Kondogbia se alista

Kondogbia fue la pasada temporada una apuesta de la dirección deportiva del Atlético tras la marcha en el último instante de Thomas al Arsenal. Simeone y Berta pusieron su confianza en el centrocampista, entonces en el Valencia. Y la pasada temporada fue complicada para él, puesto que llegó a un equipo nuevo en el que hubo una enorme competencia en el centro del campo. Koke fue fijo, Llorente jugó por banda derecha, Lemar también minutos y Saúl, sin estar bien, también jugó. Incluso en determinadas fases de la campaña Herrera dispuso de bastantes minutos. Kondogbia lo tuvo complicado para jugar.

Con 28 años, y con contrato hasta 2024, el centrocampista recordó frente al Celta al de sus mejores partidos con el Valencia. Jugó por delante de la defensa, en su labor de pivote defensivo, con Koke a la derecha, y Lemar a la izquierda. Y se hizo con el centro del campo del Atlético. Se hizo con el partido. Simeone le puso en el once por delante de De Paul, fichaje estrella del equipo rojiblanco hasta ahora. El Cholo había ensayado durante todo la semana con Kondogbia como titular, aunque mantuvo la duda hasta el final.

La pasada campaña disputó 25 encuentros de LaLiga y dos de Copa con el Atlético. Pero con sólo 1.211 minutos de juego. Es decir, una participación residual. Nunca tuvo el protagonismo con el que ha comenzado esta temporada. En este ejercicio fue de los pocos que pudo comenzar la pretemporada, aunque tuvo que parar al pasar el coronavirus. Pero una vez superado el Cholo le dio la responsabilidad de liderar al equipo desde el medio.

Simeone parece seguir decidido a jugar con la defensa de tres centrales y dos carrileros. Y por delante un jugador que actúe cerca de los centrales. En el ejercicio 2020-21 esa labor la hizo Koke, ahora un poco más desplazado a la derecha. Veremos lo que sucede en los próximos encuentros. Pero el Cholo ha ganado un jugador para la causaKondogbia se alista. No quiere dejar pasar la oportunidad de ser un futbolista importante que luchará de nuevo por el título liguero. Además de los tres puntos, el partido de Balaídos dejó buenas noticias para el Cholo. Y Kondogbia es una de ellas.

El anterior Atlético-Sevilla fue el último partido con público en el Wanda Metropolitano

La historia de este Atlético-Sevilla es la de un partido de la jornada 1 que se pospuso y que ahora mide al líder y a un aspirante a la Champions. Mirando hacia atrás, es una cita que trae buenos recuerdos en el Wanda Metropolitano, y en este caso no por el resultado, por los goles o los regates… La anterior visita de los hispalenses fue el último partido con público en la casa rojiblanca.

Fue el 7 de marzo de 2020. El Atleti era sexto y el Sevilla, cuarto, aunque los rojiblancos andaban casi más pendientes de la visita al Liverpool del día 11. Los visitantes pensaban en la Roma también. Pero antes tocaba Liga. El estadio se engalanó y rozó el lleno ante un rival que motiva mucho y en una fecha y hora que también (sábado a las 16:00), y encima el partido resultó apasionante.

La primera parte fue una locura. En el minuto 18 marcó De Jong. A la media hora, y tras cinco minutos a vueltas con el VAR, Morata empató de penalti. En plena euforia local, João Félix consiguió el 2-1 y, antes del descanso y de nuevo tras pasar por el videoarbitraje, un penalti a favor del Sevilla vailó para que Ocampos hiciera el 2-2. El segundo tiempo fue más tranquilo y, aunque hubo tensión, ambos equipos se fueron convenciendo de que las tablas no eran del todo malas para nadie.

Paralelamente a la jornada, el coronavirus —todavía no declarada oficialmente la pandemia— se extendía por Europa a un ritmo brutal y afectaba al deporte con suspensiones de todo tipo de eventos. Una historia suficientemente contada ya. El fútbol tardó en volver al Wanda Metropolitano, tres meses en concreto. Pero la afición aún no lo ha hecho. La fiesta que se vivió aquella tarde con ambiente primaveral se echa de menos y la espera se está haciendo muy larga. Por eso este Atlético-Sevilla trae gratos recuerdos, casi de otra época. Morriña de un tiempo que volverá…