Las cuentas pendientes de En Nesyri ante los ‘grandes’

El Sevilla espera al Atlético de Madrid con la esperanza de cerrar lo antes posible su billete a la Champions League. Sin tener de momento la mente puesta en una hipotética lucha por la Liga, el conjunto nervionense tiene en Youssef En Nesyri a una de sus principales bazas para dañar al sólido bloque del Cholo Simeone. El delantero del cuadro sevillista tiene además un buen puñado de cuentas pendientes: no le marcó al Atlético en las siete citas que disputó entre el Sevilla, el Leganés y el Málaga. Todo un desafío que estará de nuevo sobre la mesa este domingo.

El gran curso de En Nesyri, que firmó 21 goles hasta el momento entre todas las competiciones, confirma que se trata de uno de los delanteros del momento en España y en Europa. El pasado mercado invernal ya tuvo su nombre en los focos del West Ham y se antoja probable que en verano vuelvan a la carga por el marroquí. Pero su brilló no apareció ante los tres equipos que pelean ahora por el título de Liga. No encontró la portería rival ni ante Atlético, ni Real Madrid ni Barcelona. Se trata de una de las espinas clavadas del ariete, que comenzó el curso con las duras críticas de su actuación ante el Bayern de Múnich y puede terminarlo con récords goleadores en Nervión.

Lopetegui tendrá su habitual duda en el ataque. Confió en En Nesyri en las últimas citas y las estadísticas de pegada están de parte del marroquí. Pero también es conocida la satisfacción del técnico con las posibilidades que le entrega sobre el césped Luuk De Jong, que brilló a nivel anotador en este parón con la selección holandesa. Juegue de inicio o no, En Nesyri busca una especie de revancha ante el Atlético de Madrid.

Lopetegui: «Hicimos un gran partido y merecimos pasar»

Julen Lopetegui, técnico del Sevilla, valoró la caída de su equipo en estos octavos de final de la Champions League: «Creo que nos faltó ese tercer gol y sobró ese de la primera parte. Casi no pisaron el área. La rabia es que de cuatro partes fuimos superiores en tres. Tienen a los mejores contraatacadores del mundo. Creíamos y teníamos la convicción de pasar, lo hemos mostrado sobre el campo, es una lástima porque creo que merecimos el objetivo».

El técnico destacó la brillantez del equipo: «No sólo fue el dominio, no hemos dejado jugar a un equipo con jugadores espectaculares. No salieron de su campo. Pero tienen mucha calidad individual y así lo demostraron, no era fácil irnos al descanso con el 1-0. Estuvimos hasta el final con esas ocasiones, me dicen que hubo incluso un penalti al final. Es difícil de aceptar, sobre todo por la rebeldía y esa mentalidad del equipo».

Elección de los jugadores: «Con el once hemos buscado lo que necesitábamos. La presencia de Óscar fue importante, Bono tuvo buenas sensaciones y por eso jugó. ¿Haaland? Sí, es uno de los mejores jugadores del mundo y nos ha castigado, quizás en exceso. Pero eso no vale para nada, hemos remado mucho para morir en la orilla al final. Queríamos pasar, creo que lo merecíamos. Hicimos un gran partido».

Miras al futuro: «No puedo decir nada de la jugada de Bono. Pero es verdad que sin haber hecho cosas se pusieron 2-0. También me dicen que hubo penalti de Haaland a Munir, ya poco se puede hacer. Queda mucha temporada y tenemos ilusión por hacer una buena Liga».

En Nesyri: «Lo de la última jugada era penalti»

En Nesyri valoró la eliminación del Sevilla ante el Dortmund y fue crítico con lo ocurrido: «Estoy muy contento con el trabajo realizado por el equipo, nos faltó un poco más. Ahora debemos seguir en la misma línea en LaLiga. No estamos contentos con el resultado ni con el árbitro por ese penalti que les dieron. Podríamos haber ganado este partido perfectamente porque hemos jugado muy bien, pero no tuvimos suerte. Ellos llegaron una vez y marcaron«.

