Otro suspenso para Messi

La derrota del camiseta psg 21 22 contra el Nantes no ha pasado desapercibida para la siempre crítica prena francesa, que ha vuelto a suspender a Messi sin motivo aparente. El astro argentino fue uno de los pocos jugadores que se salvaron del naufragio de los de Pochettino, pero recibió una valoración de 4 por parte de L’Équipe, que sigue exigiéndole mucho más al siete veces ganador del Balón de Oro. Otros titulares en Nantes, como Mbappé y Wijnaldum, también fueron suspendidos. El internacional galo recibió un 3, mientras que el neerlandés fue castigado con un 2.

Lo cierto es que Messi fue uno de los mejores del chandal psg 21 22 durante los 90 minutos. El rosarino generó dos oportunidades claras de gol en la primera mitad, pero tanto Mbappé como Gueye sucumbieron ante un Lafont inconmensurable (recibió un histórico 10 de L’Équipe). En el segundo tiempo, el exjugador del Barcelona asistió a Neymar en el único gol de los parisinos en La Beaujoire y, además, fue el asistente a Mbappé en la jugada en la que el delantero forzó el penalti que terminó fallando Neymar.

«El argentino, alineado como extremo derecho, no fue perdonado por Pallois, a la imagen de la intensidad del Nantes. Erró contra Lafont (minuto 8) y asistió bien a Gueye (27). Fue más determinante tras el descanso: lanzó bien a Mbappé en el 58, que obtuvo un penalti y después volvió a dejar solo al francés en el minuto 69. Jugó en un rol mucho más bajo como quarterback en el fútbol americano. Falló un disparo en el minuto 85 y le faltó más claridad en el partido», subraya L’Équipe para describir la actuación de Messi.

El suspenso del prestigioso diario francés al internacional argentino es el tercero consecutivo tras los que recibió ante el Rennes y el Real Madrid en la Champions League. Sin embargo, las estadísticas siguen avalando a Messi, que ha marcado 6 goles y ha otorgado 8 asistencias en los últimos 16 partidos del PSG, estadísticas que, no son brillantes, pero evidencian una mejoría de Messi durante el comienzo del año.

Ramos marca, Messi vuelve

El camiseta psg 21 22 sigue siendo un equipo extraño en el que el talento individual se está imponiendo por encima de todas las cosas en la Ligue 1. Es una plantilla confeccionada por y para atacar y la evidencia más clara es el partido de hoy contra el Reims. Se fue 1-0 al descanso sin haber realizado una gran primera mitad, Sergio Ramos se estrenó como goleador en su nuevo estadio y Messi reapareció tras un mes en el dique seco. El 4-0, pese a que la primera parte fue equilibrada, refleja la abismal diferencia de calidad entre ambas plantillas.

Ramos fue titular por primera vez en el Parque de los Príncipes, siendo el camero la gran novedad en un once en el que no estaba Messi. El astro argentino, a pesar de estar recuperado del positivo en coronavirus que contrajo en navidades, todavía no había jugado en 2022 y Pochettino estimó que lo mejor era no arriesgarle de inicio.

El PSG tiene un trato con el diablo o algo parecido esta temporada en los momentos más críticos. El actual líder del campeonato francés es un equipo que puede ser inferior a todos los rivales de la Ligue 1 en cuanto a juego se refiere, que al final acaba marcando gol en el tramo final de alguna de las dos partes. Hoy tocó en la primera, tras haber transcurrido 45 minutos en los que el Reims fue superior e incluso gozó de ocasiones claras para haberse ido con ventaja al descanso.

La poca eficacia de Ekitike en el área, contrarrestado por dos errores impropios de lo que ha mostrado esta temporada (8 tantos) le dieron alas al PSG, que tuvo en las botas de Mbappé el 1-0 tras una pérdida del los de Óscar García cerca del área propia. Justo cuando restaban dos minutos para el final de la primera mitad, Verratti, que no es un mediocentro acostumbrado a marcar goles, apareció por sorpresa para batir a Rajkovic con la izquierda y poner tierra de por medio en el marcador.

El gol de Verratti prácticamente expulsó del partido al Reims, que acusó la excesiva juventud de su plantilla y los cambios de Óscar García no surtieron efecto. Ramos, que estaba realizando un gran partido, se estrenó como goleador en su especialidad, el balón parado. El camero, siempre bien colocado, aprovechó un rechace de un remate de Danilo de cabeza para hacer el 2-0 en el marcador. Ingresó Messi, que tardó cuatro minutos en ser decisivo tras asistir a Verratti en el tercero del PSG. Y, por si fuera poco, Danilo se unió a la fiesta para finiquitar un encuentro que prácticamente se decidió a un minuto del descanso.

Ramos: «El trabajo se recompensa con el gol»

Tras el encuentro, el central español atendió a los medios de comunicación y se mostró muy feliz de estrenarse como goleador en París.

Estreno goleador: «Estoy muy contento, al final el trabajo se recompensa con el gol. Estoy feliz de haber jugado los 90 minutos. Estoy feliz de haber marcado mi primer gol con el PSG y espero que haya muchos más».

Trabajo: «Sabemos la importancia de acumular la rutina. Reanudé durante tres semanas normalmente con el grupo. Lo importante es tener esta rutina, progresar físicamente y traer mi mejor versión a este grupo. Tenemos la Copa, el campeonato, la Champions League. Este es el mejor momento para volver a la cima. Sobre la adaptación, había pasado mucho tiempo en una ciudad antes en Madrid, con mi familia. Al principio fue difícil pero hoy es mejor, espero hacerlo lo mejor posible con París».

Ambición: «Hay que seguir, seguir esa continuidad con este grupo para ir a la Champions. Trabajamos con grandes jugadores. Estamos de acuerdo en que debemos ingeniárnoslas para progresar y dar lo mejor de nosotros mismos. Lo más importante es trabajar día a día».

Piqué se rinde al Madrid

Gerard Piqué ha dado una entrevista en #Vamos en la previa de la Supercopa de España, que comienza este miércoles con el gran Clásico entre Real Madrid y Barcelona. camisetas baratas.com El central ha elogiado a su rival, que considera que está en un gran momento de forma. También a varios de sus jugadores, Vinicius y Benzema especialmente. No obstante, ha igualado las fuerzas en comparación a la jornada de Liga y cree que pueden hacer daño al rival por lo que lo conocen en los últimos años.

El Madrid: «Mantiene la base que les ha dado muchos éxitos en el pasado. En el centro del campo, Casemiro, Kroos y Modric se conocen muy muy bien y el rendimiento que han dado en los últimos años ha sido muy alto. Arriba tienen a Benzema y Vinicius, que están a un nivel superlativo tanto en goles como en juego. Atrás es un equipo que se repliega bien, que se siente cómodo sin la pelota y que lo basa todo en transiciones de Vinicius o a que los medios se asocien para que acabe recibiendo Benzema. Es la misma base de hace años, es un equipo que conocemos muy bien, sabemos que tiene mucho nivel, pero les podemos hacer daño».

El primer Clásico de la temporada: «Para mí fue injusto que se llevaran los tres puntos en el Camp Nou. Hubo una de Dest con 0-0, que hubiera cambiado el partido. Ellos en la primera que llegaron, hicieron gol. Anímicamente no estábamos como ahora, estábamos más tocados. Las fuerzas han cambiado con respecto a ese partido y esperamos aprovecharlo».

El momento del Barça: «En la situación en la que estamos cada victoria te refuerza mucho, Y si ganáramos el título, te da confianza para los próximos meses, te hace crecer como equipo».

Nueva Supercopa: «El formato actual es más complicado, le da más opciones a todo el mundo de poder ganarla, a partido único con semifinales, y más en el futbol actual, pues los participantes son de mucho nivel. Son dos partidos muy igualados y de trabajar mucho, normalmente al 50%».

Granada 2 – Atlético 1: resumen, goles y resultado de LaLiga Santander

«Parece que están cansados de Simeone»

El Granada prolonga la mayor crisis de la ‘era Simeone’ al derrotar al Atlético, que pierde su cuarto partido consecutivo en Liga. El equipo rojiblanco mereció más, pero no le sale nada y adolece de unos tremendos problemas en la fase defensiva; no es un culpa de los defensas, falla la forma de defender de todo el equipo.

Es un problema estructural, con un sistema de tres centrales que no funciona y un equipo escasamente trabajado en las transiciones tanto defensivas como ofensivas. João Félix demostró que tiene que ser titular siempre con un golazo y le anularon otro legal. Simeone tiene mucho trabajo por delante, porque todos los jugadores están rindiendo por debajo de sus posibilidades y parece que están cansados de su entrenador

El gol anulado a João Félix

Este fue el momento: O Menino saltó, le ganó la posición a Luis Suárez y cabeceó a la red. Hubo un mínimo contacto con el brazo izquierdo, pero muy liviano. Pues para Hernández Hernández, suficiente para señalar falta. Habría sido el 1-2 justo antes del descanso.

El VAR, al interpretar que se trató de un gris, no entró. «En Sevilla me pasó a mí y no pitaron falta», dijo Koke a pie de campo. «Para mí es falta», señaló Machís segundos después. «Es un gol legal», opinó Iturralde en Carrusel.

