Jorginho-Kanté-De Bruyne, el nuevo orden del fútbol

Ni Messi ni Cristiano Ronaldo ni Mbappé ni Lewandowski ni Neymar ni Haaland ni Kane… El trío de candidatos al premio de la UEFA al mejor jugador masculino del año tiene entre sí varios denominadores comunes. Los tres acabarán el año con 30 años; los tres son centrocampistas y representan con brillantez la nueva tendencia futbolística en la que el físico y la energía marcan las diferencias colectivas de los equipos; los tres juegan en clubes de la Champions y ninguno de ellos responde al perfil de gran estrella que suele acaparar normalmente esta clase de premios. Más bien se acercan al clásico jugador de equipo que antepone el grupo a la individualidad.

Los tres candidatos han sido elegidos por especialistas en la materia. Por un jurado compuesto por 24 de los seleccionadores cuyos equipos participaron en la Eurocopa disputada este verano, los 80 entrenadores de los clubes que estuvieron en las fases de grupo de la UEFA Champions League y la UEFA Europa League 2020-21 y también formaban parte de él 55 periodistas que representaban a cada una de las 55 federaciones miembro de la UEFA.

Al amparo de los títulos obtenidos con sus respectivos equipos y selección la temporada pasada, Jorginho, Kanté y De Bruyne, se han hecho merecedores a sus respectivas candidaturas por su aportación individual. Piezas claves en el funcionamiento colectivo, brillaron por sí mismos, cada uno con un rol diferente pero complementario.

El brasileño Jorge Luiz Frello (Santa Catarina, Brasil, 29 años), conocido como ‘il professore’ o ‘Radio Jorginho’ por su costumbre de hablar continuamente con sus compañeros durante los partidos, ha realizado toda su carrera en el fútbol italiano y con el doblete Champions con el Chelsea y Eurocopa con Italia se antoja favorito al título de mejor jugador. Mediocentro bien equilibrado para la construcción y la recuperación, en el Chelsea comparte el ancho del campo con Kanté o Kovacic e incluso ha jugado con los dos juntos. Siempre él en la posición central. En Italia abarca más campo. Especialista en las acciones a balón parado… y en los penaltis, aunque en la final de la Eurocopa fallara el suyo en la tanda definitiva.

N’Golo Kanté (París, 30 años) campeón del mundo con Francia en Rusia 2018 presenta la Champions ganada con el Chelsea como principal estandarte de una temporada en la que ha alcanzado su máxima expresión futbolística y en la que ha mostrado unas virtudes ofensivas ocultas. Tanto en su equipo como en la selección ha ampliado su zona de influencia y ha llegado al ataque con más libertad. Ya no es solo la aspiradora que recupera balones en situaciones defensivas, sino que ha demostrado que también sabe lo que tiene que hacer con la pelota cuando está en su poder.

Kevin de Bruyne (Gante, Bélgica, 30 años) también tiene un pasado en el Chelsea (2013-14) pero ha sido en el Manchester City de la mano de Pep Guardiola donde ha alcanzado su máximo esplendor futbolístico. La temporada pasada conquistó su tercera Premier, pero una lesión le hizo pasar inadvertido por la Eurocopa donde estaba llamado a ser el epicentro del juego belga. Un auténtico todoterreno. Ha pasado en los últimos años por todas las posiciones del centro del campo y la delantera. Capaz de jugar de mediocentro organizador y falso delantero centro, su capacidad de adaptación a las circunstancias le convierte en un jugador completísimo. Más ofensivo, por supuesto, que sus rivales en la nominación.

Del Bosque: «He llegado a pensar que el equipo más equilibrado sería formado por diez centrocampistas»

«Alguna vez he llegado a pensar que el equipo más compensado y equilibrado sería el formado por diez centrocampistas. Son los futbolistas más completos en su mentalidad. Generosos y acostumbrados a trabajar para el equipo: saben defender, saben atacar y estar atentos a todas las circunstancias del juego. Puede que estén un poco más alejados del gol y siempre se necesite un especialista, pero con buenos centrocampistas se llega lejos y demostrado está a lo largo de la historia. Desde luego, los tres candidatos de este año reúnen esas condiciones innatas del medio o volante, como lo queremos llamar, tanto en el aspecto técnico como físico». Palabras de un Vicente del Bosque que no puede olvidar que en sus tiempos de jugador (1966-84) veía el fútbol desde el periscopio del centrocampista de exquisita técnica.

Desde el 2011 que la UEFA puso en escena este galardón para potenciar sus competiciones anuales, solo dos centrocampistas lograron romper la hegemonía de los delanteros: Iniesta (2012) y Modric (2018). También tuvo su mérito Virgil Van Dijk, el central holandés del Liverpool, que lo ganó en 2019. El resto de premios se lo repartieron Cristiano Ronaldo en tres ocasiones, Messi, dos y Ribery y Lewandowski.

El Balón de Oro, en vigencia desde 1956 y que solo dejó de entregarse en 2020 por culpa del COVID, es sin duda el ‘rey’ de los premios individuales en el planeta fútbol y una buena referencia para observar que los centrocampistas de oficio, puros y duros, tipo Kanté y Jorginho, han tenido poco reconocimiento a lo largo del tiempo. Solo dos, el checo Josef Masopust (1962) y el croata Luka Modric (2018) obtuvieron el trofeo. Entre la larga lista de galardonados hay incluso más defensas: Beckenbauer, Sammer, ambos líberos, y Cannavaro, central.

En el caso del belga De Bruyne, por su contundente condición técnica, y la posición que ocupa en el campo, se podría incluir en la familia de los grandes ’10’ históricos que sí ganaron el premio, como Luis Suárez (1960), Gianni Rivera (1969), Michel Platini (1983,84 y 85), Matthäus (1990), Roberto Baggio (1993), Zinedine Zidane (1998), Nedved (2003) y Kaká (2007).

Otro puzle para el debut de Cunha

El camiseta Atletico Madrid barata ya ha hecho oficial el fichaje de Matheus Cunha y el delantero, de 22 años, llega con ganas de estrenar su nueva camiseta con el 19 a la espalda, herencia de Diego Costa y Dembélé. Sin embargo, aún deberá tener paciencia. Su condición de extracomunitario le obliga a esperar un efecto dominó de compañeros para que se le pueda inscribir y, por tanto, ver jugar.

El club rojiblanco tiene cubiertas las tres fichas de extracomunitario con Felipe, Lodi y Nehuén, que fue convocado contra el Elche, aunque no tuvo minutos. El argentino se encuentra en Italia para rematar su cesión al Udinese, pero esta salida no será suficiente para Cunha. Aún queda Arias. La normativa obliga al Atleti a medir los tiempos con el colombiano y el delantero recién llegado.

Arias se entrena con el Atleti, pero no tiene sitio en la plantilla entre otras razones por ser extracomunitario, aunque para poder cederlo el club tiene que inscribirlo antes en LaLiga. Es decir, la secuencia debe ser: registrar a Nehuén (hecho), cederlo (a punto), registrar a Arias, encontrarle también una salida a préstamo y, entonces sí, inscribir a Matheus Cunha. Si, por el contrario, el Atleti da de alta al delantero antes que a Arias, ya no podrá ceder al lateral porque no habría ficha para él, sólo traspasarlo o darle la baja.

Este puzle hace que Cunha tenga muy difícil poder ser convocado este domingo contra el Villarreal, aunque todo depende de cuánto se demoren las despedidas de Nehuén Pérez y de Arias, sobre todo esta última. El cuerpo técnico no tiene prisa con el delantero, que además se irá con Brasil en este parón, lo cual retrasará todo el plan previsto para él. Pero quizá Cunha esté a tiempo de un primer contacto con el Metropolitano ya como jugador del Atlético.

Cunha, prodigio en matemáticas que empezó en el fútbol sala

Antes que en el fútbol, donde destacó Matheus Cunha (João Pessoa, Paraíba, Brasil, 1999) fue en las notas. En matemáticas y física. Más le valía. Su padre, Carmelo, como recoge Luis Miguel Hinojal en un perfil sobre el fútbolista brasileño en El País, era blanco y profesor de química. No tiene detrás la típica historia de favelas y calle. Su familia es de clase media. Empezó en su ciudad, la capital del estado de Paraíba, conocida como ‘la ciudad donde el sol nace primero’, porque es la que se encuentra en el punto más oriental del continente americano, en el fútbol sala, en el club Cabo Branco, en el que su padre también jugó. Pronto destacó. De ahí, una llamada, del centro de entrenamiento Barao, en Recife, a 100 kilómetros de casaMateo, así le apodan, se fue allí, a vivir con su abuela.