También analizó otras jugadas claves del duelo: «Teníamos ganas de seguir en esta Champions, pero no tuvimos suerte. Estoy contento con el trabajo del equipo, luchamos hasta el último minuto, pero nos ha faltado un gol. ¿Última jugada? Le han metido el brazo en la cara, era penalti«.

Ocampos: «Hicimos un partido casi perfecto, pero nos quedamos fuera»

También Lucas Ocampos valoró el choque de su equipo: «Creo que hicimos un partido casi perfecto, pero quedamos fuera. Reaccionamos de la forma que debíamos a ese error nuestro del primer tiempo. Demostramos carácter, pero lo tuvimos hasta la última jornada. No pudo ser«.

Miras a la Liga: «Hay que centrarnos en el objetivo principal, que es la Liga. Sentimos mucho la eliminación, necesitamos estar al cien por cien para el próximo partido. Yo me vi bien, mejoré de mi lesión, a veces me duele y otras no. El duelo exigía personalidad, pero no se pudo. ¿El derbi? Si jugamos como hoy, tendremos muchas opciones de seguir creciendo, hay que centrarnos en el Betis».

Por su parte, Marcos Acuña dio su visión: «Veníamos a buscar otro resultado, pero hemos luchado hasta el final. Sabíamos que iba a ser difícil, que hacía falta concentración. Nunca hemos bajado los brazos, lo que más duele fue perder en casa. Hubiese sido todo diferente. Miramos adelante, llega un partido importante».

Pepe Castro: «Me siento orgulloso de mis jugadores»

El presidente del Sevilla, José Castro, también tuvo palabras sobre la eliminación: «Me siento muy orgulloso de mis jugadores. Ahora debemos tratar de conseguir el objetivo de volver a la Champions porque es muy importante para el club. La temporada está siendo buena. El equipo lo puso todo hoy, con esta actitud estuvimos muy cerca de conseguir el objetivo. El fútbol es fútbol y también cometimos errores. Es el equipo que queremos, el que nos ha hecho disfrutar. Jugando así no me preocupa el futuro. ¿Derbi? Más que el Betis me preocupan los trece partidos«.

Iturralde: «No hay penalti a favor del Borussia Dortmund»

La segunda parte del Borussia Dortmund-Sevilla de la vuelta de octavos de Champions estuvo marcada por la polémica. Haaland reclamó un penalti en el 47′ después de que Koundé le agarrara con el brazo. La jugada siguió con el ataque del Sevilla y la contra del Dortmund que culminó en el segundo tanto de Haaland. Los jugadores hispalenses protestaron airadamente el choque del delantero noruego con Fernando antes del gol. Fue entonces cuando Çakir, árbitro del encuentro, acudió al monitor tras el aviso de Irrati, en la sala VOR, para revisar la falta entre Koundé y Haaland y señaló penalti para los alemanes.

Para Iturralde, colegiado de AS y Carrusel, el árbitro se equivoca: «Primero hay penalti de Koundé a Haaland por agarrón, no es falta porque no es claro y manifiesto, y como el balón no sale se vuelve todo atrás. Para mí no es penalti. Si no ha sido penalti da el gol y tira para adelante. Si te agarran de la camiseta para detrás no te caes para adelante. Los jugadores del Sevilla protestan el choque. No hay nada».

La polémica siguió cuando Bono hizo un feo gesto al delantero del Dortmund después de pararle el primer lanzamiento del penalti. El marroquí se encaró con él noruego, pero Çakir mandó a repetir el lanzamiento. Esta vez Haaland no falló y tras marcar se dirigió hacia Bono y varios jugadores del Sevilla le recriminaron el gesto al delantero. Iturralde indicó sobre la repetición del penalti: «¿Creéis que con los dos centrímetros el portero saca ventaja? La regla es la que es y te penaliza aunque sea un centímetro».

Los jugadores del Sevilla reclamaron penalti en el 96′. Tanto Lopetegui como su plantilla se quejaron ante Çakir respecto a una de las últimas acciones del encuentro y que el colegiado no señaló para después pitar el final del encuentro.

Papu Gómez: «Simeone me quiso; él me hizo crecer mucho»

Alejandro Darío ‘Papu’ Gómez es uno de los fichajes de este invierno en Europa. El argentino, tras ser presentado gráficamente, concedió sus primeras palabras a los medios oficiales del Sevilla: «Fue todo un poco sorpresivo. Para mí es una nueva aventura venir aquí, a un grandísimo club como el Sevilla. Es cambiar de vida completamente en otro país, pero estoy muy contento y entusiasmado».

«Seguramente venir a otra liga va a ser todo un desafío para mí. He de empezar a conocer cómo se juega aquí, aunque soy y fui siempre un admirador de este fútbol. Va a ser una aventura muy linda y lo que quiero es conseguir cosas importantes con el Sevilla y tratar de mejorar todo lo que ha conseguido este club», añadía.

El argentino se ofrece para jugar en cuanto Julen Lopetegui quiera y donde le coloque el técnico vasco: «Seguramente me falta ritmo de partido, lo que te dan los 90 minutos, pero me estuve entrenando con el segundo equipo del Atalanta y solo tengo que agarrar ese ritmo. En los últimos años he jugado en todas las posiciones del centro del campo hacia delante. Lo que pretenda el míster estoy a disposición. He jugado en las bandas, mediocentro, mediapunta… Creo que lo puedo hacer bien».

Y no le asusta que le comparen con Éver Banega: «Es un halago que me comparen con Ever. Yo lo admiro muchísimo y lo conozco desde hace muchos años. Compartimos un Mundial sub-20 y para mí es un fenómeno. Tal vez somos diferentes como jugadores, pero esa responsabilidad, ese liderazgo… creo que lo tuve en todos los clubes y me encanta agarrar la pelota y tratar de ser yo el que decida el pase o situaciones importantes. Para mí es una linda responsabilidad».

Tener 32 años, 33 a mediados de febrero, han sido la única pega que algunos han puesto a su fichaje. Papu no lo considera un problema: «Hoy la carrera del futbolista se alargó muchísimo. Si te cuidas y no tuviste graves lesiones, cualquier jugador que se lo proponga, se cuide y descanse puede jugar hasta los 38 o 39. Luego está la ambición de querer seguir jugando cada tres días en competiciones importantes. Eso obliga a un ritmo de vida determinado, conocer tu cuerpo y descansar. La cabeza hace todo y hoy en día hay muchos jugadores de mi edad y mayores que todavía hacen la diferencia».

Papu ya dijo algunos meses que quería jugar algún día en el Sevilla. Y se ha cumplido: «No sé si es el destino, pero coincidí con muchos chicos que han jugado aquí y otros que han vivido. Me han hablado muy bien del Sevilla como club y como ciudad. Me preguntaron en qué club de España me gustaría jugar y escuché tantas cosas buenas que me salió natural. Sigo al Sevilla en Instagram desde hace mucho para ver los resultados y las noticias. Me gusta y me ilusiona el entusiasmo de la gente. Es increíble que hoy, después de diez meses, esté aquí».

AS publicó este jueves que Diego Pablo Simeone, técnico del Atlético, ha pedido varias veces su fichaje. Papu lo reconoce. Ya coincidió con el Cholo en San Lorenzo de Almagro y luego en el Catania hace más de una década: «Antes de irme al Metalist de Ucrania (2013) me quería el Atlético del Cholo, el Inter… El Cholo en mi carrera fue importantísimo porque me pilla en una etapa tal vez de rebeldía. Yo tenía 20 años y quería hacer cosas que creía que estaban bien y no lo estaban. Desde su experiencia me ayudó mucho, sobre todo en lo futbolístico. Siempre me decía cómo tendría que jugar cuando llegara a Europa y lo discutíamos, pero al final me compraron en Italia para jugar de la forma en la que jugaba con él en San Lorenzo. Luego llega Simeone al Catania y me hace crecer aún más. Todo su cuerpo técnico son gente que admiro y que me hizo crecer».

El Sevilla tiene una importante vinculación con Argentina: «Este club tiene una historia muy linda con muchísimos argentinos que han pasado. Cada uno ha dejado su huella y ojalá me toque a mí poder contribuir un poco en esta historia y dejar mi marca aquí también. Maradona jugó aquí y para los argentinos es un orgullo poder vestir una camiseta que también vistió Diego».

El mediocampista comparó al Atalanta y a su nuevo club: «Obviamente el Sevilla hace años que viene entrando en Champions muy seguido y ha ganado muchos títulos europeos. Tiene esta historia en los últimos años, pero está ese paralelismo de equipo quizás no denominado ‘grande’ que quiere estar peleando en los primeros puestos. El Sevilla lo hizo muy bien en los últimos tiempos».

Papu tuvo ofertas exóticas y muy jugosas económicamente, pero no hizo caso: «Sinceramente nunca me interesó la parte económica. He tenido propuestas para dejar Atalanta por equipos árabes, pero siempre intenté buscar la parte futbolística que me hacía feliz. Para lo demás hay tiempo y creo que estoy en un muy buen momento, en una etapa de madurez en mi carrera y en mi vida y quería seguir jugando a un nivel competitivo, estando en la selección nacional y poder competir en una liga importante como la española y un club importante como éste. Cuando se dio la oportunidad de venir aquí, no lo pensé»

Por supuesto, fue cuestionado por el ya famoso Papu Dance: «Lo hice con unos youtubers de Italia para ayudar a una academia de chicos discapacitados. Al principio fue por probar, pero terminó siendo algo grandioso que explotó y apareció en todo el Mundo. Ganamos un disco de oro y uno de platino. Nunca pensamos que fuera a tomar esa dimensión, pero estoy muy contento. Eso sí, por momentos ya me cansaba, porque en los cumpleaños de los amigos de mis hijos sonaba eso en lugar de canciones infantiles y todos me pedían que la bailara».

Su físico tuvo influencia en sus referentes futbolísticos de siempre: «Siempre digo que quería imitar a Pablo Aimar porque era un referente en mi posición y cuando él jugaba en River yo tenía 12 años. Al ser bajito intentaba imitarlo a él, a D’Alessandro, Saviola, Ariel Ortega… todos esos enganches».

El anterior Atlético-Sevilla fue el último partido con público en el Wanda Metropolitano

La historia de este Atlético-Sevilla es la de un partido de la jornada 1 que se pospuso y que ahora mide al líder y a un aspirante a la Champions. Mirando hacia atrás, es una cita que trae buenos recuerdos en el Wanda Metropolitano, y en este caso no por el resultado, por los goles o los regates… La anterior visita de los hispalenses fue el último partido con público en la casa rojiblanca.

Fue el 7 de marzo de 2020. El Atleti era sexto y el Sevilla, cuarto, aunque los rojiblancos andaban casi más pendientes de la visita al Liverpool del día 11. Los visitantes pensaban en la Roma también. Pero antes tocaba Liga. El estadio se engalanó y rozó el lleno ante un rival que motiva mucho y en una fecha y hora que también (sábado a las 16:00), y encima el partido resultó apasionante.

La primera parte fue una locura. En el minuto 18 marcó De Jong. A la media hora, y tras cinco minutos a vueltas con el VAR, Morata empató de penalti. En plena euforia local, João Félix consiguió el 2-1 y, antes del descanso y de nuevo tras pasar por el videoarbitraje, un penalti a favor del Sevilla vailó para que Ocampos hiciera el 2-2. El segundo tiempo fue más tranquilo y, aunque hubo tensión, ambos equipos se fueron convenciendo de que las tablas no eran del todo malas para nadie.

Paralelamente a la jornada, el coronavirus —todavía no declarada oficialmente la pandemia— se extendía por Europa a un ritmo brutal y afectaba al deporte con suspensiones de todo tipo de eventos. Una historia suficientemente contada ya. El fútbol tardó en volver al Wanda Metropolitano, tres meses en concreto. Pero la afición aún no lo ha hecho. La fiesta que se vivió aquella tarde con ambiente primaveral se echa de menos y la espera se está haciendo muy larga. Por eso este Atlético-Sevilla trae gratos recuerdos, casi de otra época. Morriña de un tiempo que volverá…