Wu Lei, brotes verdes

 

Juegue mucho o poco, si algo no deja Wu Lei es indiferente. En su país, lógicamente, porque cualquiera de sus acciones se convierte en ‘trending topic’ de redes sociales como Weibo. Y en el Espanyol, porque viene de demostrar en todo un derbi –como ya evidenció con aquel apoteósico 2-2 ante el Barcelona el 4 de enero de 2020– que a veces menos es más. Y lo hizo justo el día en que cumplía 50 partidos en este 2021.

Únicamente disputó Wu Lei 12 minutos en el Barcelona-Espanyol del pasado sábado, ya que entró en el 78′ como sustituto de Adrián Embarba, y le tocó atacar no como delantero centro (su demarcación natural) ni desde la izquierda (su posición más habitual en el equipo perico) sino irrumpiendo por la banda derecha. Y, aun así, merodeó el gol en un par de ocasiones clarísimas.

En la primera, sirvió una deliciosa asistencia a la cabeza de Nany Dimata, quien completamente solo ante Marc-André Ter Stegen envió el balón desviado. La segunda coincidió con la última acción del partido, cuando estuvo atento a un despiste del experico Philippe Coutinho para tratar de repetir su propia hazaña en un derbi, aunque le faltaron centímetros.

Y tiene mérito que se acercara tanto el atacante al gol del empate, teniendo en cuenta que en esos pocos minutos que jugó apenas le dio tiempo a tocar el balón en ocho ocasiones, a participar en dos duelos y a dar cuatro pases.

Nada que ver su participación en el Espanyol con lo que está acostumbrado a hacer con la selección china, de la que es el líder y único futbolista que juega en Europa. En este último parón, de la semana pasada, marcó en los dos partidos, ante Omán y Australia –este, de penalti frente a Matt Ryan, portero de la Real Sociedad, próximo rival perico– y fue designado por la AFC (la UEFA asiática) como mejor jugador del continente en esa semana de compromisos internacionales, con un 38’44 por ciento de los votos entre ocho candidatos.

Recién cumplidos los 30 años, el pasado viernes, nueve goles ha marcado Wu Lei con China en este 2021, los mismos por ejemplo que Karim Benzema y Antoine Griezmann con Francia, o que Lionel Messi con Argentina. Sin embargo, con el Espanyol únicamente anotó uno, el 6 de enero, en partido de la Copa del Rey frente al Burgos.

Y eso que, entre compromisos de su equipo (40) y de la selección (10), acumula ya 50 partidos de todo tipo en este año natural. Un promedio de un encuentro cada seis días. Le quedan entre cinco o seis hasta el 31 de diciembre para ratificar que esos brotes verdes exhibidos en el tramo final del derbi, en un escenario exigente como el Camp Nou, pueden crecer hasta ver de nuevo al Wu Lei de antaño.

Aprobados y suspensos de un Espanyol anticompetitivo

 

Diego López: En los primeros diez minutos de partido tuvo que hacer hasta cuatro intervenciones de mérito ante la avalancha del Getafe. Surgió el portero que se agigantó ante el Athletic. No pudo hacer más en el 1-0 de Unal pero, en cambio, no midió bien la salida en el 2-1 del mismo delantero. El pase de Aleñá van tan alto y cerca del área pequeña que Diego debió haber salido.

Aleix Vidal: De nuevo actuó como lateral, posición por la que no fue fichado, ante la baja de Óscar Gil. Superado en la primera mitad, no logró frenar las internadas de Koffi ni tampoco logró conectar con la siguiente línea de juego cuando tenía el balón. En el segundo tiempo se internó más por el costado y puso algún centro, pero sin demasiada precisión.

Sergi Gómez: No logró anotar en sus años en Sevilla, pero en cambio ya se ha estrenado como goleador con el Espanyol. Su acierto no tapa su gris encuentro. Salió en la fotografía del 1-0 al no taponar con agresividad la chilena de Unal, y posteriormente también se mostró blando. El Getafe creó ocasiones en el área y su delantero fue el mejor.

Cabrera: Remató al larguero en el córner que propició el 1-1. Es el segundo remate a la madera de la temporada. El uruguayo fue el delantero más peligroso del Espanyol en ausencia de RdT, labor que no le toca. Defensivamente se vio inexpugnable en el juego áereo pero con carencias en las acciones que le ganaron la espalda, como el 2-1 de Unal.

Pedrosa: El Getafe desequilibró por su costado en la primera mitad. No logró frenar a Nyom o Damián, dos jugadores más lentos pero con más corpulencia, por eso intentaron buscar ese costado en el juego aéreo. En ataque, el canterano se desplegó menos de costumbre debido al poco dominio del juego del Espanyol. Sus internados, eso sí, fueron el mejor argumento ofensivo del Espanyol en el segundo tiempo. Quizás el único.

Morlanes: Su juego fue intrascendente. Sin control de balón, asfixiados por la presión del Getafe, el mediocentro no tocó balón en los primeros 20 minutos. Cuando se sosegaron los blanquiazules, el aragonés ayudó para iniciar las jugadas, pero no era ni su día ni tampoco el del Espanyol.

Darder: El centrocampista fue sustituido al descanso después de una primera parte gris, como la del resto del equipo. En los primeros 20 minutos, el Espanyol no pasó de mediocampo y Darder apenas interaccionó con el juego. Un pase al espacio para Pedrosa y una tarjeta amarilla por una entrada por detrás fueran sus únicas acciones trascendentes.

Melendo: Desaparecido en los primeros 45 minutos. Superado defensivamente, sin opción de ayudar al centro del campo pues el Getafe atacaba por los carriles exteriores, apenas logró jugar en campo rival debido a la gran densidad de jugadores azulones en esa zona. El jugador fue sustituido para cambiar el sistema.

Embarba: El capitán no fue un jugador determinante en ausencia de RdT. Su pasividad al pelear un balón con Koffi propició el remate de Unal, mientras que en ataque tuvo una ocasión clara en el primer tiempo que lanzó al cuerpo del portero, quien despejó fácil. Todas las faltas que lanzó fueron a la barrera y, aunque logró desequlibrar, el Getafe lo frenó con faltas.

Dimata: El delantero demostró que no es un nueve puro, que necesita a alguien junto a él para poder ser trascendente en el juego. Un remate de cabeza en fuera de juego que desbarató Soria fueron sus únicas acciones. Impreciso técnicamente y lento en sus movimientos, no consiguió crear peligro. Los centrales azulones lo controlaron bien.

Nico Melamed: El número 21 mantiene la irregularidad en su primer año en Primera. En el Coliseum tocó ofrecer su cara más discreta. Superado por Nyom en defensa, le penalizó el estilo de juego directo y ofuscado del Espanyol. No logró desbordar ni lanzar a puerta y acabó sustituido.

Loren: Aunque se especulaba con su titularidad, el andaluz finalmente jugó 45 minutos después del descanso con 1-1. Desaparecido, sin ganar duelos ni dar continuidad al juego. El delantero no se encuentra en este Espanyol.

Yangel: Poco a poco va acumulando minutos, pero en esta ocasión, y después de las buenas sensaciones en Elche, el venezolano se vio superado por las circunstancias del encuentro. El Getafe maniató al Espanyol. Yangel abarcó terreno pero no consiguió ayudar a la construcción del juego ni llegar al remate desde segunda línea al margen de un gol anulado por fuera de juego.

Puado: Salió por el costado izquierdo, aunque actuó en todas las posiciones de ataque. Forzó córners y remató una ocasión que se fue desviado. Se diluyó en la anticompetitividad perica.

Keidi Bare: El mediocentro le aportó fuerza y carácter, también otro ritmo al equipo en la presión, pero no fue suficiente. Tampoco pudo incidir más.

Wu Lei: Intrascendente. Jugó el añadido.

Ünal, con dos golazos, dibuja una sonrisa en el Getafe

El camiseta Getafe barata logró la primera victoria de la temporada. La firmó Enes Ünal al anotar dos goles de bella factura, uno de chilena y otro al rematar según caía el balón. Posiblemente fue el mejor partido del Getafe esta temporada. seguramente fue el peor partido del camiseta Espanyol barata.

Cuando hay necesidad de ganar lo mejor es atacar sin tardar, y a los 40 segundos de partido el Getafe tuvo la primera ocasión de gol con una volea de Ünal. Afinó más Aleñá con su disparo cinco minutos después, pero Diego López hizo el primer paradón de su notable actuación. Acto seguido, el veterano portero (39 años) se mostró felino al sacar abajo un remate de Arambarri. Ünal, de cabeza, también probó a Diego López.

El Getafe dominaba. El Getafe llegaba. El Getafe remataba y Diego López paraba. Fueron los mejores minutos del Getafe de toda la temporada.

Quique Flores buscó en su libro de soluciones y sorprendió jugando con defensa de tres centrales, pero sobre todo sorprendió con Koffi de titular, un joven de 19 años nacido en Ghana y que juega de lateral izquierdo en el filial. Koffi, cuyo nombre oficial es Emmanuel Amankawaa Akurugu, debutó la temporada pasada con el primer equipo del Getafe al jugar 45 minutos frente al Barcelona. Esta temporada disputó seis minutos, curiosamente, también contra el Barcelona.

En el Espanyol, la novedad fue la titularidad de Dimata, delantero de 24 años nacido en la República del Congo pero de nacionalidad belga a quien el club perico fichó del Anderlecht.

La jugada del 1-0 tuvo como penúltimo protagonista a Koffi, que apareció por detrás en el área rival para anticiparse a un Embarba que se quedó sesteando. Koffi, a la vez que robaba el balón, hacía una dejada con el pecho para Ünal, que se inventó un golazo de chilena como recurso al encontrarse de espaldas a portería. Una maravilla de Ünal, delantero turco que con 18 años fue fichado por el Manchester City por su inmensa calidad y brillante futuro pero que siempre fue cedido no llegando a vestir de celeste citizen.

Si bello fue el 1-0 también tuvo su atractivo el 1-1, pues antes de rematar Sergi Gómez primero envió el balón a la escuadra Cabrera, de cabeza. Incomprensiblemente, Soria se había vencido hacia atrás cuando el balón se acercaba a la línea de gol.

Lo que le cuesta al Getafe hacer un gol y la facilidad con la que se los hacen. Ünal, saltando solo y rematando de cabeza falló el 2-1 al filo del descanso.

La segunda parte comenzó con susto para el Getafe al encajar un nuevo gol (52’), pero anulado por fuera de juego. Primero de Dimata en el cabezazo inicial que despejó Soria y también de Yangel Herrera en el remate final.

Si cierto era que se estaba viendo al mejor Getafe de la temporada, más cierto era que estaba siendo el partido de Ünal. Para él estaba reservada la gloria del 2-1, al rematar según caía del cielo una asistencia de Aleñá rebotada en Morlanes.

De ahí al final el partido se consumió entre interrupciones, faltas, balón parado y pérdidas de tiempo.

Centenario Wu Lei

De titular, como en otras 54 ocasiones, Wu Lei jugó su partido oficial número cien con el Espanyol desde que llegara en enero de 2018. Venido a menos el curso pasado, cuando se convirtió en el cuarto delantero por detrás de Javi Puado, Raúl de Tomás o Nanny Dimata, el atacante solamente participó el 27% de los minutos, pero ha empezado el curso de la mejor manera, de titular y alcanzando una cifra simbólica. Wu Lei centenario.

Abriendo el foco de este dato, Wu Lei, que cumplirá 30 años en noviembre, se ha convertido en el decimonoveno extranjero que alcanza la centena de partidos con el club blanquiazul, y tiene a tiro si el curso acontece según los cauces habituales a jugadores que dejaron poso como Pablo Zabaleta (107), Cristhian Stuani (117) o Maxi Rodríguez (113). El delantero, que renovó recientemente hasta 2024, tiene por delante esta campaña y dos más para seguir ampliando sus cifras.

Pese a que el registro y el decorado podía ser ideal para el internacional chino, con un Osasuna con la defensa adelantada que dejaba espacio a la espalda de sus desprotegidos centrales, Wu Lei acabó sustituido en el minuto 62 y apenas tocó el balón. Lo hizo en 12 ocasiones según los datos de Opta, ninguna de ellas dentro del área, acertando un 50% de pases, uno de ellos, de forma involuntaria, sirvió para que Adrián Embarba tuviera una de las mejores oportunidades del encuentro.

