Crisis sin precedentes en Burdeos

La crisis económica provocada por el coronavirus ha dejado sus primeras víctimas en el fútbol francés. En un comunicado emitido hace unos minutos, el Girondins de Burdeos ha anunciado la salida de sus propietarios, King Street, para dejar la gestión del club en manos del Tribunal de Comercio.

La decisión, tomada por el presidente Fréderic Longuépée, es consecuencia de la retirada de King Street como accionista mayoritario. El fondo de inversión americano, que aterrizó en 2018 en la gestión del Burdeos, había tenido problemas económicos en su gestión y había dejado al histórico francés al borde de la ruina.

«Se ha designado un representante ad hoc que será el encargado de ayudar al Girondins Burdeos en su búsqueda de una solución duradera. Estos hechos se suman a las consecuencias económicas que han golpeado duramente a los clubes la temporada pasada debido al cese de la Ligue 1 y la consiguiente pérdida de ingresos», indica el comunicado emitido por el Girondins de Burdeos hace unos minutos.

La situación del equipo del sur de Francia esta temporada está siendo dramática, ya que a la retirada de King Street se le une una situación deportiva bastante complicada. Esta salida le puede obligar a empezar en categorías amateur. El Girondins de Burdeos se encuentra actualmente a cinco puntos del descenso y únicamente ha sumado dos victorias en los últimos 11 encuentros.