Italia está de récord: 36 partidos sin conocer la derrota

La Azzurra sigue de dulce, y no hay nada que le haga sombra. El flamante campeón de Europa lleva sin conocer la derrota desde el 10 de septiembre de 2018Un total de 36 partidos invictos de la mano de Roberto Mancini, artífice de crear un bloque sólido y de garantías que ha brindado muchas alegrías a los aficionados italianos. Con este empate en Basilea, Italia pulveriza los registros de España y Brasil (35), y lo que aún puede sumar en los próximos envites.

Italia empezó el encuentro con un riguroso control de la posesión y con dificultades para enlazar jugadas con los de arribaBerardi sustituyó a Chiesa, y este tuvo la oportunidad de adelantar a los suyos tras un contragolpe en la salida de un córner. La conexión que se forjó en Sassuolo entre Berardi y Locatelli parece seguir activa, y el mediocentro filtró un balón con mucha magia, que dejaba a Berardi libre de marca, pero Sommer, una vez más, se hizo grande y se convirtió en el héroe local con una gran intervenciónEl mediocentro de la Juventus fue uno de los más destacados de la primera mitad, ya que fue un nexo de unión con las referencias ofensivas.

Los hombres de Mancini cada vez se sentían más cómodos en el terreno de juego. Di Lorenzo filtró un balón raso con mucho veneno al borde del área con dirección a Inmobile, pero Sommer estuvo providencial despejando el cuero. El peligro italiano se avivaba cada vez más, y de las botas de Insigne salió el que pudo ser el gol de la jornada, pero por unos centímetros ese balón no entró por la escuadra. Una vez más, el del Nápoles gozó de otra ocasión tras un lanzamiento de falta, pero el portero suizo repelió el balón lejos de su puerta.

La euforia italiana se desató en el inicio de la segunda mitad gracias a un penalti que Ricardo Rodríguez se guisó tras un grave error en el despeje, y seguidamente intentó enmiendar su fallo con una entrada a destiempo a Berardi dentro del área. Sommer se hizo grande, como ya pudo comprobar Sergio Ramos con la Selección, y detuvo el penalti de uno de los jugadores más consolidados desde los once metros, Jorginho.

Chiesa y Zaniolo, que volvía tras su larga lesión, eran los elegidos por Mancini para darle más dinamismo al ataque de los italianos. Locatelli, otra vez capital para los italianos, esta vez con un pase de muchos quilates a Insigne, pero Sommer, una vez más, se ganó el calor del público con una sensacional parada. Los de Mancini empezaron a tener prisas y solo dependían de alguna opción con espacios a la espalda de los zagueros, pero Yakin, entrenador suizo, poblaba la línea defensiva con más jugadores.

El empate deja a la Azzurra, líder con 11 puntos del Grupo C, mientras que Suiza se coloca segunda de grupo, con siete puntos en tres partidos. Italia puede seguir estirando el récord en su próximo encuentro ante Lituania.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *