Flick devuelve la ilusión a Alemania y apabulla a la Armenia de Caparrós

Tardó dos partidos Hansi Flick para dar su sello a una Mannschaft que lo único que venía generando en su afición era desilusión. Tres días después del poco vistoso 2-0 ante Liechtenstein en el que fue el debut del ex del Bayern en el banquillo alemán, su combinado arrasó a la Armenia de Joaquín Caparrós y le endosó un durísimo set (6-0) que le sirve para asaltar el liderato del Grupo J de la clasificación mundialista. Y, lo más importante, para devolver aquella ilusión a los hinchas de la tetracampeona del mundo que habían perdido hace mucho.

La resistencia armenia duró un minuto. Un disparo lejano de Mkhitaryan se marchó alto, lo demás fue un monólogo alemán. A los seis minutos de partido, Goretzka filtró un pase a Gnabry y el del Bayern no perdonó, abriendo la lata con un misil que casi rompe la red. Tenía ganas la Mannschaft. Y siguió a lo suyo. Juego directo, al primer toque y siempre buscando portería. En fin, estilo Flick. Otro derechazo del imperial Gnabry, la zurda de Reus y uno más de Werner terminaron sentenciando el choque ante la 88 del ránking FIFA antes de pasar por vestuarios.

El asedió no cesó en los segundos 45 minutos, con una Mannschaft desatada que buscaba redimirse de golpe de todas las decepciones vividas a lo largo de los últimos tiempos. Y disfrutó haciéndolo. Por ejemplo el joven Hofmann, que se estrenó como goleador a nivel internacional con un latigazo desde la frontal del área. No había tregua para los de Caparrós, que no fueron capaces de liberarse del asfixiante dominio alemán y terminaron marchándose a casa con un set en la maleta, obra del joven Adeyemi. Alemania mira con una sonrisa al futuro.