Granada 2 – Atlético 1: resumen, goles y resultado de LaLiga Santander

«Parece que están cansados de Simeone»

El Granada prolonga la mayor crisis de la ‘era Simeone’ al derrotar al Atlético, que pierde su cuarto partido consecutivo en Liga. El equipo rojiblanco mereció más, pero no le sale nada y adolece de unos tremendos problemas en la fase defensiva; no es un culpa de los defensas, falla la forma de defender de todo el equipo.

Es un problema estructural, con un sistema de tres centrales que no funciona y un equipo escasamente trabajado en las transiciones tanto defensivas como ofensivas. João Félix demostró que tiene que ser titular siempre con un golazo y le anularon otro legal. Simeone tiene mucho trabajo por delante, porque todos los jugadores están rindiendo por debajo de sus posibilidades y parece que están cansados de su entrenador

El gol anulado a João Félix

Este fue el momento: O Menino saltó, le ganó la posición a Luis Suárez y cabeceó a la red. Hubo un mínimo contacto con el brazo izquierdo, pero muy liviano. Pues para Hernández Hernández, suficiente para señalar falta. Habría sido el 1-2 justo antes del descanso.

El VAR, al interpretar que se trató de un gris, no entró. «En Sevilla me pasó a mí y no pitaron falta», dijo Koke a pie de campo. «Para mí es falta», señaló Machís segundos después. «Es un gol legal», opinó Iturralde en Carrusel.

El Atleti sigue derrota a derrota

Y con João Félix tampoco. Y eso que un minuto y 39 segundos tardó éste en dar un golpe en la hierba. Un minuto y 39 segundos tardó João en demostrarle a Simeone por qué debe ser titular. Más allá de las palabras, de los agentes, de los millones. El talento no necesita adornos, sólo confianza. Y al minuto y 39 segundos de volver a un once, en Granada, João se arrancaba la marca de encima, en el centro del campo, con un control orientado. Plic. Salió en estampida. Al llegar al área, superó a Maximiano con un disparo cruzado que se alojó en el fondo de la red. Inteligencia, velocidad y definición. P-u-r-o arte.

El golpe no tumbó al Granada, que reaccionó con balón y fluidez. En cuatro toques se presentaba ante Oblak cuando al Atleti comenzó a costarle un mundo. El gol de João había sido mero maquillaje, presos los del Cholo de sus errores habituales. Pasos atrás, un centro del campo que ni construye ni destruye, falta de velocidad y circulación, un océano entre líneas. Koke mal, De Paul peor, Lemar apagado. Creía dominar el duelo sólo por la ventaja en el marcador. Pero, historia de esta temporada es, el Granada sólo necesitó un disparo para igualarlo. Tan fácil. Uno sólo. Como tantos otros. Cierto es que fue una genialidad de Machís. Que quebró a De Paul en un cambio de ritmo y, tras una diagonal hacia dentro, se sacó de la bota un tiro seco y duro, a medio camino entre cohete y misil con un evidente final: la red de Oblak. Tan cierto como que de los guantes del portero ya no brota un milagro. Esos guantes que habían hecho una rutina de eso. Detener los cohetes, los misiles, los balones imposibles.

El Atleti, amenazado, volvió a jugar, como si sólo supiera hacerlo cuando se siente perseguido. Despertó Lemar, abrió el camino por su banda Carrasco. Trabajo para Maximiano, que sacó el guante para despejar un derechazo de João. Volvía a llegarle la pelota al portugués, llevaba todo el peligro del Atleti. Celebraba otro gol cuando el descanso asomaba, al cabecear a la red un balón peinado de Lemar. Pero, piiii, el silbato congelaba su celebración. Ese gol nunca subiría al marcador, anulado por falta de João a Luis Suárez en el salto. Lo que el sábado fue legal en Nervión, ayer en Granada ya no. El árbitro sólo decía: “Sigan, sigan”. Jefe nuevo, nuevas reglas. El VAR apenas interfiere. Aunque el salto fuera limpio, aunque João sólo hubiera apoyado, leve, la mano en la espalda del colombiano tras rematar. De nada sirvieron sus protestas. El Atleti se fue al descanso mirando el 1-1 y sintiendo cómo, en la sangre, le hervía la injusticia.

La segunda parte comenzó sin Arias, roto en una carrera con Carrasco, y un Atleti enrabietado. Y João MaravillãoPero al campeón la suerte esta temporada le da palos. La madera de Maximiano aún temblaba del disparo que en ella había estampado el portugués cuando Oblak volvía a golpear con rabia la hierba. Al poste de João le había seguido un mal control de Kondogbia, una contra nazarí y un gol de un Jorge Molina cojo. Primero anulado, después, tras pasar por el VAR, legal. Y pendiendo como una condena sobre el Cholo y su defensa entre alfileres y pies de barro. Con jugadores insostenibles, que son verbena, como Felipe, Hermoso.

Respondió el Cholo con un triple cambio. Suárez fuera, sin goles ni gestos. Buscaba el empate con Cunha y con Correa, encontrarle una grieta al frontón nazarí. Un Granada parapetado a los pies de Maximiano que siguió llevando peligro a la contra, con el Luis Suárez de Robert Moreno corriendo hacia a Oblak. Sacó el esloveno la manopla para, esta vez sí, hacer un milagro y evitar un tercero. Con contundencia, la palabra perdida.

Esa que al Atleti tanto le falta en su área y en la contraria, que le empuja al sumidero partidos que merece ganar. Pero le falta jerarquía, carácter, uno de esos gritos de Gabi que cuadraban balones. Cunha perdonó el empate después de que a Maximiano se le escapara un rechace. El Atleti murió estampado contra el frontón, sin ser capaz de rasguñarle siquiera. El décimo aniversario del Cholo en su banquillo llega hoy, esta noche, con el partido a partido convertido en un preocupante derrota a derrota. Cuarta ya. Seguida, inexplicable. Pesadilla antes y durante esta Navidad. A ver después.

Medio Madrid vale media Liga

Medio Madrid es mucho camisetas baratas com Madrid. Medio Madrid vale media Liga. Medio Madrid le sirve a este Benzema. Fue la del equipo de Ancelotti una de esas victorias de campeonato: en circunstancias adversas, en un altar mayor del fútbol, con la competencia casi rendida y desarmada. En siete minutos Benzema, que salió ovacionado, se inventó un gol y se encontró otro y el Madrid se volvió después responsablemente ahorrativo. Al Athletic le quedó la honradez de no sacar bandera blanca y de llevar al rival hasta el límite en un partido marcado, que no devaluado, por la sexta ola.

Valverde y Camavinga por Modric y Casemiro, que han salido en las mejores fotos del equipo en los últimos años. Física por química en el Madrid en un día difícil, porque hay pocos estadios más participativos que San Mamés y pocos equipos más aplicados en la presión alta que el Athletic, equipo de esfuerzos cortos. Para darle marcha al partido Marcelino cambió a cuatro de los que le ganaron al Betis en remontada que los hinchas vivieron como heroica. Y a la heroica se vio arrastrado desde el minuto 3, víctima de un gol que no existía, un toque de varita de Benzema que entró por preciso y por inesperado. Recibió en corto de Kroos cerca del vértice del área y tiró de intuición: metió una rosca de primeras al palo peor protegido por Aguirrezabala y ahí acabó todo. Cogió de sorpresa al público, al Athletic y a los otros diez madridistas sobre el campo.

El error de Unai Núñez

Eso es lo que distingue a Benzema, el delantero más multidisciplinar del momento. Porque de un tanto de mediapunta clásico saltó al de un cazagoles. Unai Núñez fue a meter el pie y metió la pata ya dentro del área del Athletic y habilitó al francés, que también se ha especializado en no dejar desperdicios en la zona. Aplicó un remate raso e imparable.

Fue una salida de purasangre la del Madrid en cuanto olió que aquello se jugaría a campo abierto. A diferencia de su juego en las últimas victorias, aquí no partió calculadora en mano. Tampoco el Athletic, un equipo cuyo orgullo no cabe en La Catedral, independientemente del momento, la plantilla, el entrenador y hasta la estación del año.

En la dinámica del partido le metió otro supergol, de Sancet, el relevo de Raúl García, cuyo remate colocadísimo al borde del área se volvió imposible para Courtois. Todo en diez minutos de gran estruendo, a la altura de este clásico centenario. Volvió a haber Athletic y volvió a haber partido.