Un verano entre cuarentenas y ‘casi’ sin vacaciones

El delantero del Espanyol ha vivido un verano complicado a causa de los partidos con su selección y de las restricciones debido a la pandemia. Desde que fuera el 15 de mayo, solamente disfrutó de una semana de vacaciones en China junto a su familia. Antes, tuvo que guardar cuarentena en su país y en los Emiratos Árabes donde ayudó con sus goles a que su selección siguiera viva en la lucha por meterse en el Mundial de Qatar. Al regresar a su patria, tuvo que estar 21 días en un hotel. Solo pudo salir a entrenarse.

Implicado desde el primer día, los cien partidos de Wu Lei son solamente la punta del iceberg de la importancia del doble Balón de Oro chino, jugador franquicia del presidente Chen Yansheng y que ha ayudado a la expansión del Espanyol en China. El jugador regresa con un récord a Primera. Otro más. Es el chino con más participantes, goles, titularidades de la historia de LaLiga. Espera, eso sí, no ser el actor secundario del curso anterior.

El vuelo de Pedrosa y Puado en Primera con el despegue de Gil

Imprescindibles esta temporada en el camiseta Espanyol barata , en Segunda División, y habituales durante la clasificación y también la primera fase del Europeo, disputada en marzo, era un secreto a voces que Luis de la Fuente, seleccionador de la Sub-21 española, convocaría a Adrià Pedrosa y Javi Puado para los cuartos de final (y, en consecuencia, posibles semifinales y final) del torneo continental. Algo más novedosa ha sido la citación de Óscar Gil. Los laterales y atacante pericos jugarán el lunes 31 ante Croacia en Maribor (Eslovenia), por lo que se perderán la última jornada de LaLiga Smartbank. No en vano, ellos ya vuelan en Primera.

Escandaloso ha sido el curso de Puado, que ha participado en las 37 jornadas en las que ha estado disponible para Vicente Moreno, salvo ante el Fuenlabrada, precisamente porque acababa de aterrizar tras disputar como titular con la Sub-21 la liguilla del Europeo –ante Eslovenia, Italia y República Checa–. Si con la Rojita anotó un gol, en la escuadra blanquiazul ha explotado. Se ha visto directamente involucrado en 20 dianas, con 12 tantos anotados y ocho asistencias. Sus 2.465 minutos en LaLiga son más que la suma de los que jugó entre la temporada 2018-19 con el Espanyol en Primera (348′) y la pasada campaña cedido en el Real Zaragoza (1.696′, con cuatro goles y cinco asistencias).

También Pedrosa ha jugado más esta temporada en Segunda, 2.666 minutos, que entre los dos ejercicios anteriores (759′ y 1.081′, en orden cronológico), con 31 partidos como titular, un gol y cinco asistencias, pero sobre todo una madurez que solo van dando el cúmulo de encuentros y la edad (23 años cumplió la semana pasada). Por su posición, el lateral izquierdo, tiene más competencia en la Selección –suele proponer De la Fuente un carril zurdo con Juan Miranda (Betis) y Marc Cucurella (Getafe)–, pese a lo cual fue titular ante Chequia, en el último compromiso de esa primera fase del Europeo jugada en marzo.

Por su parte, ha acabado Óscar Gil participando en 32 compromisos, de los cuales 22 como titular y 2.065 minutos, repartidos sobre todo entre el mes de diciembre de 2020 y desde que Miguelón Llambrich sufrió su grave lesión, en febrero, frente al Mallorca. También ha participado del pastel de los goles, con uno anotado y tres repartidos, y lo que le falta es precisamente debutar con la Selección, después de haber gozado de una primera experiencia el pasado mes de septiembre –siendo aún jugador del Elche– cuando fue suplente frente a Macedonia del Norte en el clasificatorio.

Canteranos, jóvenes, solventes e internacionales. Está claro que lo tienen todo para seguir siendo indiscutibles –especialmente Pedrosa y Puado– la próxima temporada con el Espanyol, en su retorno a la máxima categoría, aunque esas mismas virtudes convierten en dos de los futbolistas con mayor cartel de la plantilla perica, y con el desenlace del Europeo todavía por delante. Por ello, de su continuidad dependerá en parte lo que quiere ser el conjunto blanquiazul.

Además de Gil, firmado este curso hasta 2024, a Pedrosa le restan dos años de contrato, mientras que la patata caliente la tiene el club con Puado, quien queda libre en 2022 y por ahora no ha firmado su renovación, aunque Espanyol y los agentes del delantero se reunirán próximamente. Pueden ser dos de los protagonistas del verano. O de la próxima temporada.

