El líder llama a la puerta

Como a este Barça no hay por dónde cogerle, la prueba de esta noche en el Camp Nou (21:00 horas Movistar LaLiga) contra la Real Sociedad, se adivina como una piedra de toque excepcional para demostrar a todos aquellos que tratan de resolver la situación real, o algo parecido, del equipo de Koeman . El líder llama a la puerta de un Camp Nou en un duelo que sin duda va a evaluar a su equipo en consonancia al resultado de esta noche ante los vascos. O caja o faja. No hay más.

Para el Barça esta noche sólo vale el resultado, no se puede mirar más allá. En otro tiempo se apuntaría a la manera, pero a día de hoy no hay más que el puesto en la clasificación, o el teletexto que decía un ilustre como Begiristain, figura que une a la Real y al Barcelona como ninguna.

La Real Sociedad comparece en el Camp Nou como líder en un partido adelantado de un campeonato que tiene partidos pendientes ante un equipo que no sabe dónde está. Un lío tremendo que tiene dos lecturas. Una es la que favorecería a los de Imanol, que pueden dar una estocada a un rival que hace tiempo que no sabe dónde está. Un triunfo txuri-urdin sería gasolina para los vascos, que vería cómo su candidatura se reafirma mientras que para el Barça sería la constatación de que el curso es de objetivos mínimos.

Pero lo inesperado de este partido, que llega emboscado, supone una oportunidad para los de Koeman, que con los números en la mano igual no están tan mal como parece. Al loro.

Koeman exigió a los suyos hace dos semanas ganar todos los partidos hasta fin de año y a la primera curva sus muchachos se fueron de la pista en CádizNo se admiten más errores en el Barcelona ni que esté la Real delante. Hace un mes, el empate se daba por bueno, ahora, el triunfo es inexcusable para un equipo que sabrá después de este test que es lo que puede ser de mayor en LaLiga. Si hay partidos que marcan un antes y un despuéseste es uno de ellos.

Rober y Araujo narran las victorias de Las Palmas

En cuanto a su clasificación liguera, 10º puesto en estos momentos, poco o nada se le puede reprochar a Las Palmas, que ahora mismo anida a dos puntos de los playoff y se mantiene siete por encima del descenso. Otro análisis merecen sus 15 goles marcados y encajados, solo superado por el Espanyol en el apartado anotador (17), y por Málaga y Castellón en la estadística de los recibidos, con 16.

En cualquier caso, la UD suma de momento cuatro victorias, todas ellas con un denominador común: en las mismas jornadas de éxito solo marcaron Araujo y Rober. O, al menos, fueron decisivos en la consecución del gol, como el caso del extremo sevillano en el derbi canario del pasado domingo.

Ocurrió que, apenas dos minutos después de empezar e segundo tiempo del partido contra el Tenerife, un córner botado por Las Palmas lo acabó recogiendo Rober dentro del área y su centro envenado centro posterior, tras tocar en Vada, se coló en la portería chicharrera tras un monumental fallo de Ortolá, portero visitante. No fue suyo el gol, pero sí más que decisiva su participación en la consecución del mismo.

Antes, la UD consiguió su primera victoria liguera contra el Logroñés (4º jornada), merced a sendos goles del propio Rober y Araujo. El delantero argentino sentenció al Almería (6ª jornada) dos partidos después con un doblete para el 2-0 final, y acto seguido capituló el Castellón, 2-1, repartiéndose ambos la eficacia realizadora.

El domingo, Rober cocinó el gol que derrotó al Tenerife. Y es que, de momento, él y Araujo son los narradores de las victorias de Las Palmas, que además dejó su portería a cero tras cinco partidos seguidos encajando.

Sin noticias de Orlando Sá

¿Qué pasa con Orlando Sá? Es una pregunta que se hacen muchas de las personas que siguen el día a día del Málaga. El delantero portugués llegó a La Rosaleda este verano como uno de los jugadores llamados a liderar este nuevo proyecto marcado por la austeridad económica. Después de un largo periodo de inactividad debido a una importante lesión en el tendón de Aquiles, Sá vio en el Málaga la oportunidad perfecta para tratar de recuperar su nivel en un campeonato muy exigente como es la Segunda División española.

El ariete no escondió desde el primer día que después de tanto tiempo sin competir necesitaría de un margen algo mayor que el resto de sus compañeros para alcanzar un estado físico óptimo. Pellicer ha destacado en varias ocasiones su compromiso y su implicación dentro del vestuario. La última defensa del técnico al delantero fue este mismo sábado, en la previa de la visita a Ponferrada: «Es el jugador con más experiencia del grupo y es un ejemplo. Va a tener su protagonismo, nos va a ayudar y va a ser protagonista, no tengo dudas».

Sin embargo, Orlando Sá se marchó del Toralín sin disputar un solo minuto, situación que se ha repetido en los tres últimos partidos. El ‘9’ del Málaga apenas ha disputado en lo que va de temporada 136 minutos repartidos en seis encuentros. Su rol dentro del equipo ha ido disminuyendo a pasos agigantados en las últimas jornadas. De hecho, no ha participado en seis de los ocho últimos envites ligueros (dos se los perdió por lesión) y en los dos que ha jugado, ante Sporting y Mallorca, sólo ha disputado cuatro minutos en cada uno.

Matos, un rendimiento discutible

José Joaquín Matos es otro de los jugadores del Málaga que están actualmente en el ojo del huracán. Empezó la temporada a buen nivel, pero su rendimiento ha decrecido considerablemente. Hasta el punto que Pellicer utilizó a Iván Calero a pierna cambiada en la banda izquierda en Sabadell por delante el lateral zurdo. La baja de Ismael Casas por molestias musculares abrió las puertas de la titularidad a Matos en Ponferrada. Y el blanquiazul no tuvo su mejor encuentro. Le faltó acierto en ataque y defensivamente estuvo excesivamente blandito en el gol de la Ponferradina. Curro Sánchez le ganó la partida al lateral malaguista y anotó el 1-1 que evitó que el equipo de Pellicer sumase un nuevo triunfo a domicilio.