Manita histórica para sentenciar a Solskjaer

Todavía quedaba más de media hora para el final en Old Trafford cuando se empezaron a escuchar cánticos hacia Ole Gunnar Solskjaer, aunque no de su propia afición. Fueron los hinchas del Liverpool quienes decidieron tomar la iniciativa para animar los últimos minutos de un partido sentenciado, histórico, humillante para el camiseta Manchester United 2022 (0-5), que pasará a la historia de la Premier League: «Solskjaer debe quedarse, ¿podemos jugar contra vosotros cada semana?», gritaban los ‘reds’ desde una de las esquinas del Teatro de los Sueños.

El Liverpool ha cavado la tumba de Solskjaer, muy cuestionado en las últimas semanas, al que sólo la remontada contra Atalanta en la Champions League ha mantenido con seguridad en el puesto. Antes de alcanzar el minuto cinco de partido, Naby Keita marcó el gol más rápido de la historia de los ‘reds’ en Old Trafford (4’42’’). A partir de ese momento sólo se sucedieron récords y estadísticas que hundían más y más al Manchester United y que confirmaban la distancia entre unos y otros, dejando a los de Jürgen Klopp como los grandes vencedores, pues la principal diferencia fue táctica. Cada movimiento de los visitantes fue un quebradero de cabeza para Maguire, Shaw, Lindelöf y compañía, incapaces de frenar el tornado ‘red’.

En cuanto Keita abrió el marcador, el paseo del Liverpool fue antológico y no tanto por su superioridad, sino por la debilidad que mostró un Manchester United que puso la alfombra roja para su rival, a excepción de De Gea, que salvó las que pudo salvar. En total, sólo un partido sin recibir goles de los últimos 21 disputados: un dato que habla por sí solo.

A partir de ahí llegó el 0-2 de Diogo Jota tras una asistencia de Alexander-Arnold, y después dos tantos de Mo Salah, imperial durante el primer tiempo. El egipcio volvió loco a Maguire y le obligó a salir de su zona para terminar rematándolo en el área. Al descanso, un 0-4 inapelable, definitivo, sólo a expensas del tamaño de la goleada. El primer tiempo finalizó con una pelea que provocó una patada de frustración de Cristiano Ronaldo a Curtis Jones.

Los segundos cuarenta y cinco minutos sirvieron para que la hinchada del Liverpool sacara su propio repertorio de canciones, para que Salah pusiera el sello con su hattrick y para que Pogba, que entró en el descanso, fuera expulsado en el 60 tras una entrada a Keita que no pudo continuar. Aunque Cristiano marcó un buen gol, el tanto fue anulado por el VAR.

Las próximas horas serán decisivas para el futuro de Solskjaer en el club. En los últimos tres partidos, los diablos rojos han concedido 11 goles. El equipo funciona como dos entes que no se conocen, el ataque y la defensa, y sólo el primero es determinante, pero no siempre consigue tirar del peso del segundo. Mientras tanto, el Liverpool sonríe: 27 goles a favor en las nueve jornadas disputadas de la Premier League y Salah sigue confirmándose como el mejor futbolista la liga… a la espera de renovar su contrato, que acaba en 2023.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *