisita técnica.

Desde el 2011 que la UEFA puso en escena este galardón para potenciar sus competiciones anuales, solo dos centrocampistas lograron romper la hegemonía de los delanteros: Iniesta (2012) y Modric (2018). También tuvo su mérito Virgil Van Dijk, el central holandés del Liverpool, que lo ganó en 2019. El resto de premios se lo repartieron Cristiano Ronaldo en tres ocasiones, Messi, dos y Ribery y Lewandowski.

El Balón de Oro, en vigencia desde 1956 y que solo dejó de entregarse en 2020 por culpa del COVID, es sin duda el ‘rey’ de los premios individuales en el planeta fútbol y una buena referencia para observar que los centrocampistas de oficio, puros y duros, tipo Kanté y Jorginho, han tenido poco reconocimiento a lo largo del tiempo. Solo dos, el checo Josef Masopust (1962) y el croata Luka Modric (2018) obtuvieron el trofeo. Entre la larga lista de galardonados hay incluso más defensas: Beckenbauer, Sammer, ambos líberos, y Cannavaro, central.

En el caso del belga De Bruyne, por su contundente condición técnica, y la posición que ocupa en el campo, se podría incluir en la familia de los grandes ’10’ históricos que sí ganaron el premio, como Luis Suárez (1960), Gianni Rivera (1969), Michel Platini (1983,84 y 85), Matthäus (1990), Roberto Baggio (1993), Zinedine Zidane (1998), Nedved (2003) y Kaká (2007).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *