Aprobados y suspensos de un Espanyol anticompetitivo

 

Diego López: En los primeros diez minutos de partido tuvo que hacer hasta cuatro intervenciones de mérito ante la avalancha del Getafe. Surgió el portero que se agigantó ante el Athletic. No pudo hacer más en el 1-0 de Unal pero, en cambio, no midió bien la salida en el 2-1 del mismo delantero. El pase de Aleñá van tan alto y cerca del área pequeña que Diego debió haber salido.

Aleix Vidal: De nuevo actuó como lateral, posición por la que no fue fichado, ante la baja de Óscar Gil. Superado en la primera mitad, no logró frenar las internadas de Koffi ni tampoco logró conectar con la siguiente línea de juego cuando tenía el balón. En el segundo tiempo se internó más por el costado y puso algún centro, pero sin demasiada precisión.

Sergi Gómez: No logró anotar en sus años en Sevilla, pero en cambio ya se ha estrenado como goleador con el Espanyol. Su acierto no tapa su gris encuentro. Salió en la fotografía del 1-0 al no taponar con agresividad la chilena de Unal, y posteriormente también se mostró blando. El Getafe creó ocasiones en el área y su delantero fue el mejor.

Cabrera: Remató al larguero en el córner que propició el 1-1. Es el segundo remate a la madera de la temporada. El uruguayo fue el delantero más peligroso del Espanyol en ausencia de RdT, labor que no le toca. Defensivamente se vio inexpugnable en el juego áereo pero con carencias en las acciones que le ganaron la espalda, como el 2-1 de Unal.

Pedrosa: El Getafe desequilibró por su costado en la primera mitad. No logró frenar a Nyom o Damián, dos jugadores más lentos pero con más corpulencia, por eso intentaron buscar ese costado en el juego aéreo. En ataque, el canterano se desplegó menos de costumbre debido al poco dominio del juego del Espanyol. Sus internados, eso sí, fueron el mejor argumento ofensivo del Espanyol en el segundo tiempo. Quizás el único.

Morlanes: Su juego fue intrascendente. Sin control de balón, asfixiados por la presión del Getafe, el mediocentro no tocó balón en los primeros 20 minutos. Cuando se sosegaron los blanquiazules, el aragonés ayudó para iniciar las jugadas, pero no era ni su día ni tampoco el del Espanyol.

Darder: El centrocampista fue sustituido al descanso después de una primera parte gris, como la del resto del equipo. En los primeros 20 minutos, el Espanyol no pasó de mediocampo y Darder apenas interaccionó con el juego. Un pase al espacio para Pedrosa y una tarjeta amarilla por una entrada por detrás fueran sus únicas acciones trascendentes.

Melendo: Desaparecido en los primeros 45 minutos. Superado defensivamente, sin opción de ayudar al centro del campo pues el Getafe atacaba por los carriles exteriores, apenas logró jugar en campo rival debido a la gran densidad de jugadores azulones en esa zona. El jugador fue sustituido para cambiar el sistema.

Embarba: El capitán no fue un jugador determinante en ausencia de RdT. Su pasividad al pelear un balón con Koffi propició el remate de Unal, mientras que en ataque tuvo una ocasión clara en el primer tiempo que lanzó al cuerpo del portero, quien despejó fácil. Todas las faltas que lanzó fueron a la barrera y, aunque logró desequlibrar, el Getafe lo frenó con faltas.

Dimata: El delantero demostró que no es un nueve puro, que necesita a alguien junto a él para poder ser trascendente en el juego. Un remate de cabeza en fuera de juego que desbarató Soria fueron sus únicas acciones. Impreciso técnicamente y lento en sus movimientos, no consiguió crear peligro. Los centrales azulones lo controlaron bien.

Nico Melamed: El número 21 mantiene la irregularidad en su primer año en Primera. En el Coliseum tocó ofrecer su cara más discreta. Superado por Nyom en defensa, le penalizó el estilo de juego directo y ofuscado del Espanyol. No logró desbordar ni lanzar a puerta y acabó sustituido.

Loren: Aunque se especulaba con su titularidad, el andaluz finalmente jugó 45 minutos después del descanso con 1-1. Desaparecido, sin ganar duelos ni dar continuidad al juego. El delantero no se encuentra en este Espanyol.

Yangel: Poco a poco va acumulando minutos, pero en esta ocasión, y después de las buenas sensaciones en Elche, el venezolano se vio superado por las circunstancias del encuentro. El Getafe maniató al Espanyol. Yangel abarcó terreno pero no consiguió ayudar a la construcción del juego ni llegar al remate desde segunda línea al margen de un gol anulado por fuera de juego.

Puado: Salió por el costado izquierdo, aunque actuó en todas las posiciones de ataque. Forzó córners y remató una ocasión que se fue desviado. Se diluyó en la anticompetitividad perica.

Keidi Bare: El mediocentro le aportó fuerza y carácter, también otro ritmo al equipo en la presión, pero no fue suficiente. Tampoco pudo incidir más.

Wu Lei: Intrascendente. Jugó el añadido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *