El Madrid aplaza su decisión sobre Camavinga hasta abril

Eduardo Camavinga es el jugador elegido por Zidane para reforzar el centro del campo del Madrid la próxima temporada. El técnico francés considera al joven jugador franco-angoleño de 18 años como el complemento ideal para Casemiro en el eje de la medular. Los contactos entre el entorno del jugador y el Real Madrid han comenzado hace meses, pero el club blanco ha aplazado el avance de las mismas al próximo mes de abril, según ha podido saber As. El Madrid desea conocer el avance de la pandemia y la trayectoria que tendrá el equipo en la Champions para saber qué ingresos va a generar en estos primeros meses y la proyección de los mismos. La vuelta de público al Bernabéu resulta fundamental para las arcas madridistas.

El Rennes tasó a Camavinga en 70 millones de euros la temporada pasada, pero el Madrid en ningún caso llegaría a esa cantidad, puesto que el joven centrocampista finaliza contrato en 2022. Además, su rendimiento ha bajado respecto a la temporada pasada, cuando causó sensación y se convirtió en objeto de deseo de varios de los grandes equipos de Europa. De hecho, no sólo el Madrid está interesado en él, también el PSG, Bayern y Juventus le siguen muy de cerca.

Curiosamente, una de las claves para que Camavinga acabe recalando en el Madrid tiene nombre y apellido. Se trata de su agente, Jonathan Barnett. Viejo conocido del madridismo, puesto que representa también a Bale. El presidente de Stellar Group ha hablado en ‘L’Equipe’ sobre el interés del Madrid en Camavinga y ha dado una pista: «Tenemos una excelente relación con el Real Madrid. Pregúntales…».

Camavinga lleva disputados esta temporada 20 encuentros, ha marcado un gol y ha dado dos asistencias. Esta temporada se ha perdido cuatro partidos por lesión.

Mourinho le regaló a Reguilón por Navidad… ¡un cochinillo!

«Podría contar mil anécdotas maravillosas de Mourinho», asegura Sergio Reguilón. Al ser insistido sobre ellas, el internacional español no tarda en recordar una muy reciente. «Por ejemplo el día de Navidad, que sabe que estoy solo. Llegamos a entrenar el día 25 a las tres y tenía una caja en mi sitio. Lo abro y era un cochinillo cocinado ya. Me dijo «sé que estás solo en Navidad y así no tienes que cocinar la cena y cenas bien». Tiene detalles que la gente no sabe en el día a día, pero para un futbolista que esté pendiente de cómo estás tú aparte del fútbol es muy importante», cuenta Reguilón.

Lo cierto es que la conexión entre ambos ha sido máxima desde el primer momento, porque el entrenador portugués le dio rápidamente la titularidad y el canterano madridista ha respondido con compromiso y buen rendimiento sobre el terreno de juego.

No es la primera vez que Reguilón y Mourinho dejan una anécdota con la comida de fondo. En noviembre, el técnico colgó una foto junto a Sergio y un jamón en sus redes sociales. «Una promesa es una promesa. Me costó 500 libras (562 euros al cambio), pero yo cumplo mis promesas», escribió Mou. El técnico ‘picó’ a Reguilón para que hiciera un gran partido ante el City, prometiéndole un jamón. El defensa lo bordó y al portugués le tocó cumplir su palabra…

Aprobados y suspensos del Granada: ¿Penalti no pitado de Casemiro a Yangel Herrera?

1-Rui Silva: No tuvo trabajo en la primera parte porque el Real Madrid no le exigió. En la segunda parte las cosas cambiaron. A los 55’ hizo dos paradones seguidos y se llevó un palo poste de Asensio. No pudo impedir ninguno de los dos goles del Real Madrid.

2-Foulquier: Amonestado a los 26’ por quitarse con el brazo a Mendy. Descolocado en el origen del primer gol madridista. Diego le cambió por Quini porque varias veces se jugó la segunda amarilla. Regular actuación.

20-Vallejo: Reapareció tras varios partidos de ausencia por lesión y porque el Real Madrid no aplicó la famosa ‘cláusula del miedo’ pese a estar cedido. Se le adelantó Casemiro en el 1-0, Sustituido por Germán a los 84.

22-Domingos Duarte: Una muralla en la primera mitad. Lo cortó todo y sacó un balón casi bajo palos a Asensio pese a que se dañó en el tobillo. Continuó en el campo a muy buen nivel. El mejor de la defensa.

15-Carlos Neva: Le tocó vérselas con Lucas Vázquez y Carvajal. Peleó muchísimo en su banda izquierda. Fue de más a menos.

8-Yan Eteki: Sustituto natural del sancionado Gonalons como pivote con rol defensivo. Se dejó la piel pero a veces se descolocó. Todo corazón. Sustituido a los 63’.

21-Yangel Herrera: El VAR revisó un posible penalti reclamado por el venezolano por un posible agarrón Casemiro, que no fue tenido en cuenta. Muy dudosa acción. Disciplinado en la presión alta.

5-Luis Milla: Recibió una falta de Lucas que costó la amarilla al madridista. Atento para recibir y eficaz en la estrategia así como a los balones divididos. Le superó Benzema en el 2-0.

10-Antonio Puertas: Falló a los 30 segundos un gol clarísimo que le regaló Soldado. Courtoius le sacó en 57’ el posible 1-1. Jugó todo el partido y acabó reventado porque se mató.

9-Roberto Soldado: Grandioso pase de gol nada más empezar desaprovechado por Puertas. Corrió muchísimos kilómetros. Le faltaron ocasiones para rematar.

24-Kenedy: Empezó por la izquierda muy enchufado. Como suele hacer Machis intercambió de ala con frecuencia. No llegó a tiempo en la ayuda para frenar a Asensio en el 1-0. No hizo mal partido.

Desde el banquillo:

7-Luis Suárez: Salió a los 62’ por Eteki para aportar potencia. Le faltó entrar en calor.

26-Alberto Soro: Entró a los 62’ por Kenedy. Se movió en el centro del campo escorado por la derecha. No entró mucho en juego.

17-Quini: Entró para refrescar a Foulquier. Tapó mucho mejor la banda derecha y buscó el centro lateral. Cada vez que sale se le ve que va a más.

23-Jorge Molina. Entró, como casi siempre, por Roberto Soldado a los 73’. Lo primero que hizo fue un disparo que interceptó Casemiro. Salió fresco. Le faltaron minutos.

6-Germán. Diego le sacó en la recta final en busca de alguno de sus famosos remates de cabeza salvadores.

Diego Martínez: Como casi siempre realizó cuatro cambios con respecto a su once anterior. Amonestado a los 45’. Le planteó un partido muy incómodo al Real Madrid con presión muy alta sin renunciar a nada. Pese a la derrota, el Granada dio buena imagen.

 

Modric tiene un secreto

Vlatko Vucetic, catedrático de la Facultad de Kinesiología de Zagreb. El secreto de Modric tiene nombre y apellidos. Lleva el centrocampista Balón de Oro cinco años trabajando con esta eminencia de su país, siguiendo un exhaustivo programa de alimentación y preparación física paralelo al que hace en el Real Madrid y que tiene al liviano jugador rindiendo como un futbolista de 25 años. A sus 35, es el tercer jugador de campo con más minutos (1.070) del equipo de Zidane. Sólo le superan Benzema (1.094) y Varane (1.350). Su último mes ha sido para enmarcar: desde el 8 de noviembre titular en seis encuentros seguidos, con 519 minutos de 540 posibles, un 96,11%. Y todavía hay que añadir los 193 de 270 (71,48%) con Croacia en el parón.

Modric comenzó a trabajar con Vucetic para preparar el Mundial de 2018 en el que, a la postre, Croacia fue finalista. En ese momento el madridista se dio cuenta de que, esa preparación que siguió para poder jugar al máximo nivel siete partidos en un mes, funcionó, y siguió con él. Vucetic es una de las mayores eminencias del cuidado físico del deportista de Europa, y además tiene el título de entrenador, su profesión frustrada. Su método se centra el encontrar el punto de equilibrio perfecto para el cuerpo del jugador… Con Modric ha dado en la tecla. El trabajo del croata mezcla los aspectos físicos y mentales.

La actitud de Modric en el Real Madrid está siendo modélica. En su último año de contrato, a partir de enero puede negociar con cualquier club porque los Estatutos de la FIFA se lo permiten. Pero no tiene intención de hacerlo. Quiere firmar otra vez con el Real Madrid y, al contrario de lo que sucede con Ramos, no le importa hacerlo de año en año. Su sueño es retirarse vistiendo el blanco del equipo por el que firmó en 2012, procedente del Tottenham, por 30 millones de euros. Fue una apuesta personal de Mourinho y Mijatovic tuvo mucho que ver (por la amistad que tenía con Franco Baldini, entonces director deportivo de la entidad spur), con su llegada. Pocos futbolistas le han salido tan rentables a la entidad blanca como éste que consiguió romper el duopolio Cristiano-Messi con el Balón de Oro en 2018.

Es extraño que el Real Madrid todavía no haya llamado al croata para sentarse a negociar una renovación para la que Modric no pondrá problema alguno más allá que mantener su sueldo, que tras ganar el Balón de Oro pasó a ser de ocho millones de euros netos al año. Más aún, el centrocampista es, junto con Ramos, el líder absoluto de un vestuario en el que comienza a haber mucha juventud (Rodrygo, Vinicius, Valverde, Asensio….) pero falta de referentes.

En el club la disposición para renovar también es buena, pero aún echan cuentas de cómo quedará la masa salarial para la próxima temporada, en la que habrá que hacer sitio a nombres fuertes como los de Mbappé o Camavinga. O, al menos, esa es la intención.

Modric tiene el aval de Zidane. La química entre ambos es total, y no ha disminuido a pesar de que el francés comenzó a dosificar al medio desde la pasada campaña. “He jugado con magníficos técnicos”, dijo Modric hace poco en una entrevista en FourFourTwo. “Todos me han ayudado a crecer como jugador, pero si me haces elegir a uno, me quedo con Zidane. Mi relación con él es más especial que con cualquier otro. Hemos ganado muchísimos títulos juntos en el Real Madrid y creo que ha sido capaz de sacar mi mejor fútbol”. Sólo falta una llamada del Madrid para que puedan continuar su relación. “Llevo aquí ocho temporadas, ocho magníficas temporadas y he forjado una relación buenísima con todas las personas del club. Pase lo que pase, no habrá ningún problema”, ha llegado a decir el jugador. Desde luego, la afición lo pide a gritos. El 89% cree que debe renovar tras el sondeo realizado en AS.com.

Ramos, sobre su retirada de la Selección: «La cifra es mi cabeza» El central, que canceló su rueda de prensa, habló en las redes sociales: «¿Si tiraré el próxi

Sergio Ramos ha charlado con la Federación, en la previa del partido ante Alemania de la Nations League. En primera instancia, el central era el encargado de acompañar a Luis Enrique ante los medios de comunicación. Es más, la Selección había anunciado que era él. Finalmente, el de Camas anuló su comparecencia y fue suplido por Rodri. No se conocen los motivos, aunque podría deberse a su situación con el Real Madrid y la renovación. Aun así, tras su récord de internacionalidades (177) quiso ser el protagonista del vídeo publicado en redes sociales.

A sus 34 años, Ramos sigue en un gran estado de forma e incluso se dice que puede estar viviendo los mejores meses de su carrera deportiva. Pese a su carnet de identidad, el central no piensa, ni mucho menos, en dejar la Selección: «La cifra es mi cabeza. Hasta que el físico me aguante y, sobre todo, mi cabeza. Mientras siga manteniendo esa alegría y esas ganas e ilusión de querer seguir viniendo, vestir mi camiseta, representar a mi país. Mientras eso siga intacto, voy a seguir. Mi abuelo me decía que no deje de poner el ladrillito diario. Esto es cuestión de constancia y perseverancia, de estar todos los días«.

Preguntado por el próximo penalti, el zaguero no dudó: «Lo tiraré, por supuesto. Si no lo enfocase de esa manera dejaría de ser yo. Todo es un estado de ánimo, de confianza en mí mismo. Si llegase el momento y no sintiera esa confianza en mí mismo se lo dejaría a un compañero. Es un partido único. Nos jugamos estar en la Final Four y qué mejor manera que depender de nosotros. Es una oportunidad única para demostrar lo que queremos conseguir y hacia dónde queremos ir».

El jugador del Real Madrid también se mostró muy feliz de regresar a su casa, a Sevilla, para disputar uno de los partidos más importantes de la historia reciente de la Selección: «Volver a casa es una alegría tremenda. Pisar Sevilla me cambia el estado de ánimo, me entra una alegría mayor a la que tengo siempre. Superar un récord con mi Selección y a una leyenda como Buffon es muy gratificante después de tantos años, tanto esfuerzo, tanto sacrificio… Al final acabas recogiendo esa recompensa. He pasado muchas horas corriendo por aquí. Horas de silencio, de soledad, con mis personas fieles. Nunca te imaginas llegar tan alto».