El Atleti sigue derrota a derrota

Y con João Félix tampoco. Y eso que un minuto y 39 segundos tardó éste en dar un golpe en la hierba. Un minuto y 39 segundos tardó João en demostrarle a Simeone por qué debe ser titular. Más allá de las palabras, de los agentes, de los millones. El talento no necesita adornos, sólo confianza. Y al minuto y 39 segundos de volver a un once, en Granada, João se arrancaba la marca de encima, en el centro del campo, con un control orientado. Plic. Salió en estampida. Al llegar al área, superó a Maximiano con un disparo cruzado que se alojó en el fondo de la red. Inteligencia, velocidad y definición. P-u-r-o arte.

El golpe no tumbó al Granada, que reaccionó con balón y fluidez. En cuatro toques se presentaba ante Oblak cuando al Atleti comenzó a costarle un mundo. El gol de João había sido mero maquillaje, presos los del Cholo de sus errores habituales. Pasos atrás, un centro del campo que ni construye ni destruye, falta de velocidad y circulación, un océano entre líneas. Koke mal, De Paul peor, Lemar apagado. Creía dominar el duelo sólo por la ventaja en el marcador. Pero, historia de esta temporada es, el Granada sólo necesitó un disparo para igualarlo. Tan fácil. Uno sólo. Como tantos otros. Cierto es que fue una genialidad de Machís. Que quebró a De Paul en un cambio de ritmo y, tras una diagonal hacia dentro, se sacó de la bota un tiro seco y duro, a medio camino entre cohete y misil con un evidente final: la red de Oblak. Tan cierto como que de los guantes del portero ya no brota un milagro. Esos guantes que habían hecho una rutina de eso. Detener los cohetes, los misiles, los balones imposibles.

El Atleti, amenazado, volvió a jugar, como si sólo supiera hacerlo cuando se siente perseguido. Despertó Lemar, abrió el camino por su banda Carrasco. Trabajo para Maximiano, que sacó el guante para despejar un derechazo de João. Volvía a llegarle la pelota al portugués, llevaba todo el peligro del Atleti. Celebraba otro gol cuando el descanso asomaba, al cabecear a la red un balón peinado de Lemar. Pero, piiii, el silbato congelaba su celebración. Ese gol nunca subiría al marcador, anulado por falta de João a Luis Suárez en el salto. Lo que el sábado fue legal en Nervión, ayer en Granada ya no. El árbitro sólo decía: “Sigan, sigan”. Jefe nuevo, nuevas reglas. El VAR apenas interfiere. Aunque el salto fuera limpio, aunque João sólo hubiera apoyado, leve, la mano en la espalda del colombiano tras rematar. De nada sirvieron sus protestas. El Atleti se fue al descanso mirando el 1-1 y sintiendo cómo, en la sangre, le hervía la injusticia.

La segunda parte comenzó sin Arias, roto en una carrera con Carrasco, y un Atleti enrabietado. Y João MaravillãoPero al campeón la suerte esta temporada le da palos. La madera de Maximiano aún temblaba del disparo que en ella había estampado el portugués cuando Oblak volvía a golpear con rabia la hierba. Al poste de João le había seguido un mal control de Kondogbia, una contra nazarí y un gol de un Jorge Molina cojo. Primero anulado, después, tras pasar por el VAR, legal. Y pendiendo como una condena sobre el Cholo y su defensa entre alfileres y pies de barro. Con jugadores insostenibles, que son verbena, como Felipe, Hermoso.

Respondió el Cholo con un triple cambio. Suárez fuera, sin goles ni gestos. Buscaba el empate con Cunha y con Correa, encontrarle una grieta al frontón nazarí. Un Granada parapetado a los pies de Maximiano que siguió llevando peligro a la contra, con el Luis Suárez de Robert Moreno corriendo hacia a Oblak. Sacó el esloveno la manopla para, esta vez sí, hacer un milagro y evitar un tercero. Con contundencia, la palabra perdida.

Esa que al Atleti tanto le falta en su área y en la contraria, que le empuja al sumidero partidos que merece ganar. Pero le falta jerarquía, carácter, uno de esos gritos de Gabi que cuadraban balones. Cunha perdonó el empate después de que a Maximiano se le escapara un rechace. El Atleti murió estampado contra el frontón, sin ser capaz de rasguñarle siquiera. El décimo aniversario del Cholo en su banquillo llega hoy, esta noche, con el partido a partido convertido en un preocupante derrota a derrota. Cuarta ya. Seguida, inexplicable. Pesadilla antes y durante esta Navidad. A ver después.