«Matheus, un notable estudiante«, como cuenta El País, «estuvo allí tres años». En ese proyecto social y deportivo que formaba a niños integrando fútbol sala, fútbol 7 y 11. A los 14, otra llamada. Un empresario le vio, se prendó de su calidad y le propuso a sus padres otro traslado, ahora a 3.000 kilómetros al sur: Coritiba. Su madre, Luziana, de piel negra, le preguntó: «¿De verdad quieres ir?». «Recuerda aceptarte a ti mismo y ser fuerte. Por allí algunos van a decir que eres negro y te llamarán Paraíba. Y lo eres«, le dijo, cuenta Hinojal antes de precisar que Paraíba es «el término a manudo utilizado de forma despectiva y racista con el que muchos brasileños apodan a los ciudadanos negros de todo el nordeste». Y Cunha era fuerte, sí, y perseguía un sueño. Ese que le contaban los posters de Ronaldinho y Podolski en su habitación, ya sus ídolos.

Campeón olímpico en Tokio

Allí no sólo jugaba, también ayudaba en matemáticas y física a los alumnos del club con más dificultades en esas materias. En 2017, en Dallas, un ojeador del Sion le vio y su llamada le condujo a Europa. «A pesar de que era muy joven, cuando mi representante me comunicó que me querían, ni me lo pensé«, declaró el jugador. También destacaba en idiomas, se adaptó rápido. 10 goles, el Leipzig, uno de sus goles en la Bundesliga, al Leverkusen, fue el gol del año. En febrero de 2020, llegó al Hertha, por 18 millones. Nueve goles en 11 partidos, siete la temporada pasada. Ahora llega el salto definitivo, ese que hace junto a su mujer, Gabriela, abogada, y su hijo Levi, nacido en 2020. Cuando llegó al Sion, sus padres viajaron con él. En un momento, en su debut con el club suizo, Cunha se acercó a su madre, y le preguntó. «¿Qué tal?». «Está muy bien, pero estás fallando un poco. Deja de hacerlo», le espetó su madre, Luziana. Ahora, en el Atlético, tiene la oportunidad de mejorarlo, ese debut. «Es un sueño estar acá», dijo en sus redes sociales ayer, nada más hacerse oficial su fichaje. En perfecto español, por cierto. Y una inmensa sonrisa Profiden. Al cuello, ya una medalla. La del oro que Brasil logró en los Juegos de Tokio, frente a España, en la que Luziana ya pudo ver como su hijo marcaba el gol de la victoria.

Centenario Wu Lei

De titular, como en otras 54 ocasiones, Wu Lei jugó su partido oficial número cien con el Espanyol desde que llegara en enero de 2018. Venido a menos el curso pasado, cuando se convirtió en el cuarto delantero por detrás de Javi Puado, Raúl de Tomás o Nanny Dimata, el atacante solamente participó el 27% de los minutos, pero ha empezado el curso de la mejor manera, de titular y alcanzando una cifra simbólica. Wu Lei centenario.

Abriendo el foco de este dato, Wu Lei, que cumplirá 30 años en noviembre, se ha convertido en el decimonoveno extranjero que alcanza la centena de partidos con el club blanquiazul, y tiene a tiro si el curso acontece según los cauces habituales a jugadores que dejaron poso como Pablo Zabaleta (107), Cristhian Stuani (117) o Maxi Rodríguez (113). El delantero, que renovó recientemente hasta 2024, tiene por delante esta campaña y dos más para seguir ampliando sus cifras.

Pese a que el registro y el decorado podía ser ideal para el internacional chino, con un Osasuna con la defensa adelantada que dejaba espacio a la espalda de sus desprotegidos centrales, Wu Lei acabó sustituido en el minuto 62 y apenas tocó el balón. Lo hizo en 12 ocasiones según los datos de Opta, ninguna de ellas dentro del área, acertando un 50% de pases, uno de ellos, de forma involuntaria, sirvió para que Adrián Embarba tuviera una de las mejores oportunidades del encuentro.

Un verano entre cuarentenas y ‘casi’ sin vacaciones

El delantero del Espanyol ha vivido un verano complicado a causa de los partidos con su selección y de las restricciones debido a la pandemia. Desde que fuera el 15 de mayo, solamente disfrutó de una semana de vacaciones en China junto a su familia. Antes, tuvo que guardar cuarentena en su país y en los Emiratos Árabes donde ayudó con sus goles a que su selección siguiera viva en la lucha por meterse en el Mundial de Qatar. Al regresar a su patria, tuvo que estar 21 días en un hotel. Solo pudo salir a entrenarse.

