Lukaku acerca el scudetto

El Inter roza con los dedos su 19º scudetto después de ganar este miércoles al Sassuolo (2-1) un partido que debió haberse jugado hace un par de semanas pero que se aplazó por culpa de la pandemia. Con este triunfo los nerazzurri amplían su ventaja con el Milan a 11 puntos cuando sólo quedan 27 por disputarse. Sólo una hecatombe en las jornadas finales impedirá que el Inter sea campeón de Italia.

Apenas diez minutos necesitó el equipo de Conte para ponerse por delante en el marcador. Y lo hizo gracias al de casi siempre, Lukaku. El belga hizo su 21º gol en la Serie A esta temporada con un imponente cabezazo marca de la casa tras un centro de Ashley Young. El 9 se deshizo de su marca y atacó el espacio con violencia para medir el salto, girar la cabeza y colocar el balón en un lugar imposible para Consigli. Si es cierto que el Inter lo ha tasado en 100 millones y que necesita vender para solventar sus deudas, los grandes de Europa tienen ahí un killer de élite más barato que el soñado y casi inalcanzable Haaland.

El Inter pecó de falta de ambición para ir a por el segundo y el Sassuolo se le echó encima. Encerró a los nerazzurri en su área pero la verdad es que el equipo de Conte también se encontró cómodo defendiendo el resultado. Handanovic evitó un par de veces el gol del empate mientras el resto de su equipo, atrincherado, esperaba algún error del Sassuolo para armar una contra y sentenciar el partido. Plan sin fisuras. La defensa del Inter robó el balón en su área, buscó en largo a Lukaku, que controló la pelota, la condujo unos metros, la aguantó, detuvo el tiempo, y esperó el momento justo para asistir a Lautaro, que finiquitó el partido con la izquierda.

Y es que Lukaku no sólo marca. Además de sus espectaculares cifras (61 goles en 87 partidos con el Inter), es un delantero que atemoriza a los rivales, se asocia de maravilla, ataca los espacios, baja balones y desahoga mucho el juego de su equipo. Sin duda, si el Inter termina levantando el título, gran parte del éxito llevará la firma de Lukaku.

Ya en los minutos finales, el Sassuolo recortó distancias por medio de Traoré, al que tras un barullo en el área, le cayó el balón en la pierna derecha y ejecutó un precioso disparo con rosca que se coló por la escuadra.

Mount hace soñar al Chelsea

No costó ni uno de los 250 millones de euros que el Chelsea invirtió este verano, pero Mason Mount es sin duda la estrella de este equipo. No solo está siendo el mejor de los blues durante toda la temporada en Inglaterra, sino que este miércoles, en los cuartos de final de la Champions, donde brillan los grandes jugadores, volvió a dejar su sello con un golazo y un partido de bandera que hacen soñar al equipo de su vida. Poco más pudo hacer un Oporto al que, sin sus goleadores titulares, le costó un mundo intentar batir a un equipo que ha echado el cerrojo desde la llegada de Tuchel y que vio cómo, en los 10 últimos minutos, se le escapaba la eliminatoria entre los dedos con el gol de Chilwell en el 84.

El resultado es especialmente doloroso para los portugueses, pues, pese a que el partido se jugó en Sevilla, al igual que pasará en la vuelta, actuaban como locales. A pesar de que la prioridad de los dragones de Pepe fue llegar con vida a la vuelta, y de que hicieron una gran segunda parte, no pudieron contener la magia de Mason Mount. El control orientado de espaldas que hizo tras el pase de Jorginho es para que se lo cuelguen en un cuadro en su casa, pero la definición al palo largo tampoco dejó opción alguna a Marchesín.

Una de las mejores noticias para Tuchel, sin duda, fue el gran partido que hizo el equipo en todas las líneas, sobre todo cuando más apretaba el Oporto, y, en los últimos diez minutos, cuando la gasolina ya se le estaba acabando a los de Conceiçao, los blues impusieron su calidad. Primero, con un disparo tremendo de Pulisic a la cruceta, y después, tras un fallo clamoroso de Corona, con el gol de Chilwell, que llegó a regatear al portero para dejar la eliminatoria prácticamente sentenciada.

Diop: «El Real Madrid se juega la Liga y nosotros, la vida»

Es uno de los indiscutibles de Mendilibar en el centro del campo. Su veteranía le hace estar más tranquilo en la delicada situación clasificatoria del Eibar. Diop (35 años cumplidos en marzo, Kaolack, Senegal) se ha convertido en un seguro de vida en Ipurua. Recientemente perdió a su padre y la noticia conmocionó al vestuario azulgrana, donde el centrocampista africano es un tipo querido y respetado.

¿Cómo ha ido este tiempo sin competición?

Ha ido bien, con mucha ilusión y ganas, aunque hemos entrenado menos gente por los compañeros que han ido con sus selecciones.

¿Están bien mentalmente?

Sí, y además no queda otra. Tenemos diez finales por delante y si no estamos fuertes mentalmente en cada uno de ellos, nos vamos a complicar más la vida. Por mi experiencia sé que estas cosas pueden pasar, y sé que es una de las Ligas más competidas, y a todos nos va a costar, aunque desde principio de temporada sabíamos que este año iba a tocar sufrir más que otras temporadas. Pero aún queda, y lo que cuenta es el final.

¿Ve al equipo y al entrenador motivados para este duro esprín final?

Sí, claro, claro. Nosotros ya éramos conscientes de la dificultad. Es verdad que no pensábamos que íbamos a tener una racha tan mala, pero lo pasado, pasado está. Ya no podemos recuperar esos puntos perdidos, aunque hayamos merecido más, pero al final la Liga te pone donde mereces. Ahora esperamos que nos deje con tres equipos por detrás.

¿Le ha sorprendido el rendimiento y la llamada de Luis Enrique a Bryan Gil?

No me sorprende para nada. Entrenamos con él y vemos los partidos que hace. No tiene miedo a jugar el fútbol que le gusta, y es uno de los mejores extremos de toda la Liga, por eso es lógico que esté en la selección. Es un tío diferente.

Llega el Real Madrid…

Siempre es complicado jugar contra ellos. Se están jugando la Liga, pero nosotros nos jugamos la vida y vamos a ir a competir. Los diez partidos que quedan van a ser dificilísimos.

¿Cómo ve al equipo de Zidane?

Es cierto que han tenido algunos tramos en los que han fallado, pero cuando ponen en el campo todo su nivel, es muy difícil hacerles daño. Además, ahora Benzema marca la diferencia, porque está en un momento de forma increíble, pero espero que el sábado no tenga su mejor día.

Modric es otro veterano para el que parece que no pasa el tiempo…

Lo de Modric es increíble. Y creo que es un ejemplo para la gente joven, que se vea que si se hacen las cosas bien, se puede estar a ese nivel a pesar de la edad.

¿Cuál puede ser el secreto para puntuar?

Que ellos no tengan su mejor día, que nosotros tengamos un poco de suerte y acierto de cara al gol, pero sin pensar en que es el Madrid, sino saber que es un partido más. Un punto sería buenísimo. Tenemos que ganar, pero hay que seguir sumando. No nos vamos a engañar, el empate ante un equipo así sería bienvenido.

Griezmann se agarra al Barça

«Lo que me beneficia es estar en el campo». Claro y conciso. Así se mostraba Antoine Griezmann después del estupendo partido realizado por el Barcelona en su visita a la Real Sociedad. El francés abrió el marcador y en el nuevo sistema dibujado por Koeman parece sentirse mucho más cómodo. Sin embargo, dejó claro que no le preocupa el planteamiento, si no la confianza que se le profesa. Y es que, aunque su nombre aparezca como método financiero para sufragar fichajes futuros, él tiene claro que su horizonte se colorea en azul y grana.

El programa ‘Tot costa’, de Catalunya Radio, señala que el delantero está a gusto. Marcharse no es una opción en su mente y está muy tranquilo en lo que a su devenir respecta. Tiene tres años más de contrato (hasta 2024) y aunque en el club, según añade esta información, le consideran como uno de los candidatos a salir este verano, Grizi quiere seguir.

