Imprescindible Carrasco

Yannick Carrasco regresó al equipo en el derbi contra el Real Madrid después de haberse perdido los tres partidos anteriores, contra Levante en el Wanda Metropolitano, Chelsea y Villarreal. Simeone había buscado una alternativa en la banda izquierda, con minutos para Lemar, Saúl y Lodi en la recámara, pero el belga es el que mejor se ha adaptado a los nuevos sistemas del Cholo.

Contra el Real Madrid jugó como interior, por delante de un Hermoso más perfilado en una defensa de cuatro. Sin embargo, Carrasco estuvo muy atento a las subidas de Lucas Vázquez, fue una ayuda constante y un peligro en ataque, convirtiéndose en un dolor de cabeza para el gallego. En el inicio de la segunda mitad Carrasco había tenido el segundo gol en un mano a mano con Courtois y dejó un buen pase atrás a Suárez, que también se estrelló su compatriota. Pero a los 64 minutos dejó su sitio a João Félix. El Cholo probablemente quiso cuidar su físico para evitar cualquier recaída, pero el equipo sintió notablemente su salida.

Sin Carrasco, el Atlético perdió mordiente, ida y vuelta y peligro por el carril. Al igual que Trippier en la derecha, la vuelta de Carrasco fue una gran noticia. Lleva toda la temporada a un nivel altísimo y es indiscutible tanto para jugar de carrilero como en una posición más avanzada. En el año 2020 el coronavirus y los problemas físicos le han frenado. Pero su capacidad de trabajo y despliegue acrecentado tras regresar de China, ha convertido a Carrasco en un jugador imprescindible para Simeone. El belga, que es uno de los cuatro jugadores del Atleti apercibidos de sanción junto a João Félix, Suárez y Felipe, aparentemente regresará al once contra el Athletic y volverá a ser una de las armas del equipo para hacer daño por los costados.