El once de la jornada 19 de LaLiga SmartBank

La decimonovena jornada de LaLiga SmartBank tuvo once protagonistas que a continuación detallamos. Destacaron Yuri (Ponferradina), Guruzeta (Amorebieta), Bastón (Oviedo) y Stuani (Girona), con dobletes. Seoane (Huesca) y Brugman (Oviedo) marcaron uno y dieron otro. La defensa fue netamente goleadora: Ignasi Miquel (Huesca), Alejandro Francés (Zaragoza) y Carreira (Mirandés).

El puesto del mejor portero suele estar copado por metas que no encajan. Esta jornada no es el caso. Andrés recibió dos goles, sí; pero se gana el derecho de estar en dicha posición por todos los que salvó. El Huesca venció al Valladolid gracias a sus ocho intervenciones.

Pero claro, si encajas tantos, para ganar hay que marcar… y aquí aparece Ignasi Miquel. El defensa del Huesca estuvo astuto para adelantarse a su defensor y meter la cabeza, para alojar el balón a la red e inaugurar así su cuenta goleadora de la temporada.

El Zaragoza toma impulso en la clasificación gracias a su victoria ante el Eibar. El tanto fue obra de otro defensa, un Alejandro Francés que está completando una magnífica temporada: córner botado por Francho, el central quiebra a Róber Correa y la empala de volea al fondo de la portería.

A pesar de la derrota, el Mirandés estuvo a un alto nivel ante la Ponferradina. A decir verdad, no mereció salir derrotado. Carreira dio esperanzas al equipo burgalés, al marcar un gol con suspense, que en un principio parecía no haber entrado por completo en la portería.

Vale, su gol no fue de bella factura y a decir verdad tuvo algo de fortuna, pero la temporada de Seoane está siendo de notable alto y siempre hay que echarle un ojo. Esta jornada se gana su sitio en el once por su gol (el sexto de la temporada) y una maravillosa asistencia en el tanto anteriomente mencionado de Ignasi Miquel.

El Oviedo cimentó su victoria ante el Alcorcón gracias a dos jugadores. El primero de ellos fue Brugman, que fue el encargado de poner tierra de por medio en el marcador con un gol (de remate cabeza cruzado) y una asistencia (a Borja Bastón con un centro templadito).

Baena demostró ante el Leganés, que no hace falta marcar goles para aparecer en el once de la jornada. El centrocampista se ha gando este sitio con su doblete de asistencias, ambas a Stuani. La primera llegó tras una contra; la segunda después de un precioso centro. Pudo redondear su noche con un tanto, pero se lo anularon.

Hace unas líneas decíamos que la victoria del Oviedo ante el Alcorcón versó sobre dos jugadores. Nos quedaba uno, el más importante. Borja Van Bastón suma y sigue. Otro doblete para su cuenta y ya suma diez goles, uno menos que el máximo goleador de la caregoría Stuani.

Yuri ya es centenario. El delantero de la Ponferradina sobrepasó los 100 goles en Segunda, con un nuevo doblete para vencer al Mirandés. El ariete está en forma y todo lo que toca lo convierte en peligro. Pudo haber hecho un hat-trick, pero el larguero le negó el tanto.

Estaba necesitado de alegrías el Amorebieta y ahí llegó Guruzeta a dársela por partida doble. El delantero estrenó su cuenta goleadora de la temporada con un doblete trascendental en La Rosaleda, que sirvió para cosechar la primera victoria a domicilio de la temporada.

Nos hemos permitido la licencia de meter un esquema netamente ofensivo por esta vez. Era imposible dejar fuera alguno de los dobletes de los delanteros y menos, claro está, el del máximo goleador de la categoría con once dianas. Stuani, en cuatro ratos contados, lleva ya once goles. Un delantero al que se le siguen cayendo los goles de los bolsillos.

La coronacrisis frena los despidos

El pasado domingo, casi de manera inesperada, llegó la destitución de Gaizka Garitano como entrenador del Athletic. Inesperada porque se anunció a las pocas horas del triunfo de los leones ante el Elche. El despido de Garitano es el segundo que se produce esta temporada en LaLiga Santander. El primero fue el de Óscar García en el Celta, tras nueve jornadas, para dar paso a Coudet. Se trata de una cifra muy baja para lo que viene siendo normal según los datos a estas alturas de la temporada, casi en el ecuador del campeonato y de terminar la primera vuelta.

Hay que retroceder quince años para ver solo dos cambios en los banquillos de Primera hasta la 17ª jornada. Se produjo en el curso 2005-06, cuando se destituyó a Mendilibar en el Athletic y a Luxemburgo en el Real Madrid. Clemente y López Caro fueron los nuevos inquilinos de dichos banquillos. Una cifra muy baja a estas alturas en comparación con los últimos años. La pasada temporada se dieron cinco cambios en los banquillos tras 17 jornadas: Marcelino, Gallego, Pellegrino, Cembranos y Escribá. Pero hubo cifras superiores si nos vamos más atrás, en la  17-18 se dieron hasta nueve destituciones en el mismo periodo de tiempo.

Esta reducción de despidos en los banquillos viene ligada a la situación económica de los equipos como efecto derivado de la crisis del COVID, que han visto mermados sus ingresos y, por lo tanto, han tenido que bajar el límite de coste de la plantilla: partida de los presupuestos destinada a pagar salarios e indemnizaciones en caso de despidos. Estos límites salariales ajustados al máximo para cumplir con las normas de LaLiga hacen que los clubes se piensen muy bien la destitución de un entrenador, que provocaría un gasto extra y un desajuste en sus cuentas.

Pero a pesar de ello, el fantasma del despido está ahí. Como es el caso de Míchel con el Huesca. El técnico admitió tras perder ante el Barcelona que tiene «miedo de perder su trabajo».  También se encuentra en una situación delicada el Valencia, que coquetea con el descenso. La situación no es idónea para Osasuna o el Elche, que ocupan los últimos puestos. O el Getafe, que tras unas temporadas luchando por Europa, se asoma al abismo.