Crisis sin precedentes en Burdeos

La crisis económica provocada por el coronavirus ha dejado sus primeras víctimas en el fútbol francés. En un comunicado emitido hace unos minutos, el Girondins de Burdeos ha anunciado la salida de sus propietarios, King Street, para dejar la gestión del club en manos del Tribunal de Comercio.

La decisión, tomada por el presidente Fréderic Longuépée, es consecuencia de la retirada de King Street como accionista mayoritario. El fondo de inversión americano, que aterrizó en 2018 en la gestión del Burdeos, había tenido problemas económicos en su gestión y había dejado al histórico francés al borde de la ruina.

«Se ha designado un representante ad hoc que será el encargado de ayudar al Girondins Burdeos en su búsqueda de una solución duradera. Estos hechos se suman a las consecuencias económicas que han golpeado duramente a los clubes la temporada pasada debido al cese de la Ligue 1 y la consiguiente pérdida de ingresos», indica el comunicado emitido por el Girondins de Burdeos hace unos minutos.

La situación del equipo del sur de Francia esta temporada está siendo dramática, ya que a la retirada de King Street se le une una situación deportiva bastante complicada. Esta salida le puede obligar a empezar en categorías amateur. El Girondins de Burdeos se encuentra actualmente a cinco puntos del descenso y únicamente ha sumado dos victorias en los últimos 11 encuentros.

El Oporto se acerca al Sporting y Darwin resucita al Benfica

El Oporto no desperdició la ocasión y acortó distancias este jueves con el líder Sporting tras vencer por 1-0 al Vitória de Guimarães, un encuentro disputado el mismo día en que el uruguayo Darwin Núñez recuperó su brilló al marcar uno de los goles con el que el Benfica se impuso al Portimonense (1-5).

La vigesimoctava de la liga portuguesa se cerró este jueves con el segundo y tercero cumpliendo el objetivo de pisar cada vez más los talones al Sporting, que cuenta ahora con una ventaja de apenas 4 puntos sobre el Oporto y de 10 sobre el Benfica.

El maliense Marega fue el hombre del Oporto, anotando en el 49 con la zurda tras un grave error de Mumin, del Vitória.

Más abultada fue la victoria del Benfica sobre el Portimonense, toda una mano de goles que se repartieron Pizzi, en el tiempo agregado antes del descanso, el suizo Seferovic, con doblete en el 64 y el 73, Éverton en el 94 y el uruguayo Darwin Núñez, que lucha por volver a la titularidad.

Y hoy dio razones. El uruguayo entró al césped en el 46 y cuatro minutos más tarde marcaba con la diestra el gol fundamental para darla vuelta al partido a favor de los encarnados, el segundo, en un momento en el que los de Jorge Jesus empezaban a impacientarse.

La jornada dejó alegrías también para el venezolano Jhon Murillo, fundamental para la victoria del Tondela de Pako Ayestarán ante el Nacional por 2-1.

Los visitantes se habían adelantado con un tanto de João Camachoen el 14, situación que equilibró cuatro minutos más tarde Murillo tras un pase del español Mario González. Es el tercer tanto del venezolano en la liga.

El Tondela acabó imponiéndose con el tanto definitivo de Ricardo Alves, que pudo haberse ampliado si el conjunto no hubiera fallado el penalti pitado ya en los minutos agregados al final del partido.

Día destacado además para el español Iván Jaime, protagonista del alejamiento del Famalicão de puestos de descenso tras vencer por 0-3 al Gil Vicente, un resultado al que el medio malagueño aportó dos goles.

Jaime, de tan solo 20 años y que comenzó el partido en el banquillo, entró al césped en el 68 y dos minutos después marcaba el primer tanto para el Famalicão tras un pase Rúben Vinagre.

El ecuatoriano Leonardo Campana anotaba el segundo en el 90 y cuatro minutos después de nuevo Iván Jaime marcaba, consiguiendo así el doblete ante un Gil Vicente que se vio mermado en el 86 al recibir roja directa Ygor Nogueira.