Antoine llegó a Barcelona en 2019 a cambio de 120 millones con una etiqueta, la de crack, que no ha logrado refrendar. El rey sigue siendo Messi, pero el Principito no ha conseguido formar parte a tiempo completo de su corte, como sí hicieron en el pasado Neymar o Luis Suárez o poco a poco consigue hacerlo un Ousmane Dembélé cada día más delantero. Eric Abidal ha reconocido en una entrevista concedida al Telegraph que fue «el presidente» el que «decidió fichar a Griezmann». «Si no, hubiéramos fichado a Griezmann antes. Creo al 100% que podríamos haber vuelto a fichar a Neymar», añadía el exdirector deportivo blaugrana.

Hristo Stoichkov añadía mayor pesaje a la balanza de las críticas. «Cuando Griezmann está, el Barça juega con diez», esgrimía el búlgaro. Una carga que se une a la rumorología continúa en la que se apunta a su adiós prematuro. Con la llegada de Joan Laporta al sillón presidencial, el ‘7’ se colocaba en cabeza en la lista de tareas de Mateu Alemany, nuevo director general de la entidad. Decidir sobre su futuro, con los goles de Haaland retumbando en la mente de Laporta, se aventura como una de las líneas maestras del nuevo proyecto del club.

Obstáculos

Un posible intercambio con Paulo Dybala aparecía en la prensa italiana hace escasas fechas. La eterna renovación del argentino, en horas bajas en la Juventus, colocaba de nuevo a la pieza de La Joya en el tablero barcelonés. En el pasado, tanto Griezmann gustaba en Turín como Dybala en Can Barça, de ahí que la Vecchia Signora, sabedora de que el deseo del club no va en la misma línea que el del jugador, aparezca como actor secundario en la partida y haya decidido tantear el terreno.

Laporta va con todo a por Haaland, el gran nombre que le acompañó en la campaña. Cada vez que el cyborg noruego aparece como futurible, la ola del rumor alcanza a Coutinho y Griezmann, los dos jugadores señalados para coser parte del agujero económico del club. Son quienes gozan de mayor mercado en lo que a retorno económico respecta. Sin olvidar que la posibilidad de que el Kun Agüero llegue a coste cero también jugaría en su contra. Más madera.

Seguir cultivando brotes verdes

Sin embargo, a pesar de todo este cúmulo de vallas, el ariete ha decidido, según la información manejada por Catalunya Radio, saltarlas todas y ganar la carrera. ¿Su meta? Aferrase al club y convencer a todos que la estrella sobre la que construir parte del futuro del club llegó procedente del Atlético de Madrid hace algo más de año y medio. Como decíamos, el 3-4-2-1 con el que Koeman plantea los partidos en estos momentos le beneficia.

Acompañar a Messi y huir del extremo, con la movilidad de Dembélé por delante, le permite potenciar una de sus mayores virtudes, la pared y la asociación. En sus dos últimos partidos ligueros, en la doble mediapunta, ha logrado ver portería (Huesca y Real Sociedad). En los cinco anteriores, a caballo entre el extremo izquierdo y el centro del ataque, se quedó a cero. Una realidad a la que debe aferrarse casi tan fuerte como a su deseo por seguir vestido de azulgrana. Ahora toca mantener el tono con Francia. Allí, nadie le pone en duda. A la vuelta, tocará seguir picando piedra y despejar las que aquí le acompañan.

El crack español en el que se fijó Kimmich

Con tan solo 26 años, Joshua Kimmich ya es considerado uno de los mejores centrocampistas del momento. A la hora de seguir perfeccionando su juego a lo largo de los años, el mediocentro del

se ha fijado constantemente en la manera de interpretar el fútbol de Xavi, al que considera como uno de sus grandes ídolos en la última edición del rotativo alemán Sport Bild, donde Kimmich respondió a un cuestionario confeccionado por aficionados.

«Mi modelo a seguir siempre fue Xavi Hernández del Barcelona«, explica el internacional alemán. «Nunca fue el mejor, pero actuaba con visión, cuidaba el pase y la técnica. Trataba de colocar a otros jugadores en el centro de atención. Me impresionó y fue hacia lo que quería orientarme. Le llegué a conocer durante nuestro stage de concentración en Doha y he de admitir que fue una experiencia genial», concluyó Kimmich.

