Papu Gómez: «Simeone me quiso; él me hizo crecer mucho»

Alejandro Darío ‘Papu’ Gómez es uno de los fichajes de este invierno en Europa. El argentino, tras ser presentado gráficamente, concedió sus primeras palabras a los medios oficiales del Sevilla: «Fue todo un poco sorpresivo. Para mí es una nueva aventura venir aquí, a un grandísimo club como el Sevilla. Es cambiar de vida completamente en otro país, pero estoy muy contento y entusiasmado».

«Seguramente venir a otra liga va a ser todo un desafío para mí. He de empezar a conocer cómo se juega aquí, aunque soy y fui siempre un admirador de este fútbol. Va a ser una aventura muy linda y lo que quiero es conseguir cosas importantes con el Sevilla y tratar de mejorar todo lo que ha conseguido este club», añadía.

El argentino se ofrece para jugar en cuanto Julen Lopetegui quiera y donde le coloque el técnico vasco: «Seguramente me falta ritmo de partido, lo que te dan los 90 minutos, pero me estuve entrenando con el segundo equipo del Atalanta y solo tengo que agarrar ese ritmo. En los últimos años he jugado en todas las posiciones del centro del campo hacia delante. Lo que pretenda el míster estoy a disposición. He jugado en las bandas, mediocentro, mediapunta… Creo que lo puedo hacer bien».

Y no le asusta que le comparen con Éver Banega: «Es un halago que me comparen con Ever. Yo lo admiro muchísimo y lo conozco desde hace muchos años. Compartimos un Mundial sub-20 y para mí es un fenómeno. Tal vez somos diferentes como jugadores, pero esa responsabilidad, ese liderazgo… creo que lo tuve en todos los clubes y me encanta agarrar la pelota y tratar de ser yo el que decida el pase o situaciones importantes. Para mí es una linda responsabilidad».

Tener 32 años, 33 a mediados de febrero, han sido la única pega que algunos han puesto a su fichaje. Papu no lo considera un problema: «Hoy la carrera del futbolista se alargó muchísimo. Si te cuidas y no tuviste graves lesiones, cualquier jugador que se lo proponga, se cuide y descanse puede jugar hasta los 38 o 39. Luego está la ambición de querer seguir jugando cada tres días en competiciones importantes. Eso obliga a un ritmo de vida determinado, conocer tu cuerpo y descansar. La cabeza hace todo y hoy en día hay muchos jugadores de mi edad y mayores que todavía hacen la diferencia».

Papu ya dijo algunos meses que quería jugar algún día en el Sevilla. Y se ha cumplido: «No sé si es el destino, pero coincidí con muchos chicos que han jugado aquí y otros que han vivido. Me han hablado muy bien del Sevilla como club y como ciudad. Me preguntaron en qué club de España me gustaría jugar y escuché tantas cosas buenas que me salió natural. Sigo al Sevilla en Instagram desde hace mucho para ver los resultados y las noticias. Me gusta y me ilusiona el entusiasmo de la gente. Es increíble que hoy, después de diez meses, esté aquí».

AS publicó este jueves que Diego Pablo Simeone, técnico del Atlético, ha pedido varias veces su fichaje. Papu lo reconoce. Ya coincidió con el Cholo en San Lorenzo de Almagro y luego en el Catania hace más de una década: «Antes de irme al Metalist de Ucrania (2013) me quería el Atlético del Cholo, el Inter… El Cholo en mi carrera fue importantísimo porque me pilla en una etapa tal vez de rebeldía. Yo tenía 20 años y quería hacer cosas que creía que estaban bien y no lo estaban. Desde su experiencia me ayudó mucho, sobre todo en lo futbolístico. Siempre me decía cómo tendría que jugar cuando llegara a Europa y lo discutíamos, pero al final me compraron en Italia para jugar de la forma en la que jugaba con él en San Lorenzo. Luego llega Simeone al Catania y me hace crecer aún más. Todo su cuerpo técnico son gente que admiro y que me hizo crecer».

El Sevilla tiene una importante vinculación con Argentina: «Este club tiene una historia muy linda con muchísimos argentinos que han pasado. Cada uno ha dejado su huella y ojalá me toque a mí poder contribuir un poco en esta historia y dejar mi marca aquí también. Maradona jugó aquí y para los argentinos es un orgullo poder vestir una camiseta que también vistió Diego».

El mediocampista comparó al Atalanta y a su nuevo club: «Obviamente el Sevilla hace años que viene entrando en Champions muy seguido y ha ganado muchos títulos europeos. Tiene esta historia en los últimos años, pero está ese paralelismo de equipo quizás no denominado ‘grande’ que quiere estar peleando en los primeros puestos. El Sevilla lo hizo muy bien en los últimos tiempos».

Papu tuvo ofertas exóticas y muy jugosas económicamente, pero no hizo caso: «Sinceramente nunca me interesó la parte económica. He tenido propuestas para dejar Atalanta por equipos árabes, pero siempre intenté buscar la parte futbolística que me hacía feliz. Para lo demás hay tiempo y creo que estoy en un muy buen momento, en una etapa de madurez en mi carrera y en mi vida y quería seguir jugando a un nivel competitivo, estando en la selección nacional y poder competir en una liga importante como la española y un club importante como éste. Cuando se dio la oportunidad de venir aquí, no lo pensé»

Por supuesto, fue cuestionado por el ya famoso Papu Dance: «Lo hice con unos youtubers de Italia para ayudar a una academia de chicos discapacitados. Al principio fue por probar, pero terminó siendo algo grandioso que explotó y apareció en todo el Mundo. Ganamos un disco de oro y uno de platino. Nunca pensamos que fuera a tomar esa dimensión, pero estoy muy contento. Eso sí, por momentos ya me cansaba, porque en los cumpleaños de los amigos de mis hijos sonaba eso en lugar de canciones infantiles y todos me pedían que la bailara».

Su físico tuvo influencia en sus referentes futbolísticos de siempre: «Siempre digo que quería imitar a Pablo Aimar porque era un referente en mi posición y cuando él jugaba en River yo tenía 12 años. Al ser bajito intentaba imitarlo a él, a D’Alessandro, Saviola, Ariel Ortega… todos esos enganches».