La fiesta del Cardassar

EI Atlético se llevó el mayor disgusto de la temporada pasada en la Copa del Rey. El equipo rojiblanco cayó eliminado en su debut a manos de la Cultural Leonesa en un partido para olvidar y que dejó marcados a varios jugadores del conjunto de Simeone. Los rojiblancos empezaron ganando, pero se dejaron llevar y dijeron adiós a esta competición a las primeras de cambio.

La Copa es un torneo que gusta mucho en el club madrileño. El Atlético se llevó sus dos primeros títulos coperos derrotando al Real Madrid campeón de Europa en su estadio. Nadie podrá olvidar el gol de Futre también en Chamartín o a Koke plantando la bandera del Atlético en el mismo recinto un inolvidable 17 de mayo de 2013. Gusta mucho la Copa y para que lleguen esos históricos momentos hay que jugar encuentros como el de hoy ante el Cardassar, un modesto de Tercera División de Baleares.

Para el Atlético el encuentro es como se dice vulgarmente un marrónPara el Cardassar es todo lo contrario, una fiesta, un día único en la historia de la entidad y ojalá que la visita del Atlético sirva para poner un punto de alegría ante pasadas desdichas. Durante dos horas los jugadores del equipo de Sant Llorenç verán cumplido el sueño que algún día a lo mejor tuvieron de enfrentarse a uno de los grandes. Es lo bonito del fútbol y particularmente de la Copa.

Cierto es que en principio Simeone dará minutos a los que habitualmente juegan menos. Es el momento de ver en acción a alguno de los futbolistas que pueden aparecer a lo largo de la temporada. Puede debutar Gbric, el portero croata llamado a ser el sustituto de Oblak. La Copa tiene que ser su torneo. También debería entrar en escena Vrsaljko, a quien le torturan las lesiones. Trippier tendrá, por fin, un merecido descanso. Veremos si tiene unos minutos Saponjic o si el Cholo pone a alguno de los jugadores del filial junto a futbolistas que tienen que ir a más, como los Lodi, Lemar, Torreira o Kondogbia.

El Atlético viaja el mismo día y lo hace con el objetivo de evitar sorpresas. La Copa puede ser una tabla de salvación si la temporada se tuerce. Por cierto, no le vendría mal a alguno de los protestones del equipo rojiblanco viajar y entender que nadie es intocable en este equipo. Sólo hay uno que manda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *