La fiesta del Cardassar

EI Atlético se llevó el mayor disgusto de la temporada pasada en la Copa del Rey. El equipo rojiblanco cayó eliminado en su debut a manos de la Cultural Leonesa en un partido para olvidar y que dejó marcados a varios jugadores del conjunto de Simeone. Los rojiblancos empezaron ganando, pero se dejaron llevar y dijeron adiós a esta competición a las primeras de cambio.

La Copa es un torneo que gusta mucho en el club madrileño. El Atlético se llevó sus dos primeros títulos coperos derrotando al Real Madrid campeón de Europa en su estadio. Nadie podrá olvidar el gol de Futre también en Chamartín o a Koke plantando la bandera del Atlético en el mismo recinto un inolvidable 17 de mayo de 2013. Gusta mucho la Copa y para que lleguen esos históricos momentos hay que jugar encuentros como el de hoy ante el Cardassar, un modesto de Tercera División de Baleares.

Para el Atlético el encuentro es como se dice vulgarmente un marrónPara el Cardassar es todo lo contrario, una fiesta, un día único en la historia de la entidad y ojalá que la visita del Atlético sirva para poner un punto de alegría ante pasadas desdichas. Durante dos horas los jugadores del equipo de Sant Llorenç verán cumplido el sueño que algún día a lo mejor tuvieron de enfrentarse a uno de los grandes. Es lo bonito del fútbol y particularmente de la Copa.

Cierto es que en principio Simeone dará minutos a los que habitualmente juegan menos. Es el momento de ver en acción a alguno de los futbolistas que pueden aparecer a lo largo de la temporada. Puede debutar Gbric, el portero croata llamado a ser el sustituto de Oblak. La Copa tiene que ser su torneo. También debería entrar en escena Vrsaljko, a quien le torturan las lesiones. Trippier tendrá, por fin, un merecido descanso. Veremos si tiene unos minutos Saponjic o si el Cholo pone a alguno de los jugadores del filial junto a futbolistas que tienen que ir a más, como los Lodi, Lemar, Torreira o Kondogbia.

El Atlético viaja el mismo día y lo hace con el objetivo de evitar sorpresas. La Copa puede ser una tabla de salvación si la temporada se tuerce. Por cierto, no le vendría mal a alguno de los protestones del equipo rojiblanco viajar y entender que nadie es intocable en este equipo. Sólo hay uno que manda.

Al Valencia solo le falta que se la líe hoy el Terrassa

Terrassa es ciudad futbolera desde los albores del Siglo XIX. Hay registros de partidos desde 1902. El club fue fundado en 1911, antes incluso que el Valencia (1919). Su vida ha transcurrido más por la Segunda B y actualmente milita en Tercera. Su época dorada la vivió curiosamente a la par que los blanquinegros. Así, mientras el Valencia ganaba la Liga en 2002, el Terrassa tocaba techo en Segunda, con el añadido de que en Copa se enfrentó al Real Madrid, con un inolvidable 3-3 en un Olímpic lleno con 12.000 almas.

Hoy Terrassa, pese a que sus gradas estarán vacías porque la Generalitat impide público por la pandemia, sueña con liársela al Valencia , un equipo que hasta que se juegue la final aplazada sigue siendo el vigente campeón (aunque la RFEF decretó -con lógica- que no luzca el logo). Los de Xevi Molist, compañero de Puyol y Gerard López en el Juvenil del Barcelona que se proclamó campeón de Copa del Rey en 1996, solo han perdido un partido y en seis dejaron su portería a cero. Sergi Arranz es su veterano (31 años) y su goleador. 14 goles llevan entre todos en ocho jornadas, por solo tres encajados.

A Gracia le preocupa más el césped artificial que las críticas que recibe por el juego de su Valencia. «Solo puede estar de acuerdo con ellas», confesó el navarro, quien aclaró que «nadie de club me ha dicho» que tire la Copa, un torneo que Peter Lim menosprecia incluso cuando lo gana. Por ello, por el césped, entrenó ayer en sintético. Y por si acaso también ensayó penaltisLato causa baja por coronavirus. En su lugar (Gayà también causa baja por lesión), Jesús Vázquez, hijo de Braulio, director deportivo de Osasuna. Koba y Esquerdo entrarán en el plan rotaciones y debutará bajo palos Rivero.

Ficha y posibles alineaciones:

Estadio: Olímpic

Horario: 19:00 (DAZN)

Árbitro: Cuadra Fernández (Islas Baleares)

Terrassa: Ortega; Salva Torreño, Mico, Pelegrín, Lucas Viña; Álex Fernández, Nono; Villaverde,  Josu, Jaume Pascual; Sergi Arranz (entrenador: Xevi Molist)

Valencia: Cristian Rivero; Thierry Correia, Mangala, Diakhaby, Jesús Vázquez; Jason, Koba, Esquerdo, Cheryshev; Manu Vallejo y Sobrino. (entrenador Javi Gracia)

El líder llama a la puerta

Como a este Barça no hay por dónde cogerle, la prueba de esta noche en el Camp Nou (21:00 horas Movistar LaLiga) contra la Real Sociedad, se adivina como una piedra de toque excepcional para demostrar a todos aquellos que tratan de resolver la situación real, o algo parecido, del equipo de Koeman . El líder llama a la puerta de un Camp Nou en un duelo que sin duda va a evaluar a su equipo en consonancia al resultado de esta noche ante los vascos. O caja o faja. No hay más.

Para el Barça esta noche sólo vale el resultado, no se puede mirar más allá. En otro tiempo se apuntaría a la manera, pero a día de hoy no hay más que el puesto en la clasificación, o el teletexto que decía un ilustre como Begiristain, figura que une a la Real y al Barcelona como ninguna.

La Real Sociedad comparece en el Camp Nou como líder en un partido adelantado de un campeonato que tiene partidos pendientes ante un equipo que no sabe dónde está. Un lío tremendo que tiene dos lecturas. Una es la que favorecería a los de Imanol, que pueden dar una estocada a un rival que hace tiempo que no sabe dónde está. Un triunfo txuri-urdin sería gasolina para los vascos, que vería cómo su candidatura se reafirma mientras que para el Barça sería la constatación de que el curso es de objetivos mínimos.

Pero lo inesperado de este partido, que llega emboscado, supone una oportunidad para los de Koeman, que con los números en la mano igual no están tan mal como parece. Al loro.

Koeman exigió a los suyos hace dos semanas ganar todos los partidos hasta fin de año y a la primera curva sus muchachos se fueron de la pista en CádizNo se admiten más errores en el Barcelona ni que esté la Real delante. Hace un mes, el empate se daba por bueno, ahora, el triunfo es inexcusable para un equipo que sabrá después de este test que es lo que puede ser de mayor en LaLiga. Si hay partidos que marcan un antes y un despuéseste es uno de ellos.