Eso sí, el ex del VfB Stuttgart y RB Leipzig tuvo que esperar hasta que pudo jugar en la posición de su ídolo. En la Mannschaft y en Múnich, donde aterrizó a petición expresa de Pep Guardiola en 2015, comenzó como lateral derecho e, incluso, llegó a jugar de central. Fue tras la marcha de Philipp Lahm y Xabi Alonso en 2017 que Jupp Heynckes comenzó a darle minutos en el centro del campo hasta que se convirtió en el faro de un Bayern que, igual que el Barça de Xavi, se alzó con el sextete.

Iturralde: «No hay penalti a favor del Borussia Dortmund»

La segunda parte del Borussia Dortmund-Sevilla de la vuelta de octavos de Champions estuvo marcada por la polémica. Haaland reclamó un penalti en el 47′ después de que Koundé le agarrara con el brazo. La jugada siguió con el ataque del Sevilla y la contra del Dortmund que culminó en el segundo tanto de Haaland. Los jugadores hispalenses protestaron airadamente el choque del delantero noruego con Fernando antes del gol. Fue entonces cuando Çakir, árbitro del encuentro, acudió al monitor tras el aviso de Irrati, en la sala VOR, para revisar la falta entre Koundé y Haaland y señaló penalti para los alemanes.

Para Iturralde, colegiado de AS y Carrusel, el árbitro se equivoca: «Primero hay penalti de Koundé a Haaland por agarrón, no es falta porque no es claro y manifiesto, y como el balón no sale se vuelve todo atrás. Para mí no es penalti. Si no ha sido penalti da el gol y tira para adelante. Si te agarran de la camiseta para detrás no te caes para adelante. Los jugadores del Sevilla protestan el choque. No hay nada».

La polémica siguió cuando Bono hizo un feo gesto al delantero del Dortmund después de pararle el primer lanzamiento del penalti. El marroquí se encaró con él noruego, pero Çakir mandó a repetir el lanzamiento. Esta vez Haaland no falló y tras marcar se dirigió hacia Bono y varios jugadores del Sevilla le recriminaron el gesto al delantero. Iturralde indicó sobre la repetición del penalti: «¿Creéis que con los dos centrímetros el portero saca ventaja? La regla es la que es y te penaliza aunque sea un centímetro».

Los jugadores del Sevilla reclamaron penalti en el 96′. Tanto Lopetegui como su plantilla se quejaron ante Çakir respecto a una de las últimas acciones del encuentro y que el colegiado no señaló para después pitar el final del encuentro.

Histórico Liverpool: cinco derrotas seguidas en Anfield

Hubo un tiempo en esta temporada en el que Mason Mount era criticado por no rendir, por estar siempre en el once de Lampard, a pesar de su nivel ofrecido, por ser su ojito derecho. Hubo un tiempo en el que, recién llegado Tuchel, todos se preguntaban si Mount seguiría jugando con el técnico alemán, si Mount pasaría por encima de fichajes millonarios como Havertz o Ziyech. El tiempo ha acabado hablando: Mount es imprescindible en el Chelsea. Así lo ha demostrado semana tras semana y así lo demostró en Anfield, cuando un gol suyo dio la victoria a los ‘blues’ y los coloca en la cuarta posición de la Premier League. Mount recogió en el borde del área, se fue perfilando hacia el centro, esquivó a Fabinho y la colocó en el palo largo de Alisson, que volvía a la portería tras un partido de ausencia.

El duelo contra el actual defensor del título volvió a mostrar el bloqueo que sufre el Liverpool. Aunque sumaron tres puntos en la última jornada (0-2 al Sheffield United), los de Klopp han jugado 11 partidos de liga en 2021 y han perdido seis. En Anfield, la estadística es de cinco derrotas en seis partidos y apenas un gol a favor. Números que pocos habrían imaginado meses atrás. En total, 10 horas de fútbol en el feudo ‘red’ sin un gol (el primer disparo del partido para los locales llegó en el minuto 85). En total, cinco derrotas consecutivas como local en liga, algo nunca antes visto y con situaciones difíciles de pensar hace no tanto, como que Salah fuera sustituido a la hora de partido para dar entrada a un Diogo Jota, que ha estado de baja desde el 9 de diciembre. Cuánto ha cambiado el panorama desde el día que se lesionó.