El riesgo de Camavinga

Llegado el momento de hacer el primer balance de daños, el Athletic lamentó la baja de Íñigo Martínez, el jerarca de su defensa. Y el Madrid se sintió preocupado por la falta de contención de Camavinga, varias veces al borde de una amarilla que en el puesto que ocupó a menudo se vuelve crítica. Para la plaza de pivote se precisan pulmones, vocación y oficio. El francés está sobrado de lo primero, no está probado lo segundo y anda lejos de lo tercero. En definitiva, es peligrosamente incompleto.

La hemorragia de goles no detuvo el partido porque el Athletic juega a esto, a cargar de ritmo los duelos, más si va perdiendo. Y el Madrid encontró espacios, donde mejor se maneja porque tiene futbolistas para ello y por su tradicional déficit de paciencia. No se le recuerda un momento de tiquitaca en los últimos años. En una de esa salidas tuvo Hazard el tercero, pero equivocó el último pase, su especialidad. Aún le cuesta pasar de tercera, pero ha dejado el mensaje de que tiene remedio. El Athletic amagó con disparos lejanos porque no fue capaz de alimentar a Williams, un gran delantero al que no le cuadra el promedio de gol por kilómetro. Minimizarle a él y a Muniain, que ya no es la estrella del equipo, sino su jefe de personal, fue el éxito del Madrid en la primera parte. El del Athletic, reducir a casi nada a Vinicius.

En la segunda mitad cambió el clima. El Madrid salió a protegerse con la pelota, con una posesión tan abusiva como falta de eficacia. Ayudó que el Athletic le presionara tarde y mal. Esa es la última versión del equipo de Ancelotti, que pone un ojo en el marcador y otro en la aguja del combustible. Mira a largo plazo y se arriesga en el corto.

La resistencia blanca

Fue Marcelino quien decidió cambiar el guión con Nico Williams, casi tan supersónico como su hermano, para buscarle al Madrid por la derecha. También tiró de Raúl García, ante un rival que le agiganta. Curiosamente, el equipo de Ancelotti también funcionó mejor por la derecha, con el tambor de Lucas Vázquez y el violín de Hazard, aunque se le contabilizasen pocos progresos. De hecho, el Madrid comenzó a flaquear. Nico Williams no aprovechó un regalo de Lucas. Ya perdió algún tren de ese estilo en el Bernabéu. Y San Mamés, el verdadero león, le mandó un mensaje optimista al equipo.

Ancelotti optó por la resistencia épica. Miró al banquillo y se deprimió. Así que no tocó nada hasta muy al final, cuando metió a Mariano e hizo debutar al canterano Peter (¿qué demonios pasa con Blanco?), mientras el extenuado once del inicio se entregaba a un sufrimiento extremo. Con todo, Aguirrezabala le quitó un gol a un buen Hazard y otro a Kroos. Courtois se lo negó a Nico Williams. Y el partido acabó tan a lo grande como empezó.

Vesga o Zarraga suplirán a Dani García el domingo ante el Betis

Marcelino García Toral no acostumbra a variar su once de cabecera a no ser que necesite hacer rotaciones por saturación, lesiones o, como en este caso, que uno de sus pilares viese su quinta amarilla ante el Sevilla tras arrastrar el aviso de castigo en las últimas jornadas. Dani García se queda descabalgado del equipo que alineará el técnico asturiano el domingo ante el Real Betis en San Mamés (16:15 h.), por lo que el abanico apunta a dos bazas: Vesga, el hombre más parecido a Dani García, o colocar a Zarraga junto a Vencedor en un tándem que se conocen desde el filial, donde se alinearon juntos en muchas ocasiones junto a Sancet formando un triángulo mágico en Segunda B.

El dilema se lo pensará esta semana Marcelino en las sesiones de Lezama. A Zarraga lo ha empleado últimamente más de extremo derecho, aunque ante el Sevilla saltó en la zona ancha en la segunda parte, lo mismo que Vesga, relegado a echar un cable en los tramos finales en las últimas citas. Marcelino ha apostado por Dani García y Vencedor como su tándem en la sala de máquinas, dejando su auxilio para mantener el ritmo físico para los segundos actos. El Betis propone y le gusta llevar la manija, con lo que el Athletic, que acumula siete jornadas sin ganar pese a merecer mayor botín por las ocasiones marradas, debe ajustar sus líneas para aparcar esta racha esquiva.