Implicado desde el primer día, los cien partidos de Wu Lei son solamente la punta del iceberg de la importancia del doble Balón de Oro chino, jugador franquicia del presidente Chen Yansheng y que ha ayudado a la expansión del Espanyol en China. El jugador regresa con un récord a Primera. Otro más. Es el chino con más participantes, goles, titularidades de la historia de LaLiga. Espera, eso sí, no ser el actor secundario del curso anterior.

Kondogbia se alista

Kondogbia fue la pasada temporada una apuesta de la dirección deportiva del Atlético tras la marcha en el último instante de Thomas al Arsenal. Simeone y Berta pusieron su confianza en el centrocampista, entonces en el Valencia. Y la pasada temporada fue complicada para él, puesto que llegó a un equipo nuevo en el que hubo una enorme competencia en el centro del campo. Koke fue fijo, Llorente jugó por banda derecha, Lemar también minutos y Saúl, sin estar bien, también jugó. Incluso en determinadas fases de la campaña Herrera dispuso de bastantes minutos. Kondogbia lo tuvo complicado para jugar.

Con 28 años, y con contrato hasta 2024, el centrocampista recordó frente al Celta al de sus mejores partidos con el Valencia. Jugó por delante de la defensa, en su labor de pivote defensivo, con Koke a la derecha, y Lemar a la izquierda. Y se hizo con el centro del campo del Atlético. Se hizo con el partido. Simeone le puso en el once por delante de De Paul, fichaje estrella del equipo rojiblanco hasta ahora. El Cholo había ensayado durante todo la semana con Kondogbia como titular, aunque mantuvo la duda hasta el final.

La pasada campaña disputó 25 encuentros de LaLiga y dos de Copa con el Atlético. Pero con sólo 1.211 minutos de juego. Es decir, una participación residual. Nunca tuvo el protagonismo con el que ha comenzado esta temporada. En este ejercicio fue de los pocos que pudo comenzar la pretemporada, aunque tuvo que parar al pasar el coronavirus. Pero una vez superado el Cholo le dio la responsabilidad de liderar al equipo desde el medio.

Simeone parece seguir decidido a jugar con la defensa de tres centrales y dos carrileros. Y por delante un jugador que actúe cerca de los centrales. En el ejercicio 2020-21 esa labor la hizo Koke, ahora un poco más desplazado a la derecha. Veremos lo que sucede en los próximos encuentros. Pero el Cholo ha ganado un jugador para la causaKondogbia se alista. No quiere dejar pasar la oportunidad de ser un futbolista importante que luchará de nuevo por el título liguero. Además de los tres puntos, el partido de Balaídos dejó buenas noticias para el Cholo. Y Kondogbia es una de ellas.

Los 40 millones de Odegaard

Martin Odegaard regresaba a Madrid con intención de pelear un puesto, pero una vez más, la moneda en la capìtal de España ha salido cruz. El noruego no tiene clara la continuidad en el equipo blanco y este no especulará con quedárselo o no y ya le pone precio.

Según Goal, el camiseta Real Madrid barata ha tasado a Martin Odegaard en 40 millones de euros. Al noruego le restan aún dos años de contrato con el club blanco, pero que está en situación de salida es palpable. Odegaard no entró en la convocatoria contra el Alavés y sigue atento al mercado.

En esta situación, el principal candidato para desbloquearla es el Arsenal. El conjunto londinense, en el que ha estado cedido Odegaard, es el principal interesado en llevarse al mediapunta. Ahora, ya conocen el precio.

Con la salida de Joe Willock, los gunners han ingresado casi 30 millones de euros que bien podrían utilizar en tratar de fichar al jugador del Real Madrid.

En el Arsenal, Martin Odegaard dio un buen nivel aunque sus datos se quedaron algo cortos en poco más de media temporada. Con los londinenses jugó 20 partidos (1300 minutos) en los que marcó dos goles y dio dos asistencias.

José Ángel Carmona expone su candidatura a Lopetegui

La pretemporada del Sevilla está lanzando un claro guiño al potencial de su cantera. Uno de los nombres que centra muchos focos es José Ángel Carmona, que jugó como titular los últimos envites ante el PSG y la Roma y dejó gratas sensaciones para exponer su candidatura a Julen Lopetegui. Hay necesidades defensivas en el actual plan nervionense y de momento el canterano pretende tirar de atrevimiento y aspirar a tener un sitio en el primer equipo. Sus alicientes están ahí: es valiente sobre el césped, puede jugar como central y como lateral derecho y sus bases de juego convencen al técnico, que no dudó en darle oportunidades ante la carencia de piezas.

Sus pruebas están resultando inmejorables para medir sus condiciones. Rivales de altura y un sistema de tres atrás para que pueda reflejar su potencial. Acompañó a Gudelj y Rekik en las dos últimas citas, dejando sólo esa falta de entendimiento en el último suspiro del choque ante los parisinos. Lopetegui está tirando de un sistema condicionado por las ausencias, sobre todo en su carril zurdo, aunque se trata de una fórmula que ya ejecutó durante algunos partidos la pasada campaña. El vasco quiere medir el potencial de sus defensores de la cantera ante cualquier contratiempo de este inicio de campaña: Koundé está negociando su salida, Diego Carlos sigue en los Juegos Olímpicos, Sergi Gómez se marchó y Gnagnon no tiene confianza por parte del cuerpo técnico. José Ángel quiere aprovechar ese escenario de dudas para hacerse un sitio.

Lopetegui ya avisó en otras ocasiones que no dudará a la hora de entregar más tiempo de juego a cualquier canterano que exponga méritos para ello. Tenía un plan para Bryan Gil, pero el ofrecimiento del Tottenham minimizaba cualquier otro contexto para el futuro del futbolista y el crecimiento del club. El técnico mira de reojo a Monchi, que traerá refuerzos en las próximas semanas y dejará más claro el panorama referente a su defensa, con Koundé en el centro de los focos. Pero mientras, José Ángel quiere su lugar.

Borja Iglesias, sin competencia

Borja Iglesias encara la temporada en un lugar preferencial para ser el nueve titular de Manuel Pellegrini. Expuso argumentos convincentes en la segunda parte de la pasada campaña y lo que va de verano presenta un escenario sin competencia en el ataque: ni Loren, que cuenta con menos confianza en estos últimos amistosos, ni Juanmi, que está fuera debido a su positivo por Covid-19, expusieron argumentos para aspirar a un sitio en el once verdiblanco. El tanto firmado por el Panda ante el Leeds en el último choque amistoso también impulsa su papel intocable en el actual esquema de Manuel Pellegrini.

El contexto del ataque bético presenta algunas incertidumbres. ¿Seguirá Loren en Heliópolis tras un curso en el que fue relegado a un rol secundario? ¿Usará Pellegrini a Fekir como nueve en busca de más pegada en el juego del francés? ¿Llegará el ansiado refuerzo que pueda dar un salto cualitativo a la delantera? El inicio de Liga responderá a muchas de ellas, pero la única realidad actual es que Borja Iglesias tiene todos los galones de cara a tener continuidad como punta y buscar su mejor versión, la que ya entró en escena en el inicio de 2021 y que no había asomado por Heliopolis desde que aterrizó procedente del Espanyol.

Antonio Cordón ejecutará movimientos en las próximas semanas, pero ni quiere dar salidas a jugadores por debajo de su valor estimado ni tiene apenas recursos para apostar por nuevas bazas para esa zona ofensiva del equipo. De las salidas dependerá esa circunstancia, aunque cabe esperar que Pellegrini tire de nuevo de experiencia para revitalizar sus piezas de ataque si finalmente no hay movimientos de salida. El chileno quiere competencia en todos sus puestos y buscará más aliados para el Panda en este arranque de Liga.

Thomas Partey se lesiona: «No tiene buena pinta»

Malas noticias para el camiseta Arsenal barata dos semanas de comenzar la Premier League. En un partido de pretemporada contra el Chelsea, durante el primer tiempo, Thomas Partey cayó lesionado y no pudo continuar. El centrocampista ‘gunner’ tuvo que ser reemplazado en el minuto 40 y el diagnóstico de su técnico, Mikel Arteta, no es muy esperanzador: «Acabo de hablar con el doctor. Mañana se hará un escáner pero de momento no tiene buena pinta porque le dolía mucho y no ha podido continuar, algo muy poco habitual en Thomas», dijo.

Thomas fue titular en el centro del campo del Arsenal, que cayó ante el Chelsea por 1-2. Xhaka marcó para los locales mientras que Kai Havertz y Abraham lo hicieron para el conjunto de Tuchel. En el Arsenal debutó su último fichaje, Ben White, el ex central del Brighton por quien han pagado 50 millones de euros.

El conjunto de Mikel Arteta abrirá la temporada de la Premier League el próximo viernes 13 de agosto. Lo harán contra el Brentford, recién ascendido, en el partido inaugural.