Wu Lei, brotes verdes

 

Juegue mucho o poco, si algo no deja Wu Lei es indiferente. En su país, lógicamente, porque cualquiera de sus acciones se convierte en ‘trending topic’ de redes sociales como Weibo. Y en el Espanyol, porque viene de demostrar en todo un derbi –como ya evidenció con aquel apoteósico 2-2 ante el Barcelona el 4 de enero de 2020– que a veces menos es más. Y lo hizo justo el día en que cumplía 50 partidos en este 2021.

Únicamente disputó Wu Lei 12 minutos en el Barcelona-Espanyol del pasado sábado, ya que entró en el 78′ como sustituto de Adrián Embarba, y le tocó atacar no como delantero centro (su demarcación natural) ni desde la izquierda (su posición más habitual en el equipo perico) sino irrumpiendo por la banda derecha. Y, aun así, merodeó el gol en un par de ocasiones clarísimas.

En la primera, sirvió una deliciosa asistencia a la cabeza de Nany Dimata, quien completamente solo ante Marc-André Ter Stegen envió el balón desviado. La segunda coincidió con la última acción del partido, cuando estuvo atento a un despiste del experico Philippe Coutinho para tratar de repetir su propia hazaña en un derbi, aunque le faltaron centímetros.

Y tiene mérito que se acercara tanto el atacante al gol del empate, teniendo en cuenta que en esos pocos minutos que jugó apenas le dio tiempo a tocar el balón en ocho ocasiones, a participar en dos duelos y a dar cuatro pases.

Nada que ver su participación en el Espanyol con lo que está acostumbrado a hacer con la selección china, de la que es el líder y único futbolista que juega en Europa. En este último parón, de la semana pasada, marcó en los dos partidos, ante Omán y Australia –este, de penalti frente a Matt Ryan, portero de la Real Sociedad, próximo rival perico– y fue designado por la AFC (la UEFA asiática) como mejor jugador del continente en esa semana de compromisos internacionales, con un 38’44 por ciento de los votos entre ocho candidatos.

Recién cumplidos los 30 años, el pasado viernes, nueve goles ha marcado Wu Lei con China en este 2021, los mismos por ejemplo que Karim Benzema y Antoine Griezmann con Francia, o que Lionel Messi con Argentina. Sin embargo, con el Espanyol únicamente anotó uno, el 6 de enero, en partido de la Copa del Rey frente al Burgos.

Y eso que, entre compromisos de su equipo (40) y de la selección (10), acumula ya 50 partidos de todo tipo en este año natural. Un promedio de un encuentro cada seis días. Le quedan entre cinco o seis hasta el 31 de diciembre para ratificar que esos brotes verdes exhibidos en el tramo final del derbi, en un escenario exigente como el Camp Nou, pueden crecer hasta ver de nuevo al Wu Lei de antaño.