Hertha: el primer equipo de la Bundesliga en cuarentena

El Hertha de Berlín se covertirá en el primer club de la Bundesliga cuya plantilla y staff técnico se ven obligados a someterse íntegramente a una cuarentena de dos semanas como consecuencia de cuatro positivos en el club berlinés. El jugador Marvin Plattenhardt se sumó este jueves a los casos del entrenador Pal Dardai, su segundo Admir Hamzagic y el atacante Dodi Lukebakio, cumpliendo la cifra de positivos que, según el plan sanitario de la federación, manda a aislarse a todo el equipo.

De esta manera, al órgano de competición no le quedará otra que aplazar un total de tres encuentros del Hertha. Quedan en el aire, por tanto, los choques frente al Mainz, ante el Friburgo y contra al Schalke, lo que supondrá un verdadero quebradero de cabeza para los responsables de la federación liguera a la hora de encontrar fechas nuevas. A falta de tan solo seis jornadas para el final, el margen de maniobra en el calendario es de lo más escaso, sobre todo con la Eurocopa en el horizonte.

Según el diario Bild, la Consejería de Salud del distrito berlinés Charlottenburg/Wilmersdorf ordenó después del tercer positivo que todo el equipo se sometiese a una cuarentena en grupo que solo hubiera podido abandonar para entrenamientos y partidos, pero los jugadores lo incumplieron. Siempre según Bild, los miembros de la plantilla se dirigieron a sus domicilios, donde ahora sí tendrán que permanecer durante las próximas semanas tras el cuarto positivo en las filas del Hertha.

Lukaku acerca el scudetto

El Inter roza con los dedos su 19º scudetto después de ganar este miércoles al Sassuolo (2-1) un partido que debió haberse jugado hace un par de semanas pero que se aplazó por culpa de la pandemia. Con este triunfo los nerazzurri amplían su ventaja con el Milan a 11 puntos cuando sólo quedan 27 por disputarse. Sólo una hecatombe en las jornadas finales impedirá que el Inter sea campeón de Italia.

Apenas diez minutos necesitó el equipo de Conte para ponerse por delante en el marcador. Y lo hizo gracias al de casi siempre, Lukaku. El belga hizo su 21º gol en la Serie A esta temporada con un imponente cabezazo marca de la casa tras un centro de Ashley Young. El 9 se deshizo de su marca y atacó el espacio con violencia para medir el salto, girar la cabeza y colocar el balón en un lugar imposible para Consigli. Si es cierto que el Inter lo ha tasado en 100 millones y que necesita vender para solventar sus deudas, los grandes de Europa tienen ahí un killer de élite más barato que el soñado y casi inalcanzable Haaland.

El Inter pecó de falta de ambición para ir a por el segundo y el Sassuolo se le echó encima. Encerró a los nerazzurri en su área pero la verdad es que el equipo de Conte también se encontró cómodo defendiendo el resultado. Handanovic evitó un par de veces el gol del empate mientras el resto de su equipo, atrincherado, esperaba algún error del Sassuolo para armar una contra y sentenciar el partido. Plan sin fisuras. La defensa del Inter robó el balón en su área, buscó en largo a Lukaku, que controló la pelota, la condujo unos metros, la aguantó, detuvo el tiempo, y esperó el momento justo para asistir a Lautaro, que finiquitó el partido con la izquierda.

Y es que Lukaku no sólo marca. Además de sus espectaculares cifras (61 goles en 87 partidos con el Inter), es un delantero que atemoriza a los rivales, se asocia de maravilla, ataca los espacios, baja balones y desahoga mucho el juego de su equipo. Sin duda, si el Inter termina levantando el título, gran parte del éxito llevará la firma de Lukaku.

Ya en los minutos finales, el Sassuolo recortó distancias por medio de Traoré, al que tras un barullo en el área, le cayó el balón en la pierna derecha y ejecutó un precioso disparo con rosca que se coló por la escuadra.

La ‘pelea’ entre Maguire y Azpilicueta da un giro al fútbol inglés

La Premier League quiere mejorar el VAR de cara a la próxima temporada. Las numerosas quejas de los clubes por las numerosas inconsistencias en la toma de decisiones arbitrales han focalizado el debate a lo largo del curso. En la reunión de este jueves de los clubes de la competición, uno de los puntos más calientes del día será la mejora del VAR.

Una de las jugadas más polémicas del curso, y una de las que han recibido todos los clubes de la Premier League, tuvo lugar en octubre en un partido entre el Manchester United y el Chelsea, cuando Maguire agarró con los dos brazos por el cuello a Azpilicueta dentro del área pero ni el árbitro Atkinson pitó penalti ni el VAR consideró oportuno actuar.

A lo largo de las últimas semanas, los clubes han recibido vídeos por parte de la Premier League con jugadas polémicas en las que ha intervenido el VAR y tenían que responder con las reacciones de los entrenadores, directivos y capitanes sobre qué cambios se podrían implementar para la próxima temporada. Además, cada clip tenía un Sí/No para comentar si la jugada en cuestión tenía que haber sido revisada por el VAR. Al final del cuestionario tuvieron la oportunidad de explicar cómo creían que podía mejorar el sistema de la toma de decisiones.

Coutinho no sale del pozo: operado por segunda vez

Philippe Coutinho tiene motivos para estar preocupado: no se están cumpliendo los plazos previsto de su recuperación -se sometió a una menisectomía el 2 de enero con un pronóstico inicial de baja de tres meses- y además tuvo que volver a pasar por el quirófano hace unas semanas para extraer un quiste en su rodilla izquierda, según se desveló en el programa ‘Onze’ de Esport3, que le estaba produciendo un derrame de líquido sinovial y la consecuente hinchazón en la rodilla.

Evidentemente, la situación actual de Coutinho no invita al optimismo. En el club optan por la prudencia y prefieren no marcar plazos, pero los diversos reveses que está sufriendo el jugador en su recuperación, le han llevado a tomar la decisión de viajar a Qatar para ponerse en manos del especialista belga de rodilla, Pieter D’Hooghe.

Según ha podido saber AS, el jugador no sólo realizó una completa revisión del estado de su rodilla sino que también quiso una segunda opinión sobre el tratamiento a seguir tras no estar del todo satisfecho con los servicios médicos del FC Barcelona.

Hay que recordar que no es la primera vez que los jugadores del FC Barcelona visitan la consulta del doctor D’Hooghe en Doha. Los franceses Ousmane Dembélé y Samuel Umtiti también se pusieron en manos del centro Aspetar para solucionar sus respectivas lesiones.

En cualquier caso, descartado totalmente que reaparezca en los tres meses previstos, ahora mismo se daría por bueno si el delantero llega al tramo final de la temporada y pudiese jugar dos o tres partidos.

Histórico Liverpool: cinco derrotas seguidas en Anfield

Hubo un tiempo en esta temporada en el que Mason Mount era criticado por no rendir, por estar siempre en el once de Lampard, a pesar de su nivel ofrecido, por ser su ojito derecho. Hubo un tiempo en el que, recién llegado Tuchel, todos se preguntaban si Mount seguiría jugando con el técnico alemán, si Mount pasaría por encima de fichajes millonarios como Havertz o Ziyech. El tiempo ha acabado hablando: Mount es imprescindible en el Chelsea. Así lo ha demostrado semana tras semana y así lo demostró en Anfield, cuando un gol suyo dio la victoria a los ‘blues’ y los coloca en la cuarta posición de la Premier League. Mount recogió en el borde del área, se fue perfilando hacia el centro, esquivó a Fabinho y la colocó en el palo largo de Alisson, que volvía a la portería tras un partido de ausencia.

El duelo contra el actual defensor del título volvió a mostrar el bloqueo que sufre el Liverpool. Aunque sumaron tres puntos en la última jornada (0-2 al Sheffield United), los de Klopp han jugado 11 partidos de liga en 2021 y han perdido seis. En Anfield, la estadística es de cinco derrotas en seis partidos y apenas un gol a favor. Números que pocos habrían imaginado meses atrás. En total, 10 horas de fútbol en el feudo ‘red’ sin un gol (el primer disparo del partido para los locales llegó en el minuto 85). En total, cinco derrotas consecutivas como local en liga, algo nunca antes visto y con situaciones difíciles de pensar hace no tanto, como que Salah fuera sustituido a la hora de partido para dar entrada a un Diogo Jota, que ha estado de baja desde el 9 de diciembre. Cuánto ha cambiado el panorama desde el día que se lesionó.