Mientras que el Liverpool pone en serio peligro su entrada en el Top-4 de la Premier (ya son séptimos a cuatro puntos, una posición precisamente marcada por el Chelsea) después de haber perdido más partidos en Anfield en 2021 que en los cinco años anteriores con Klopp, los de Tuchel siguen confirmando su mejora: ocho partidos con el alemán, seis de ellos sin recibir gol.

Valverde, doctorado en derbis

A Valverde le van los derbis. El uruguayo llega a tiempo para el partido del Wanda después de haber disputado el lunes sus primeros minutos en más de un mes. El charrúa jugó el último cuarto de hora contra la Real Sociedad una vez recuperado de una lesión muscular que le tuvo cinco semanas lejos de los terrenos de juego. Un regreso con el que coger rodaje para un tramo decisivo de la temporada en el que tendrá que dar oxígeno al tridente indisoluble que forman Casemiro, Modric y Kroos en el centro del campo.

Tener al Atlético enfrente saca lo mejor de Valverde. Fede fue la gran sorpresa de Zidane en el once la pasada temporada en el Wanda. Le fogueó cuatro días antes para Osasuna. Con Modric saliendo de lesión, pareció una decisión para reservar a James de cara al derbi. Resultó ser una declaración de intenciones. El internacional celeste pasó con nota el examen contra los rojillos. «Hay que destacar a Valverde, que ha hecho un partido brutal», dijo Zidane, motu proprio, tras el partido. El técnico francés dio una pista, pero nadie la captó. Cuajó un partido sobresaliente. «Antes del derbi con el Atlético, sabía que estaba en el once y estaba muy nervioso y vino Casemiro y me dijo: ‘¿Estás nervioso?’. Y le dije: ‘No, que va’. Pero me vio la mano y estaba temblando», confesó semanas después en una entrevista en Real Madrid TV.

Su figura fue creciendo a base de grandes actuaciones, hasta el punto de discutir el puesto a un Modric que no terminaba de arrancar, y los resultados acompañaban al Madrid al compás de la presencia de Valverde. El derbi de la final de la Supercopa le doctoró. Quedaban cinco minutos y medio para el final cuando hizo una entrada a Morata para evitar que el delantero se plantara solo ante Courtois. Una falta canchera para una roja contradictoria. Dejaba a su equipo con diez, pero evitaba que el Atlético se quedara con la Supercopa en esa jugada. Los elogios esta vez vinieron del rival. «Fue la jugada más importante del partido de Valverde. Le dije que yo hubiera hecho lo mismo en su lugar», comentó Simeone. Pese a la expulsión, o quizás también por ella, se llevó el premio al MVP de la final.

El reseteo tras el confinamiento supuso un apagón, aunque fue varias veces titular en ese tramo final del campeonato camino de la Liga 34. Esta temporada le están lastrando las lesiones y el gran momento de forma y juego de Kroos y Modric. Ha pasado dos veces por la concurrida enfermería madridista. Estuvo un mes de baja en pleno otoño por una fisura en la espina tibial y consiguió llegar a tiempo para reaparecer con dos minutos en el derbi del Di Stéfano. Luego, tras el partido de Copa (20 de enero) una lesión muscular en el aductor le ha tenido cinco semanas KO. Apenas ha participado en 21 de los 34 partidos de esta temporada, sólo 12 como titular. Suma 1.170 minutos, el 13º del equipo. Volvió este mismo lunes contra la Real con la vista puesta en el derbi. El partido donde Valverde mejor imparte su magisterio.

El Barça cierra la sangría: deja la portería a cero un mes después

Una de las prioridades de Ronald Koeman era frenar la sangría de goles encajados en los últimos partidos. Desde hace un mes, el Barcelona era incapaz de dejar su portería a cero, acumulando ocho partidos consecutivos recibiendo como mínimo un gol. De hecho, los números no dejaban lugar a dudas: sumaba 16 goles en contra en los últimos ocho encuentros, dejando un promedio desolador de dos por partido.

