El Oporto se acerca al Sporting y Darwin resucita al Benfica

El Oporto no desperdició la ocasión y acortó distancias este jueves con el líder Sporting tras vencer por 1-0 al Vitória de Guimarães, un encuentro disputado el mismo día en que el uruguayo Darwin Núñez recuperó su brilló al marcar uno de los goles con el que el Benfica se impuso al Portimonense (1-5).

La vigesimoctava de la liga portuguesa se cerró este jueves con el segundo y tercero cumpliendo el objetivo de pisar cada vez más los talones al Sporting, que cuenta ahora con una ventaja de apenas 4 puntos sobre el Oporto y de 10 sobre el Benfica.

El maliense Marega fue el hombre del Oporto, anotando en el 49 con la zurda tras un grave error de Mumin, del Vitória.

Más abultada fue la victoria del Benfica sobre el Portimonense, toda una mano de goles que se repartieron Pizzi, en el tiempo agregado antes del descanso, el suizo Seferovic, con doblete en el 64 y el 73, Éverton en el 94 y el uruguayo Darwin Núñez, que lucha por volver a la titularidad.

Y hoy dio razones. El uruguayo entró al césped en el 46 y cuatro minutos más tarde marcaba con la diestra el gol fundamental para darla vuelta al partido a favor de los encarnados, el segundo, en un momento en el que los de Jorge Jesus empezaban a impacientarse.

La jornada dejó alegrías también para el venezolano Jhon Murillo, fundamental para la victoria del Tondela de Pako Ayestarán ante el Nacional por 2-1.

Los visitantes se habían adelantado con un tanto de João Camachoen el 14, situación que equilibró cuatro minutos más tarde Murillo tras un pase del español Mario González. Es el tercer tanto del venezolano en la liga.

El Tondela acabó imponiéndose con el tanto definitivo de Ricardo Alves, que pudo haberse ampliado si el conjunto no hubiera fallado el penalti pitado ya en los minutos agregados al final del partido.

Día destacado además para el español Iván Jaime, protagonista del alejamiento del Famalicão de puestos de descenso tras vencer por 0-3 al Gil Vicente, un resultado al que el medio malagueño aportó dos goles.

Jaime, de tan solo 20 años y que comenzó el partido en el banquillo, entró al césped en el 68 y dos minutos después marcaba el primer tanto para el Famalicão tras un pase Rúben Vinagre.

El ecuatoriano Leonardo Campana anotaba el segundo en el 90 y cuatro minutos después de nuevo Iván Jaime marcaba, consiguiendo así el doblete ante un Gil Vicente que se vio mermado en el 86 al recibir roja directa Ygor Nogueira.

Mount hace soñar al Chelsea

No costó ni uno de los 250 millones de euros que el Chelsea invirtió este verano, pero Mason Mount es sin duda la estrella de este equipo. No solo está siendo el mejor de los blues durante toda la temporada en Inglaterra, sino que este miércoles, en los cuartos de final de la Champions, donde brillan los grandes jugadores, volvió a dejar su sello con un golazo y un partido de bandera que hacen soñar al equipo de su vida. Poco más pudo hacer un Oporto al que, sin sus goleadores titulares, le costó un mundo intentar batir a un equipo que ha echado el cerrojo desde la llegada de Tuchel y que vio cómo, en los 10 últimos minutos, se le escapaba la eliminatoria entre los dedos con el gol de Chilwell en el 84.

El resultado es especialmente doloroso para los portugueses, pues, pese a que el partido se jugó en Sevilla, al igual que pasará en la vuelta, actuaban como locales. A pesar de que la prioridad de los dragones de Pepe fue llegar con vida a la vuelta, y de que hicieron una gran segunda parte, no pudieron contener la magia de Mason Mount. El control orientado de espaldas que hizo tras el pase de Jorginho es para que se lo cuelguen en un cuadro en su casa, pero la definición al palo largo tampoco dejó opción alguna a Marchesín.

Una de las mejores noticias para Tuchel, sin duda, fue el gran partido que hizo el equipo en todas las líneas, sobre todo cuando más apretaba el Oporto, y, en los últimos diez minutos, cuando la gasolina ya se le estaba acabando a los de Conceiçao, los blues impusieron su calidad. Primero, con un disparo tremendo de Pulisic a la cruceta, y después, tras un fallo clamoroso de Corona, con el gol de Chilwell, que llegó a regatear al portero para dejar la eliminatoria prácticamente sentenciada.