Embarba alcanza 250 partidos en el mejor extremo de su carrera

Ocho meses exactos le bastaron a Adrián Embarba, desde su fichaje por el Espanyol en enero de 2020, para convertirse en uno de los capitanes del conjunto perico, a finales de octubre. El liderazgo lo lleva en la sangre, es una de las cualidades que le llevaron a portar durante años la bandera del Rayo Vallecano y, en consecuencia, a recalar en el RCDE Stadium. El extremo cumple 250 partidos oficiales (132 en Segunda, 107 en Primera y 11, en la Copa del Rey) en su momento de mayor plenitud.

Nueve goles lleva Embarba esta temporada y 14 asistencias, el que más entre Primera y Segunda División. Unos números que aún puede mejorar para convertirlos en el mejor curso de su carrera, ya que nueve dianas anotó también el curso pasado entre Rayo (siete) y Espanyol (dos), y llegó hasta los 15 pases de gol (11 en Vallecas, cuatro en Cornellà). Atrás quedan sus ocho tantos y 13 asistencias de la campaña 2017-18, con el Rayo, también en Segunda. Lo que sí ha conseguido ya, números en mano, es pulverizar sus promedios.

En sus 194 partidos con la camiseta del Rayo Vallecano, 13,939 minutos, anotó Embarba 33 goles (uno cada 422 minutos) y dio 41 asistencias (una cada 339′). Desde que milita en el Espanyol, hace 15 meses, ha disputado 56 encuentros oficiales, 4.153 minutos en total, con un balance de 11 goles (uno cada 377′) y 18 asistencias (una cada 230′). Queda claro que, a sus 28 años, el capitán Embarba presenta sus mejores guarismos. Preparado para volver a Primera.

Dimata y su sociedad con RdT: «Ha crecido nuestra amistad»

Si las pequeñas sociedades se forman desde el entendimiento en el juego y la complicidad emocional, Nany Dimata y Raúl de Tomás están siendo (y pueden serlo en el futuro) una pareja que reúne estas características. Desde que ambos coinciden en el equipo titular, el Espanyol no ha perdido, y los dos goleadores han demostrado ser complementarios. Esta química se traslada también fuera de los terrenos de juego, como explicó el belga a los canales del club perico.

«Fue casualidad. Una vez mi hermano necesitó el coche y RdT se ofreció a llevarme a casa. Desde entonces vamos muchos días juntos. Nos llevamos muy bien y ha crecido nuestra amistad», comentó el delantero, que acumula tres goles esta temporada, dos de ellos ante Almería y Mallorca en dos encuentros clave: «Le he podido marcar a dos rivales directos, aunque lo importante es el resultado que va consiguiendo el equipo», comentó el delantero.

Dimata echará raíces en el EspanyolEl jugador fue el único fichaje del mercado de invierno pero su cesión se convierte en compra obligatoria, de 2,2 millones de euros, en caso de que los pericos asciendan. Un sueño que cada vez es más realidad. «Si te soy sincero estoy a gusto, me he integrado, los compañeros me ayudan. Hay espíritu de equipo. Siempre será importante si puedo aportar», manifestó.

Después de dos años sin jugar por una lesión de rodilla, y sin oportunidades en el Anderlecht, Dimata agradece la paciencia de los técnicos del Espanyol a la hora de darle minutos y poder acelerar su rodaje. La apuesta de Rufete, director general deportivo, es la de recuperar al futbolista para la próxima temporada. «Le agradezco la confianza al club. Vuelvo a tener minutos y una buena condición física. Me siento en forma».

Solo Messi y Benzema tienen la misma madera que Embarba

Justo a tiempo, tras superar la COVID-19, se recuperó Adrián Embarba en la primera vuelta para reencontrarse con el Rayo Vallecano. Para rememorar sus siete temporadas en Vallecas y especialmente sus registros de la pasada campaña, 11 asistencias (además de siete goles) que le llevaron a fichar por el Espanyol y a terminar el curso siendo el máximo pasador de Segunda aun habiéndose marchado en enero. Ahora, justo un año después, el extremo recibirá al Rayo en el RCDE Stadium liderando una estadística muy diferente.

