Embarba alcanza 250 partidos en el mejor extremo de su carrera

Ocho meses exactos le bastaron a Adrián Embarba, desde su fichaje por el Espanyol en enero de 2020, para convertirse en uno de los capitanes del conjunto perico, a finales de octubre. El liderazgo lo lleva en la sangre, es una de las cualidades que le llevaron a portar durante años la bandera del Rayo Vallecano y, en consecuencia, a recalar en el RCDE Stadium. El extremo cumple 250 partidos oficiales (132 en Segunda, 107 en Primera y 11, en la Copa del Rey) en su momento de mayor plenitud.

Nueve goles lleva Embarba esta temporada y 14 asistencias, el que más entre Primera y Segunda División. Unos números que aún puede mejorar para convertirlos en el mejor curso de su carrera, ya que nueve dianas anotó también el curso pasado entre Rayo (siete) y Espanyol (dos), y llegó hasta los 15 pases de gol (11 en Vallecas, cuatro en Cornellà). Atrás quedan sus ocho tantos y 13 asistencias de la campaña 2017-18, con el Rayo, también en Segunda. Lo que sí ha conseguido ya, números en mano, es pulverizar sus promedios.

En sus 194 partidos con la camiseta del Rayo Vallecano, 13,939 minutos, anotó Embarba 33 goles (uno cada 422 minutos) y dio 41 asistencias (una cada 339′). Desde que milita en el Espanyol, hace 15 meses, ha disputado 56 encuentros oficiales, 4.153 minutos en total, con un balance de 11 goles (uno cada 377′) y 18 asistencias (una cada 230′). Queda claro que, a sus 28 años, el capitán Embarba presenta sus mejores guarismos. Preparado para volver a Primera.

Solo Messi y Benzema tienen la misma madera que Embarba

Justo a tiempo, tras superar la COVID-19, se recuperó Adrián Embarba en la primera vuelta para reencontrarse con el Rayo Vallecano. Para rememorar sus siete temporadas en Vallecas y especialmente sus registros de la pasada campaña, 11 asistencias (además de siete goles) que le llevaron a fichar por el Espanyol y a terminar el curso siendo el máximo pasador de Segunda aun habiéndose marchado en enero. Ahora, justo un año después, el extremo recibirá al Rayo en el RCDE Stadium liderando una estadística muy diferente.

Se ha convertido Embarba, muy a su pesar, en el jugador de Segunda y de todo el fútbol profesional español –igualado solo por Lionel Messi y Karim Benzema, palabras mayores– que más disparos estrella en la madera de la portería rival. Con el del pasado sábado en Montilivi contra el Girona en una rosca que había superado a Juan Carlos Martín, lleva cinco esta temporada, por delante de los cuatro de Gerard Moreno e Iñaki Williams y los tres, entre otros, de su compañero Javi Puado y del goleador del Almería Umar Sadiq. También se topó con los postes el atacante perico ante Albacete, Mirandés, Leganés y Cartagena.

El desatino de Embarba –o su puntería fina, que hay que tenerla para acertar con el palo– erige también al Espanyol como el equipo profesional, junto al Real Madrid, que más veces ha estrellado sus sueños con la madera esta temporada. En hasta 12 ocasiones ha chutado al poste, por las 11 del Oviedo y del Zaragoza, y las diez del Atlético de Madrid, el Valladolid y el Leganés. Además de los cinco palos del extremo y los tres de Puado, en el Espanyol han corrido esa suerte Wu Lei (dos veces), Raúl de Tomás y Lluís López.

La representativa jornada 23

Con tanta madera, y a pesar de que lleva cinco goles esta campaña con el Espanyol, no consigue marcar Embarba desde el pasado 7 de noviembre, frente al Lugo. Y, con otras cinco asistencias, ninguna acaba en gol desde el 2 de diciembre en Cartagena.

A pesar de su peso innegable en el equipo de Vicente Moreno, se encuentra por ahora lejos de esos dígitos, 11-7, de cuando dejó el Rayo hace un año para enrolarse en el Espanyol. Lo hizo tras la jornada 23, exactamente la misma en que ahora los vallecanos visitarán Cornellà. Le queda todo un mundo por delante para revertir los guarismos, bastará con redirigir su pulso un par de centímetros.