Asensio gana la batalla

Turno para Asensio. Carlo Ancelotti completa su once de gala en el derbi contra el Atlético con el balear. Con Benzema de vuelta en el equipo tras superar los problemas físicos que le hicieron retirarse antes de tiempo contra la Real Sociedad y le impidieron jugar contra el Inter, solo quedaba por definir quien ocuparía el flanco derecho del ataque, la última pieza del puzle de Carletto esta temporada. Asensio recupera la titularidad después de dos partidos en los que el técnico italiano se decantó por Rodrygo.

Ancelotti mantiene inamovible su idea. En los siete partidos que ha disputado el Real Madrid desde el último parón de selecciones, el entrenador blanco ha alineado sin interrupción a siete jugadores: Courtois, Alaba, Mendy, Vinicius y el tridente del centro del campo: Casemiro, Kroos y Modric. Aparte de ellos, Carvajal, Militao y Benzema solo han rotado en un partido.

Asensio ha jugado tres de ellos, contra Granada, Sevilla y Athletic. El balear todavía es el 15º jugador más utilizado por Ancelotti (714 minutos repartidos en 18 partidos, siete de ellos como titular), pero está ganando protagonismo en los últimos partidos. Y se presenta en el derbi en un momento dulce tras marcar el 2-0 al Inter en el partido con el que el Madrid cerró la fase de grupos el pasado martes.

En resumen, el once titular del Real Madrid para el derbi contra el Atlético está formado por: Courtois; Carvajal, Militao, Alaba, Mendy; Modric, Casemiro, Kroos; Asensio, Benzema y Vinicius. De los 25 jugadores que convocó, Ancelotti ha descartado a Toni Fuidias y Vallejo. Los doce suplentes que estarán en el banquillo son: Lunin, Nacho, Hazard, Marcelo, Valverde, Jovic, Lucas, Bale, Rodrygo, Isco, Mariano y Camavinga.

El fenómeno goleador al que castigó un olvido

El Ajax de Erik Ten Hag ha hecho historia al unirse esta temporada, junto al camiseta Liverpool 2021 de Jürgen Klopp, a la exclusiva lista de equipos que han completado la fase de grupos de la Champions League con un pleno de triunfos. El cuadro neerlandés, que ha igualado el logro conseguido por el Bayern de Múnich en la edición de 2019/2020 –a la postre, campeón del torneo–, ha terminado como primer clasificado del Grupo C, con 18 puntos en su haber, 20 goles a favor y tan solo 5 en contra. Todo un hito, y es que el conjunto de Ámsterdam, tal y como apunta Fran Martínez en @LaLigaenDirecto, ha completado la mejor fase clasificatoria de su historia en la máxima competición continental, superando así lo conseguido en la campaña 1995/1996, cuando ganó 5 partidos, empató 1 y terminó llegando a la final. Pero si hay un futbolista que ha destacado por encima del colectivo, ese es Sébastien Haller. El delantero costamarfileño del Ajax no solo ha terminado la fase de grupos como máximo goleador de su equipo, sino que ha puesto su nombre a la altura del mejor y máximo goleador de la Champions League.

Durante los 6 encuentros que ha jugado el Ajax para conseguir el pase a los octavos de final, Haller ha anotado un total de 10 goles. Cuatro goles en el estreno europeo ante el Sporting de Lisboa, uno ante el Besiktas, otro tanto (además de dos asistencias) en la victoria por 4-0 ante el Borussia Dortmund, un séptimo tanto ante el cuadro borusser en Alemania, un doblete frente al conjunto turco y el primero de los cuatro goles que marcó el Ajax en la última jornada frente a los lisboetas. Es decir, Sébastien Haller ha igualado en la temporada 2020/2021 el récord que logró Cristiano Ronaldo en la 2017/2018, convirtiéndose en el segundo futbolista que marca en todos los enfrentamientos de la fase de grupos. La irrupción del ariete del Ajax, que según informa MisterChip también se ha convertido en el futbolista que menos partidos ha necesitado (6) para marcar su 10 primeros goles en la Champions League, es tal que ha visto más veces portería en competición europea que en Eredivise, a pesar de que sus cifras en el campeonato liguero no sean malas (9 goles en 14 partidos).