El resultado de este miércoles rompe de esta forma una hemorragia preocupante en defensa. De hecho, se da la casualidad que el último partido que el Barcelona logró no encajar un gol fue precisamente ante el Elche el pasado 24 de enero, en el primer partido de la segunda vuelta. Desde ese día, todos los rivales que que se habían enfrentado al Barcelona habían conseguido batir a Ter Stegen: Rayo (1-2), Athletic (2-1), Granada (3-5), Betis (2-3), Sevilla (2-0), Alavés (5-1), PSG (1-4) y Cádiz (1-1).

Ahora está por ver si se trata sólo de una situación puntual o si el Barcelona ha encontrado el camino para asentar su línea defensiva. En todo caso, aparte de Gerard Piqué, que el equipo ha recibido su regreso con los brazos abiertos , y de Jordi Alba, que se encuentra en un momento de forma espectacular, las otras dos piezas en defensa abren muchas más dudas e incertidumbre.

En principio Sergiño Dest era el hombre llamado a ocupar la banda derecha, sobre todo tras la lesión de Sergi Roberto, pero su juventud, tiene sólo 19 años, y sus problemas musculares, le han impedido mantener una regularidadKoeman ha tenido que recurrir con un defensa del filial, que además jugaba como central en el equipo de Pimienta, para ocupar la banda derecha, cumpliendo el papel de forma digna.

Y si el lateral derecho es toda una incógnita, ya no digamos la plaza de central izquierdo. Ni Clement Lenglet ni Samuel Umtitilos teóricos candidatos a esa plaza, han demostrado ofrecer suficientes garantías, siendo un jugador que el año pasado tenía ficha del filial, Ronald Araújo, quien se ha ganado la propiedad por méritos propios. Sin embargo, una inoportuna lesión del central uruguayo ha dejado el puesto de central en una situación de interinidad alarmante.

Simeone prepara un once con novedades… pero sin João Féli

Simeone ha encontrado su once de confianza, pero en Eibar le va a tocar retocarlo por obligación. Tres titularísimos se pierden el partido de este jueves, cada uno por una razón diferente: Koke cumple sanción por amarillasHermoso arrastra un esguince de tobillo y Trippier está castigado por la Federación Inglesa. Además, parece que el Cholo volverá a dejar a João Félix en el banquillo, quizá para reservarlo para el domingo (Valencia), aunque también para premiar a Correa, goleador en el último partido.

El portugués no pasa por un buen momento deportivo, con unas molestias además en el tobillo que desde hace semanas le impiden brillar como venía haciendo. Contra el Sevilla no fue titular, sino que salió en el tramo final, y ese puede ser el plan para mañana en Ipurua. Será un partido de pierna dura, como le gusta decir al Cholo, y el trabajo que le ofrece Correa es de total garantía para el técnico. Se guarda una carta ganadora para la segunda mitad.

En el resto de líneas habrá novedades, pero menos sorprendentes, según lo ensayado por el entrenador. La ausencia de Koke, insustituible, es la que más dudas genera a Simeone, aunque parece que en su lugar entrará Saúl, auxiliado en el medio por Llorente. En defensa, si Hermoso no llega a tiempo, será Felipe quien forme atrás junto a Savic y Giménez. Para el lateral derecho, será turno de nuevo para Vrsaljko. Trippier se perderá los próximos partidos y el croata debe dar un paso al frente. El británico, a quien la FIFA le ha quitado la cautelar, no puede jugar, aunque este martes no se entrenó por unas molestias musculares. El futbolista está siendo sometido a pruebas médicas para diagnosticar su dolencia. No obstante, mientras el TAS no diga lo contrario, no podrá entrar en las convocatorias.

El equipo disputará nueve días después de su último encuentro, un parón que no se daba desde que jugaron las selecciones. El KO en la Copa concede un respiro a la plantilla, que después del domingo tendrá de nuevo otra semana libre hasta la visita al Cádiz…