Mientras que el Liverpool pone en serio peligro su entrada en el Top-4 de la Premier (ya son séptimos a cuatro puntos, una posición precisamente marcada por el Chelsea) después de haber perdido más partidos en Anfield en 2021 que en los cinco años anteriores con Klopp, los de Tuchel siguen confirmando su mejora: ocho partidos con el alemán, seis de ellos sin recibir gol.

Valverde, doctorado en derbis

A Valverde le van los derbis. El uruguayo llega a tiempo para el partido del Wanda después de haber disputado el lunes sus primeros minutos en más de un mes. El charrúa jugó el último cuarto de hora contra la Real Sociedad una vez recuperado de una lesión muscular que le tuvo cinco semanas lejos de los terrenos de juego. Un regreso con el que coger rodaje para un tramo decisivo de la temporada en el que tendrá que dar oxígeno al tridente indisoluble que forman Casemiro, Modric y Kroos en el centro del campo.

Tener al Atlético enfrente saca lo mejor de Valverde. Fede fue la gran sorpresa de Zidane en el once la pasada temporada en el Wanda. Le fogueó cuatro días antes para Osasuna. Con Modric saliendo de lesión, pareció una decisión para reservar a James de cara al derbi. Resultó ser una declaración de intenciones. El internacional celeste pasó con nota el examen contra los rojillos. «Hay que destacar a Valverde, que ha hecho un partido brutal», dijo Zidane, motu proprio, tras el partido. El técnico francés dio una pista, pero nadie la captó. Cuajó un partido sobresaliente. «Antes del derbi con el Atlético, sabía que estaba en el once y estaba muy nervioso y vino Casemiro y me dijo: ‘¿Estás nervioso?’. Y le dije: ‘No, que va’. Pero me vio la mano y estaba temblando», confesó semanas después en una entrevista en Real Madrid TV.

Su figura fue creciendo a base de grandes actuaciones, hasta el punto de discutir el puesto a un Modric que no terminaba de arrancar, y los resultados acompañaban al Madrid al compás de la presencia de Valverde. El derbi de la final de la Supercopa le doctoró. Quedaban cinco minutos y medio para el final cuando hizo una entrada a Morata para evitar que el delantero se plantara solo ante Courtois. Una falta canchera para una roja contradictoria. Dejaba a su equipo con diez, pero evitaba que el Atlético se quedara con la Supercopa en esa jugada. Los elogios esta vez vinieron del rival. «Fue la jugada más importante del partido de Valverde. Le dije que yo hubiera hecho lo mismo en su lugar», comentó Simeone. Pese a la expulsión, o quizás también por ella, se llevó el premio al MVP de la final.

El reseteo tras el confinamiento supuso un apagón, aunque fue varias veces titular en ese tramo final del campeonato camino de la Liga 34. Esta temporada le están lastrando las lesiones y el gran momento de forma y juego de Kroos y Modric. Ha pasado dos veces por la concurrida enfermería madridista. Estuvo un mes de baja en pleno otoño por una fisura en la espina tibial y consiguió llegar a tiempo para reaparecer con dos minutos en el derbi del Di Stéfano. Luego, tras el partido de Copa (20 de enero) una lesión muscular en el aductor le ha tenido cinco semanas KO. Apenas ha participado en 21 de los 34 partidos de esta temporada, sólo 12 como titular. Suma 1.170 minutos, el 13º del equipo. Volvió este mismo lunes contra la Real con la vista puesta en el derbi. El partido donde Valverde mejor imparte su magisterio.

Un problema central

Cojeando como estaba, o casi, desde el partido contra el Málaga (0-0), jugado el 11 de octubre en la hermosa capital de la Costa del Sol, el talón de Aquiles de Aythami Artiles ha dicho basta. Fue el propio capitán de Las Palmas, que jugó su último partido ante el Mirandés (25 de noviembre) y desde entonces anda de baja, quien confirmara ayer que el viernes será operado de esas persistentes molestias en el tendón de Aquiles.

Pese a que tanto Pepe Mel (entrenador) como Miguel Ángel Ramírez (presidente) anunciaran días atrás que perderse el resto de temporada se daba por seguro, Artiles abrió ayer la puerta de la esperanza. «Me han dicho que puedo volver en tres meses, así que mi objetivo es llegar para jugar algunos partidos. No quise ser egoísta y puse mi ficha a disposición del club», señaló ayer en la emisora de radio de la entidad. En cualquier caso, este nuevo contratiempo físico en el seno de la plantilla de Las Palmas, el cuento de nunca acabar desde que se inaugurara la Ciudad Deportiva de Barranco Seco, le origina al equipo un problema ‘central’.

Descartado por un largo periodo Aythami, que hasta su lesión había jugado este curso 882 minutos repartidos en diez partidos, todos como titular, la brecha entre el resto de opositores al centro de la zaga es demasiado grande. Ocurre que Mel no duda de Curbelo, meritorio también como lateral derecho, 1.131 minutos en 17 encuentros, y mucho menos de Álex Suárez, que amasa hasta la fecha 20 titularidades en todos los envites en los que ha participado para un total de 1.750 minutos, líder indiscutible de Las Palmas en este apartado. A partir de ahí, el abismo.

Tomás Cardona no está y probablemente ni se le espere, participante además en todas las quinielas que lo sitúan como uno de los descartes anunciados por MÁR. Determinados problemas musculares y la continúa excusa de su adaptación lastraron la confianza de Mel, y de momento solo ha jugado tres partidos, ante Leganés, Castellón y Albacete, y apenas 196 minutos. Tampoco es que le vaya mucho mejor a Ismael Athuman pese a la insistencia de Mel en verano para que se le hiciera ficha profesional, acumulando el internacional keniata tres partidos y 270 minutos. También cuenta Las Palmas con el recurso de Saúl Coco, pero el pibe de la cantera apenas ha tenido participación en la Copa del Rey.

Los números cantan y la distancia entre la dupla Suárez-Curbelo y el resto de centrales es tan grande que el club podría estar acelerando las gestiones para reforzar el eje de la zaga, tan dañado en estos tiempos. Pese a que desde la entidad se anuncia que no llegarán refuerzos al primer equipo salvo que sean de la casa, con Rafa Mujica a la espera y Dani Ojeda ya en el Alcorcón, toca mirar al exterior para reforzar la defensa pese a la insistencia de entrenador y dirigentes en mirar hacia la cantera. Se avecinan semanas frenéticas en los despachos de la Unión Deportiva.

Simeone prepara un once con novedades… pero sin João Féli

Simeone ha encontrado su once de confianza, pero en Eibar le va a tocar retocarlo por obligación. Tres titularísimos se pierden el partido de este jueves, cada uno por una razón diferente: Koke cumple sanción por amarillasHermoso arrastra un esguince de tobillo y Trippier está castigado por la Federación Inglesa. Además, parece que el Cholo volverá a dejar a João Félix en el banquillo, quizá para reservarlo para el domingo (Valencia), aunque también para premiar a Correa, goleador en el último partido.

El portugués no pasa por un buen momento deportivo, con unas molestias además en el tobillo que desde hace semanas le impiden brillar como venía haciendo. Contra el Sevilla no fue titular, sino que salió en el tramo final, y ese puede ser el plan para mañana en Ipurua. Será un partido de pierna dura, como le gusta decir al Cholo, y el trabajo que le ofrece Correa es de total garantía para el técnico. Se guarda una carta ganadora para la segunda mitad.

En el resto de líneas habrá novedades, pero menos sorprendentes, según lo ensayado por el entrenador. La ausencia de Koke, insustituible, es la que más dudas genera a Simeone, aunque parece que en su lugar entrará Saúl, auxiliado en el medio por Llorente. En defensa, si Hermoso no llega a tiempo, será Felipe quien forme atrás junto a Savic y Giménez. Para el lateral derecho, será turno de nuevo para Vrsaljko. Trippier se perderá los próximos partidos y el croata debe dar un paso al frente. El británico, a quien la FIFA le ha quitado la cautelar, no puede jugar, aunque este martes no se entrenó por unas molestias musculares. El futbolista está siendo sometido a pruebas médicas para diagnosticar su dolencia. No obstante, mientras el TAS no diga lo contrario, no podrá entrar en las convocatorias.

El equipo disputará nueve días después de su último encuentro, un parón que no se daba desde que jugaron las selecciones. El KO en la Copa concede un respiro a la plantilla, que después del domingo tendrá de nuevo otra semana libre hasta la visita al Cádiz…