De Bruyne, el chico de los goles de oro

Los grandes jugadores aparecen en los grandes partidos. En Manchester, por lo menos en el lado celeste de la ciudad, no los hay más grande ni más determinantes que Kevin De Bruyne. Llegó al Etihad en 2015, y ya en su primera campaña continental consiguió dos goles que quedarán en el recuerdo de la hinchada celeste. Su primer tanto con su nuevo equipo en la Champions League fue un zurdazo en el último minuto para ganar al Sevilla. No fue su mejor tanto, solo el primero. Marcó la tónica de lo que vendría siendo habitual en el plano continental: sus goles decisivos.

Esa misma campaña, la 2015-16, el City alcanzó las primeras semifinales de Liga de Campeones de su historia. La contribución del centrocampista fue crucial. Marcó en el Parque de los Príncipes y luego logró el tanto definitivo en el Etihad para superar al chandal psg 22 23. Recibió, buscó el hueco y mando el esférico colocado junto al poste para el delirio de la afición local.

Crecía el chandal manchester city 22 23, que se midió al Barcelona en el primer curso de Pep Guardiola en Inglaterra. Una prueba de madurez para el proyecto cityzen. De nuevo desde fuera del área, pero en esta ocasión con un libre directo, De Bruyne puso a los mancunianos por delante. Fue una victoria importante en una campaña decepcionante. Aunque el City terminó cayendo en los octavos de final frente al Mónaco, los celestes parecían acomodarse entre la élite continental. Buena prueba de ello fue la victoria en el Santiago Bernabéu hace dos temporadas. Fue el último encuentro antes de que la irrupción del COVID-19 desestabilizase la competición, el fútbol y la vida en general. En aquella noche de marzo de 2020, De Bruyne lució el brazalete de capitán en una remontada memorable de un City que confirmó su pase a los cuartos de final. Allá cayeron por sorpresa ante el Olympique de Lyon.

Volvieron a intentarlo los celestes la pasada campaña. De nuevo con Guardiola en el banquillo y con De Bruyne como principal estrella sobre el césped. El City dio un paso más allá y alcanzó la primera final de la Champions League de su historia. Para llegar a Oporto, los mancunianos tuvieron que superar al Borussia Dortmund y al París Saint-Germain. De Bruyne abrió la lata ante los alemanes e igualó la ida en Francia. Actuaciones determinantes y goles de oro. Como el logrado frente al Atlético de Madrid en la ida de los cuartos de final el martes por la noche. Un tanto que da una ventaja mínima a los celestes, que visitarán el Wanda Metropolitano la próxima semana.

Reencuentro con Rodrigo

El sorteo de cuartos de final de la Champions empareja al Atlético con un rival contra el que no tiene estadísticas. No existen. Será la primera vez: el chandal manchester city 22 23. El que fuera el equipo por el que el Kun Agüero dejara al club rojiblanco en 2011, donde permanecería diez años y Europa nunca les volvería a cruzar, ahora se encontrará con los rojiblancos por una plaza en la semifinal, en la temporada en la que el Kun se fue al Barça, en la temporada en la que un problema de corazón ha alejado al Kun para siempre del verde, retirándole cuando había regresado a LaLiga. Nunca volvió a cruzarse con sus ex, aunque el Calderón primero y el Metropolitano después, así lo deseara. No será el caso de Rodrigo Hernández (Madrid, 1996).

Acunado en la cantera del Atleti, era un crío cuando Agüero se llevaba las mayúsculas en rojiblanco de los titulares. En sus categorías inferiores comenzó, jugó de 2007 a 2013 cuando se fue a Vila-real. En 2015 debutaba en el primer equipo, en 2018 se hacía imprescindible, año en cuyo verano regresaba al Atleti para heredad el ’14’ de Gabi. A nadie podía sentarle mejor. Cantera, garra, personalidad, fútbol. Pero la historia de su reencuentro solamente duraría un año mientras su nombre, Rodri, se hizo largo, se convirtió en Rodrigo. Se hizo fijo para el Cholo, en el doble pivote con Thomas, 47 partidos, tres goles, pero una llamada aquel año le haría volver a hacer las maletas. Era de Pep, de Guardiola, para el City. Un tren que su cabeza le decía que no podía dejar pasar, por mucho que su corazón sintiera otra cosa.

Rodrigo se fue del Atleti dejando en las arcas los 70 millones que eran su claúsula (el club rojiblanco había pagado por él 20 al Villarreal), sin rollos, con pena, pero con la seguridad de que el tren que pasaba era la horma para sus botas. El fútbol de Pep. Dos temporadas y media, 137 partidos y nueve goles después se ha convertido en uno de los pivotes más cotizados del mundo. Con Pep se ha convertido en algo más que un pivote, con Pep Rodrigo ya es un todocampista. Más inteligente, más polivalente, con más llegada al gol. Y más protagonista con balón y sin balón, rápido y eficaz en la presión y en la conducción. Siempre titular y pilar. Como pivote único. Un crecimiento que, ahora, en los cuartos, regresará al Metropolitano pero con otra camiseta, la rival, en un enfrentamiento que nunca se produjo con Agüero pero que será clave para que los rojiblancos alcancen las semifinales. Intentando que Rodrigo no pueda llevar al verde la ley de los ex.

El City acribilla al United

Un problema en la cadera dejó a Ronaldo fuera del derbi de chandal manchester city 22 23Pep Guardiola lo destacó en la previa del duelo como la principal amenaza de los visitantes, que habían ganado en cuatro de sus últimas cinco visitas al Etihad Stadium entre todas las competiciones. El United amenazaba con truncar la carrera del City por el título y de recuperar el cuarto puesto. Pero a los cinco minutos, Kevin De Bruyne abrió el marcador. Empezaba a tomar la iniciativa el cuadro local, y una combinación de Bernardo Silva y Jack Grealish por la izquierda terminó con el belga empujando el balón a la red.

Reaccionaron los de Ralf Rangnick. El técnico alemán apostó por la velocidad de Anthony Elanga y Jadon Sancho, con Bruno Fernandes y Paul Pogba poniendo la pausa y la dirección. Todos participaron en el tanto del empate. Sancho marcó ante su exequipo desde la frontal después de una rápida y efectiva salida al contraataque del Manchester United. Robo y a la carrera. Ocho minutos duró la alegría de los de rojo. A la media hora, Phil Foden sorteó a varios rivales para entrar en el área, aunque estrelló su disparo contra De Gea. Grealish también lo intentó. Fue De Bruyne, otra vez, quien encontró el camino al gol entre el caos y la confusión.

Mantuvo el control el chandal manchester city 22 23 durante la segunda mitad, aunque no pudo evitar que el United inquietase la meta de Ederson. Debido a las transiciones rápidas, se vivió un duelo de idas y venidas continuas durante varios tramos del segundo tiempo. Riyad Mahrez se encargó de cerrar el marcador a falta de 20 minutos para el final. Poco después de la entrada de Marcus Rashford y Jesse Lingard, a los visitantes se les hizo de noche. El argelino llegó desde el vértice derecho para conectar un saque de esquina de De Bruyne desde la izquierda. Sin presión, sin problemas. Su volea confirmó los tres puntos para los cityzens. Tuvo tiempo Mahrez para echar sal en la herida del United con el cuarto gol. Los de celeste vuelven a contar con seis puntos de ventaja respecto al Liverpool en la lucha por el título.