Asensio gana la batalla

Turno para Asensio. Carlo Ancelotti completa su once de gala en el derbi contra el Atlético con el balear. Con Benzema de vuelta en el equipo tras superar los problemas físicos que le hicieron retirarse antes de tiempo contra la Real Sociedad y le impidieron jugar contra el Inter, solo quedaba por definir quien ocuparía el flanco derecho del ataque, la última pieza del puzle de Carletto esta temporada. Asensio recupera la titularidad después de dos partidos en los que el técnico italiano se decantó por Rodrygo.

Ancelotti mantiene inamovible su idea. En los siete partidos que ha disputado el Real Madrid desde el último parón de selecciones, el entrenador blanco ha alineado sin interrupción a siete jugadores: Courtois, Alaba, Mendy, Vinicius y el tridente del centro del campo: Casemiro, Kroos y Modric. Aparte de ellos, Carvajal, Militao y Benzema solo han rotado en un partido.

Asensio ha jugado tres de ellos, contra Granada, Sevilla y Athletic. El balear todavía es el 15º jugador más utilizado por Ancelotti (714 minutos repartidos en 18 partidos, siete de ellos como titular), pero está ganando protagonismo en los últimos partidos. Y se presenta en el derbi en un momento dulce tras marcar el 2-0 al Inter en el partido con el que el Madrid cerró la fase de grupos el pasado martes.

En resumen, el once titular del Real Madrid para el derbi contra el Atlético está formado por: Courtois; Carvajal, Militao, Alaba, Mendy; Modric, Casemiro, Kroos; Asensio, Benzema y Vinicius. De los 25 jugadores que convocó, Ancelotti ha descartado a Toni Fuidias y Vallejo. Los doce suplentes que estarán en el banquillo son: Lunin, Nacho, Hazard, Marcelo, Valverde, Jovic, Lucas, Bale, Rodrygo, Isco, Mariano y Camavinga.

Valverde, doctorado en derbis

A Valverde le van los derbis. El uruguayo llega a tiempo para el partido del Wanda después de haber disputado el lunes sus primeros minutos en más de un mes. El charrúa jugó el último cuarto de hora contra la Real Sociedad una vez recuperado de una lesión muscular que le tuvo cinco semanas lejos de los terrenos de juego. Un regreso con el que coger rodaje para un tramo decisivo de la temporada en el que tendrá que dar oxígeno al tridente indisoluble que forman Casemiro, Modric y Kroos en el centro del campo.

Tener al Atlético enfrente saca lo mejor de Valverde. Fede fue la gran sorpresa de Zidane en el once la pasada temporada en el Wanda. Le fogueó cuatro días antes para Osasuna. Con Modric saliendo de lesión, pareció una decisión para reservar a James de cara al derbi. Resultó ser una declaración de intenciones. El internacional celeste pasó con nota el examen contra los rojillos. «Hay que destacar a Valverde, que ha hecho un partido brutal», dijo Zidane, motu proprio, tras el partido. El técnico francés dio una pista, pero nadie la captó. Cuajó un partido sobresaliente. «Antes del derbi con el Atlético, sabía que estaba en el once y estaba muy nervioso y vino Casemiro y me dijo: ‘¿Estás nervioso?’. Y le dije: ‘No, que va’. Pero me vio la mano y estaba temblando», confesó semanas después en una entrevista en Real Madrid TV.

Su figura fue creciendo a base de grandes actuaciones, hasta el punto de discutir el puesto a un Modric que no terminaba de arrancar, y los resultados acompañaban al Madrid al compás de la presencia de Valverde. El derbi de la final de la Supercopa le doctoró. Quedaban cinco minutos y medio para el final cuando hizo una entrada a Morata para evitar que el delantero se plantara solo ante Courtois. Una falta canchera para una roja contradictoria. Dejaba a su equipo con diez, pero evitaba que el Atlético se quedara con la Supercopa en esa jugada. Los elogios esta vez vinieron del rival. «Fue la jugada más importante del partido de Valverde. Le dije que yo hubiera hecho lo mismo en su lugar», comentó Simeone. Pese a la expulsión, o quizás también por ella, se llevó el premio al MVP de la final.

El reseteo tras el confinamiento supuso un apagón, aunque fue varias veces titular en ese tramo final del campeonato camino de la Liga 34. Esta temporada le están lastrando las lesiones y el gran momento de forma y juego de Kroos y Modric. Ha pasado dos veces por la concurrida enfermería madridista. Estuvo un mes de baja en pleno otoño por una fisura en la espina tibial y consiguió llegar a tiempo para reaparecer con dos minutos en el derbi del Di Stéfano. Luego, tras el partido de Copa (20 de enero) una lesión muscular en el aductor le ha tenido cinco semanas KO. Apenas ha participado en 21 de los 34 partidos de esta temporada, sólo 12 como titular. Suma 1.170 minutos, el 13º del equipo. Volvió este mismo lunes contra la Real con la vista puesta en el derbi. El partido donde Valverde mejor imparte su magisterio.