El costamarfileño, nacido en Francia, es uno de los hombres de moda en Europa. Aunque esta temporada está siendo un cuento de hadas para el futbolista de 27 años, la realidad es que ni siquiera su llegada al equipo donde ahora triunfa fue fácil. El 8 de enero de 2021 se hacía oficial el fichaje de Sébastien Haller por el Ajax. Los neerlandeses pagaban 22M de € al West Ham para hacerse con los servicios del delantero hasta 2025, convirtiéndose así en la incorporación más cara en la historia del club ajacied. Hasta ahí todo bien. El problema fue que, con el Ajax eliminado de la Champions League pero vivo en la Europa League, donde se enfrentaría al Lille en dieciseisavos de final, al cuadro de Ámsterdam se le ‘olvidó’ inscribir a su nueva estrella en la lista de la segunda competición continental. «Estamos trabajando con la KNVB (Real Asociación Neerlandesa de Fútbol) y la UEFA para averiguar dónde está el error», reconoció el portavoz del club al medio neerlandés al medio NU.nlPero el «error» no pudo ser subsanado y Haller se quedó sin jugar con los amsterdammers en la Europa League.

Para convertirse en el rey del gol de la Champions League, Sébastien Haller ha tenido que reponerse a unas últimas temporadas del todo complicadas. Especialmente para un delantero. Y es que, aunque su actual récord europeo impida creerlo, ver portería se convirtió en un auténtico quebradero de cabeza para el costamarfileño. El actual jugador del Ajax anotó 20 goles en su última temporada (la 2018/2019) en el Eintracht Frankfurt, lo cual llevó al West Ham a poner encima de la mesa de los germanos 50M de €. Otro equipo en el que Sébastien Haller se convertía en el fichaje más caro jamás realizado. No obstante, el rendimiento, en lo que a goles se refiere, no fue el esperado. En la temporada y media –54 partidos– que Haller jugó en Londres, anotó un total de 14 tantos (7 en el curso 2019/2020 y otros 7 en el primer tramo de la 2020/2021). Más allá del espectacular gol de chilena que anotó con los Hammers ante el Crystal Palace, el costamarfileño pasó desapercibido en su periplo en el Olímpico de Londres. Ahora, con la camiseta del Ajax, el ariete de 27 años ha vuelto a recuperar la sonrisa… y el gol.

El once de la jornada 19 de LaLiga SmartBank

La decimonovena jornada de LaLiga SmartBank tuvo once protagonistas que a continuación detallamos. Destacaron Yuri (Ponferradina), Guruzeta (Amorebieta), Bastón (Oviedo) y Stuani (Girona), con dobletes. Seoane (Huesca) y Brugman (Oviedo) marcaron uno y dieron otro. La defensa fue netamente goleadora: Ignasi Miquel (Huesca), Alejandro Francés (Zaragoza) y Carreira (Mirandés).

El puesto del mejor portero suele estar copado por metas que no encajan. Esta jornada no es el caso. Andrés recibió dos goles, sí; pero se gana el derecho de estar en dicha posición por todos los que salvó. El Huesca venció al Valladolid gracias a sus ocho intervenciones.

Pero claro, si encajas tantos, para ganar hay que marcar… y aquí aparece Ignasi Miquel. El defensa del Huesca estuvo astuto para adelantarse a su defensor y meter la cabeza, para alojar el balón a la red e inaugurar así su cuenta goleadora de la temporada.

El Zaragoza toma impulso en la clasificación gracias a su victoria ante el Eibar. El tanto fue obra de otro defensa, un Alejandro Francés que está completando una magnífica temporada: córner botado por Francho, el central quiebra a Róber Correa y la empala de volea al fondo de la portería.

A pesar de la derrota, el Mirandés estuvo a un alto nivel ante la Ponferradina. A decir verdad, no mereció salir derrotado. Carreira dio esperanzas al equipo burgalés, al marcar un gol con suspense, que en un principio parecía no haber entrado por completo en la portería.

Vale, su gol no fue de bella factura y a decir verdad tuvo algo de fortuna, pero la temporada de Seoane está siendo de notable alto y siempre hay que echarle un ojo. Esta jornada se gana su sitio en el once por su gol (el sexto de la temporada) y una maravillosa asistencia en el tanto anteriomente mencionado de Ignasi Miquel.

El Oviedo cimentó su victoria ante el Alcorcón gracias a dos jugadores. El primero de ellos fue Brugman, que fue el encargado de poner tierra de por medio en el marcador con un gol (de remate cabeza cruzado) y una asistencia (a Borja Bastón con un centro templadito).