Se ha convertido Embarba, muy a su pesar, en el jugador de Segunda y de todo el fútbol profesional español –igualado solo por Lionel Messi y Karim Benzema, palabras mayores– que más disparos estrella en la madera de la portería rival. Con el del pasado sábado en Montilivi contra el Girona en una rosca que había superado a Juan Carlos Martín, lleva cinco esta temporada, por delante de los cuatro de Gerard Moreno e Iñaki Williams y los tres, entre otros, de su compañero Javi Puado y del goleador del Almería Umar Sadiq. También se topó con los postes el atacante perico ante Albacete, Mirandés, Leganés y Cartagena.

El desatino de Embarba –o su puntería fina, que hay que tenerla para acertar con el palo– erige también al Espanyol como el equipo profesional, junto al Real Madrid, que más veces ha estrellado sus sueños con la madera esta temporada. En hasta 12 ocasiones ha chutado al poste, por las 11 del Oviedo y del Zaragoza, y las diez del Atlético de Madrid, el Valladolid y el Leganés. Además de los cinco palos del extremo y los tres de Puado, en el Espanyol han corrido esa suerte Wu Lei (dos veces), Raúl de Tomás y Lluís López.

La representativa jornada 23

Con tanta madera, y a pesar de que lleva cinco goles esta campaña con el Espanyol, no consigue marcar Embarba desde el pasado 7 de noviembre, frente al Lugo. Y, con otras cinco asistencias, ninguna acaba en gol desde el 2 de diciembre en Cartagena.

A pesar de su peso innegable en el equipo de Vicente Moreno, se encuentra por ahora lejos de esos dígitos, 11-7, de cuando dejó el Rayo hace un año para enrolarse en el Espanyol. Lo hizo tras la jornada 23, exactamente la misma en que ahora los vallecanos visitarán Cornellà. Le queda todo un mundo por delante para revertir los guarismos, bastará con redirigir su pulso un par de centímetros.

Raúl de Tomás, goles de récord

Con sus 12 goles, no solo triplica Raúl de Tomás los cuatro que logró la pasada temporada desde que aterrizó en Cornellà-El Prat en enero, sino que se está convirtiendo en el ‘pichich’ de los ‘pichichis’ del EspanyolNingún otro, por soberbia que fuera su cuenta anotadora al final de LaLiga, llevaba tantos goles como los del madrileño al término de un año natural, en las fiestas navideñas. Ni siquiera en Segunda.

¿Y en Segunda? El único que se acercó, y mucho, a los registros de RdT fue Gabino Rodríguez, quien antes de la Nochevieja había marcado 11 goles en la temporada 1989-90. Eso sí, en lo sucesivo solo fue capaz de anotar uno más.

Ni Velko Iotov, con siete a estas alturas en la campaña 1993-94 (de los 13 que haría en todo el curso), ni los ocho de Cayetano Ré en la 1969-70 (17 al final) ni José Paredes, con seis de sus ocho dianas antes de Navidad en la 1962-63, pudieron alcanzar los guarismos de Raúl de Tomás. Y le quedan 23 jornadas para seguir haciendo historia.

Los ‘pichichis’ del Espanyol en el siglo XXI

Temporada ‘Pichichi’ perico Goles hasta fin de año Goles final de temporada
2020-21 Raúl de Tomás 12 ¿?
2019-20 RdT / Wu Lei / David López 0 / 1 / 0 4
2018-19 Borja Iglesias 8 17
2017-18 Gerard Moreno 7 16
2016-17 Gerard Moreno 6 13
2015-16 Felipe Caicedo 5 8
2014-15 Sergio García 7 14
2013-14 Sergio García 7 12
2012-13 Joan Verdú 5 9
2011-12 Kalu Uche 0 6
2010-11 Dani Osvaldo 6 13
2009-10 Dani Osvaldo 0 7
2008-09 Raúl Tamudo 3 6
2007-08 Luis García 5 13
2006-07 Raúl Tamudo 7 15
2005-06 Luis García / Raúl Tamudo 4 / 5 10
2004-05 Maxi Rodríguez 7 15
2003-04 Raúl Tamudo 2 19
2002-03 Savo Milosevic 4 12
2001-02 Raúl Tamudo 8 17
2000-01 Raúl Tamudo 3 11