Baena demostró ante el Leganés, que no hace falta marcar goles para aparecer en el once de la jornada. El centrocampista se ha gando este sitio con su doblete de asistencias, ambas a Stuani. La primera llegó tras una contra; la segunda después de un precioso centro. Pudo redondear su noche con un tanto, pero se lo anularon.

Hace unas líneas decíamos que la victoria del Oviedo ante el Alcorcón versó sobre dos jugadores. Nos quedaba uno, el más importante. Borja Van Bastón suma y sigue. Otro doblete para su cuenta y ya suma diez goles, uno menos que el máximo goleador de la caregoría Stuani.

Yuri ya es centenario. El delantero de la Ponferradina sobrepasó los 100 goles en Segunda, con un nuevo doblete para vencer al Mirandés. El ariete está en forma y todo lo que toca lo convierte en peligro. Pudo haber hecho un hat-trick, pero el larguero le negó el tanto.

Estaba necesitado de alegrías el Amorebieta y ahí llegó Guruzeta a dársela por partida doble. El delantero estrenó su cuenta goleadora de la temporada con un doblete trascendental en La Rosaleda, que sirvió para cosechar la primera victoria a domicilio de la temporada.

Nos hemos permitido la licencia de meter un esquema netamente ofensivo por esta vez. Era imposible dejar fuera alguno de los dobletes de los delanteros y menos, claro está, el del máximo goleador de la categoría con once dianas. Stuani, en cuatro ratos contados, lleva ya once goles. Un delantero al que se le siguen cayendo los goles de los bolsillos.

Jesé está en barbecho

De momento, la fe de Pepe Mel en las prestaciones de Jesé Rodríguez se mantiene inquebrantable. Llamado a ser el líder de su equipo junto al omnipresente Jonathan Viera, el 10 de camsietasbartasfutbol Las Palmas no ha dejado de ser imprescindible para el entrenador madrileño ni siquiera en estos momentos, cuando atraviesa su peor racha de la presente temporada.

Sucede que, tras quedarse a cero ante el Sporting, Jesé confirma que atraviesa su peor momento desde que comenzara el actual curso futbolístico. Acumula, de momento, cinco jornadas consecutivas sin marcar, quedando como un simple bello recuerdo en la memoria colectiva de Las Palmas aquel doblete que permitió doblegar al Fuenlabrada, 2-1, el pasado 3 de noviembre en el Estadio Gran Canaria.

La peor racha anterior de Jesé tuvo lugar entre la cuarta y la séptima jornada, cuando la Unión Deportiva derrapó primero en su visita al Mirandés (4-2), para luego empatar consecutivamente contra Ibiza (1-1) y Burgos (0-0), todo ello antes de doblegar, 2-1, a la Ponferradina.

De momento, este destacado canterano del Real Madrid, leyenda en Valdebebas, sigue anclado en los seis goles marcados y las cinco asistencias ofrecidas para regocijo de sus compañeros. Pese a su entrada en barbecho no hay que quien lo aparte de los planes de Pepe Mel. Así, ha participado en 18 de las 19 jornadas de liga, siendo titular en 16 de ellas, para un total de 1.339 minutos sobre el césped.

Tampoco es que su teórica competencia avive la llama del relevo, acaso momentáneo, pues apenas se cuenta con Sadiku, Mujica está ahora lesionado y tampoco participa y Clau Mendes no deja de ser, de momento, poco más que un canterano meritorio que araña, cuando puede, entrenamientos y minutos de juego con el primer equipo de Las Palmas. Por ahí también anda Peñaranda, quien empezara a entrar hoy con el grupo tras pasarse varias semanas lesionado. Salvo sorpresa, será entonces Jesé quien vuelve a ser la punta de lanza de la UD, en ese caso, domingo a las 17:15 hora canaria, en el partido contra el Amorebieta.

Ibrahimovic: «Dispararon desde lejos y marcaron de rebote»

Zlatan Ibrahimovic se ha pronunciado tras la derrota ante España en la fase de clasificación para el Mundial de Qatar 2022. El delantero sueco ha asegurado tras el encuentro: «Hemos jugado un muy buen partido. Tuvimos un error, ellos consiguieron un tiro y marcaron en el rechace. Ha sido un buen partido en general. Tuvimos mejores oportunidades que España. Es una pena que hayamos perdido. Contra estas selecciones, una oportunidad puede ser un gol. Aprenderemos de esto. Todo el mundo está decepcionado, pero debemos ser positivos. Hemos jugado un buen partido. Veremos quién nos toca en la repesca, aún queda mucho. No sé si seguiré vivo para la repesca»

Mientras que Forsberg se mostró más contundente: «Es una mierda, por supuesto. Tuve dos buenas oportunidades. Ellos tuvieron mucho el balón, pero lo controlamos bien. Sabíamos que teníamos mucho que dar, pero no era nuestro día. Nos sentimos mal. Es un poco la ‘historia de mi vida’ con la selección. El balón no quiere entrar».

Suecia quedó segunda del grupo B en la fase de clasificación para el Mundial de Qatar 2022. Los suecos esperan conocer el rival que tendrán en la repesca para la cita mundialista.

Rusia congela a España

Rusia ganó con justicia a España en un partido donde La Rojita fue inferior de principio a fin. El frío, el mal estado del campo y el juego duro de los locales no son excusas para justificar una actuación tan gris de los de De la Fuente, que se han metido en un problema. Ahora, ambas quedan empatadas a puntos con el goalaverage a favor de los españoles (ganaron 4-1 en Almendralejo). Quedan cuatro partidos y el pleno de victorias de las dos es factible. Cualquier empate puede ser fatal…

Era el partido más difícil que va a tener La Rojita en toda la fase de clasificación y los de De la Fuente lo constataron pronto. Rusia salió a jugar en campo contrario, con intensidad y presión alta. Asfixiaron a España, que se quedó sin recursos. Les costó combinar y hasta mantener la pelota en zonas alejadas del área se convirtió en tarea laboriosa, porque los rusos presionaban cualquier balón como si fuera el último.

Sólo Abel Ruiz, con un remate en el 17’, inquietó a Rusia en la primera mitad. El resto de llegadas fueron de los locales, especialmente una en el 24’ en la que Agirrezabala estuvo muy atento y abortó el peligro en el mano a mano. En el cuarto de hora final, cuando el depósito de gasolina se vació, Rusia comenzó a pegar patadas. Fue más una cuestión de llegar tarde a la presión que una estrategia. La primera parte, con o sin patadas, arrojó una sensación: los rusos fueron muy superiores.

Esa impresión se confirmó en la reanudación, donde el dominio de Rusia se tradujo también en ocasiones muy claras. La tuvo Khlusevich nada más salir del vestuario y, tras un par de avisos más, Tyukavin hizo justicia con un derechazo desde la frontal que no pudo despejar Agirrezabala.

Por delante en el marcador, Rusia sí que cambió su plan: las patadas fueron parte de su táctica. España se desquició hasta hacerse pequeña, alejada de la versión que había mostrado hasta ahora. Se echó en falta a un líder, porque los que corresponden por edad están en la Absoluta. La Rojita está en un lío: si queda segunda, toca repesca.

Luis de la Fuente: «Nos ha costado sentirnos nosotros»

Luis de la Fuente, seleccionador español sub-21, aseguró, tras la derrota frente a Rusia (1-0) en el partido clasificatorio para el Europeo de la categoría que les «ha costado sentirse» ellos mismos y lo achacó a las duras condiciones climatológicas que hicieron «muy difícil competir». «Ya preveíamos que iba a ser el partido más difícil por el rival y las condiciones climatológicas. El rival estaba adaptado al medio y nosotros sufriendo mucho con unas temperaturas bajísimas y el campo helado. Nos ha costado sentirnos nosotros», dijo en declaraciones compartidas por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).

«En algunas fases hemos conseguido llevar la iniciativa, pero ha sido un partido sin mucho control y eso lo han aprovechado ellos. Era muy difícil competir hoy», añadió. Contra Rusia llegó la primera derrota de la actual generación, que sigue liderando el Grupo C de clasificación gracias a tener mejor diferencia de goles en el enfrentamiento directo contra el equipo ruso. «Seguimos caminando. La idea es ganar los cuatro partidos que restan, como siempre. Sabemos que hay un rival enfrente que nos va a hacer competir y no cometer errores. Hay que seguir apostando por estos jugadores y por nuestra idea», comentó. «Cuando retomemos la competición en marzo estaremos en mejores condiciones para seguir mejorando y compitiendo», concluyó.- EFE.